jueves, abril 26, 2007

Especie en peligro de extinción


Un cutipaste, del estupendo Meteneiscontento.

Los señores calvos con bigote preconstitucional abundaban mucho, pero ahora se están extinguiendo. De pequeño, cuando estabas jugando en el parque y te caías de un tobogán haciéndote una brecha de siete puntos, siempre había un calvo con bigote preconstitucional que te metía en su Talbot Horizon, sacaba un pañuelo por la ventanilla y te llevaba a toda velocidad al hospital poniendo el vehículo a dos ruedas si fuese necesario. Siempre había señores calvos con bigote preconstitucional deambulando por ahí sin saber muy bien a donde iban, pero iban haciendo el bien; cabreados por una señal mal puesta o por un coche aparcado en un paso de cebra. Eran como una orden jedi que velaba por el equilibrio del universo, serenos sobre los que descansaba la estabilidad y la paz de la ciudad: el civismo. Quizá no todo era idílico en ellos. Vale, les gustaba Franco, pero quién va a echarle eso en cara ¿nosotros? ¿una generación de españoles que nos gusta hacernos besos negros? anda no me jodas.

6 comentarios:

Leon dijo...

Esa gente existía. Muy bueno y muy cierto, sobre todo lo del Talbot Horizon y lo de la orden jedi.

HombreRevenido dijo...

El ecosistema se resiente, León.
Lo del Talbot Horizon es sublime.

animons dijo...

No entiendo: tu indignación proviene de los fachas calvos bigotudos o por que somos la generación más liberada en eso de los besos, sean del color que sean?

HombreRevenido dijo...

Animons, no hay indignación por ninguna parte, sólo es un mero apunte documental, toda una especie en peligro de desaparecer y ningún plan de preservación, seguimos de brazos cruzados.
Además el texto no es mío, por desgracia, es de Meteneiscontento, como pongo en el post.

Era un instante para la nostalgia y el recuerdo, antes de su extinción.

Alberto Colombo dijo...

Salvo en Bin Laden o Saddam siempre hay algo rescatable en la mala gente.... ud lo supo describir

HombreRevenido dijo...

Y por lo mismo, siempre hay pequeños lados oscuros en la gente de bien, Alberto.
Como dijo no sé quién, si mis amigos son tuertos les miro de perfil.