martes, mayo 01, 2007

Los martes: CINECLUB - 48 - El maquinista


The machinist - 2004 - Director: Brad Anderson

Reparto:
· Christian Bale (Trevor Reznik)
· Jennifer Jason Leigh (Stevie)
· Aitana Sánchez-Gijón (Marie)
· John Sharian

Guión: Scott Kosar
Música: Roque Baños
Fotografía: Xavi Giménez

En "Moby Dick", Melville dedica todo un capítulo a describir la blancura atroz de la ballena, la pesadilla de ese recuerdo inconsciente contaminando el corazón putrefacto de Ahab. Imaginemos otra versión del infierno: un hombre (Joseph K) es acusado, no se le notifica su crimen, ni él lo recuerda; sólo puede rebuscar en su memoria, paranoico, entregado a los abismos y oleajes del recuerdo.
Otra versión opuesta: un hombre es incapaz de olvidar cada uno de los más nimios detalles de su vida. El peso colosal de los recuerdos le abruma, le asfixia exponencialmente, sólo puede huir de la luz, de las sensaciones, apagarse o morir.
En el último de los avernos: un hombre (Trevor Reznik) lleva un año sin dormir, se consume, mira su cara día a día en el espejo, sabe que tiene algo que decirle; nadie le acusa pero siente que debe esconderse de algo, sólo es un presentimiento, enfermizo, pegajoso, inconsciente, monstruoso, como la ballena blanca y el hombre negro.

Película independiente y especial, sostenida por un trabajo colosal del equipo técnico, la sensibilidad de Brad Anderson y la actuación portentosa de Christian Bale, protagonista indiscutible de este thriller psicológico, que coquetea con el terror y con el drama. Capaz de crear un mal rollo profundo, insano, opresivo, hipnótico, en cada espectador (en cada espectador normal, relajado, no en esos que, sugestionados por los últimos juegos de manos del cine contemporáneo, sextosentidos al uso, leen el Quijote y donde dice: en un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, tuercen el gesto, escépticos, ¿por qué no quiere acordarse? allí hay algo, a mí no me la dan con queso).
Bale perdió 26 kilos para esta película. Su aspecto es cadavérico, por ello hay cierto sufrimiento no actuado en su mirada lunática. En su estado, quebradizo y débil, consigue dotar a cada uno de los gestos de una fuerza perturbadora, de una locura ligera que se desvanece en la atmósfera asfixiante, llena de símbolos, dudas, referencias (Dostoievski, entre otros). Es el compromiso de un actor con espaldas suficientes como para cargar con 102 minutos tenebrosos y agotadores.

Tranquila, nadie ha muerto nunca de insomnio, comenta Trevor a Stevie, la prostituta que le ancla a la cordura mientras su cuerpo, su mente y su mundo se desmoronan. Nadie ha muerto de insomnio, ni de oscuridad, ni de incomodidad. Aunque el desasosiego que provoca esta película no se debe solamente a una ocurrencia de un guión brillante, está en cualquiera de los infiernos del miedo y de la culpa que, en vano, acertamos sólo a prefigurar en alegorías literarias.

He hecho un esfuerzo por no desvelar las claves de la historia, simplemente porque creo que os gustará verla. Escalofriante. ¿A qué esperáis?

5 comentarios:

karlos dijo...

epetacular flim.
Una de las peliculas que me engancho desde el minuto 1.
Muy buena eleccion para este martes

anay dijo...

Tomo nota para mi lista mental de pelis que debería ver y aún no he visto.
Mmm... mejor voy a tomar nota literalmente.

HombreRevenido dijo...

Cierto, Karlos, en el minuto 1 no podemos saber qué está pasando, pero sabemos que pasa algo y queremos enterarnos.
Celebro que te guste.

Anay, te la recomiendo. Toma nota y dirígete al videoclub (da igual que estés trabajando, diles que te he dado permiso yo).
Si no tienes videoclub de confianza, te recomiendo uno... cómo se llamaba... ah, sí, Emule.

mediocentro revenido dijo...

Cómo nos gustan estas pelis, eh? La verdad es que ver a Christian Bale tan demacrado impresiona. Como curiosidad, comentar que la siguiente peli que hizo fue "Batman begins", que sale mazas que no veas. Pero estuvo a punto de no hacerla, porque no confiaban en que fuera posible coger ese tono muscular con lo jodido que estaba... Si ves las 2 pelis, no parece el mismo tío.

HombreRevenido dijo...

Mediocentro revenido, nos gustan, claro que sí. Lo grande de Christian Bale no es sólo su transformación, sino que en esa situación extrema actúa, transmite, con vigor, con energía.
Grande.