viernes, abril 25, 2008

A quien pueda interesar...

Ha habido cierta confusión en relación a la entrada anterior. Para ello os he hecho un croquis que podéis observar pinchando en la imagen. El tema da para mucho más, pero no va a caer en el examen nada que no esté en el esquema.
Si alguien (o mejor, alguna) quiere que le explique más sobre el asunto que se pase por mi despacho durante las horas de tutoría.

Bueno, prosigo.

Esta semana ha sido dura. El trabajo me ha impedido ofrecer lo mejor de mí mismo. También ha evitado que mostrara lo peor, con ese exhibicionismo de escocés ebrio que tanto me perjudica.

La semana que viene, además del día del Trabajo (cachondeíto encima), compensará los sinsabores de esta. Le tengo fe a esa semana; no dejéis de venir ¿eh?. Aunque sólo sea para luego contárselo a vuestros amigos en plan, buah, es muy ecléctico, tiene puntos que tú no entenderías, que es algo que escuece bastante (y ya sabemos que si escuece cura).

La semana que viene tendréis las bases del concurso de microrrelatos. Más bien de los siete concursos de microrrelatos que se irán sucediendo durante las semanas venideras. Una orgia de literatura y memez que nos destilará despacio, en el alambique solemne del gigantismo enano.

Os anticipo un poco del concurso para que empecéis a pensar en participar.
- Serán relatos hipercortos, no os extrañe que anden por las 50 o 100 palabras.
- Podrá participar quien quiera. Incluso seres humanos.
- Habrá siete concursos con siete temas. Los temas inspirarán los relatos y serán desvelados el primer día de cada concurso. No puedo anticipar el orden para mantener cierta incertidumbre, pero los siete temas serán: los siete pecados capitales.
¿Que os sabéis más de siete pecados?
Mejor, para vosotros, pero aquí sólo hay siete premios, y gracias.

Pensad, por favor. Hacedlo por mí. Sorprended a la concurrencia.
Lo importante será participar, porque el jurado (casi insobornable) será, sobre todo, auténticamente imprevisible. Y vamos, que todo el mundo sabe que lo mejor de un concurso no es ganar, sino decirle a todo el mundo que es un tongazo, que está amañado, que menuda vergüenza.
Como en el premio Planeta, exceptuando que en su caso es verdad.
.

8 comentarios:

Ana arándanos dijo...

De acuerdo, iré pensando algo... A mí me encanta sobornar a los jurados, por cierto.

Dina dijo...

Me parece que me has convencido... eso de poder decir que "esta amañao"... si si... es una buena idea... a ver si tengo las neuronas un pelín más despiertas p'a entonces

Chic dijo...

ah, claro. Ahora con el croquis ya queda todo más claro. Cómo no me di cuenta antes: ¡¡el asesino es a la vez el padre!!!

HombreRevenido dijo...

Ana, he compuesto un jurado desconocido (excepto el presidente del jurado que soy yo mismo) e insobornable. Ahora bien, no sé si tendrá buen criterio. Y no descarto que se sobornen entre sí.

Dina, quejarse es la clave de todos los concursos del mundo.
Si uno no pudiera decir "joder, vaya mierda" no existiría el premio Nobel (que por cierto, menudo truño).

Chic, eso no te atreves a decírselo a Freud, listo.
Lectura comprensiva, subrayado, esquemas... cualquier material didáctico es poco para lo que os hace falta.

Orleans dijo...

...o en su defecto,como el de las Misses...no?

HombreRevenido dijo...

Exacto, Orleans. Aspiro al mismo nivelazo intelectual.
Y a que lo retransmita tele5.

Spanish Johnny dijo...

Yo también lo intentaré si puedo y el tiempo lo permite, pero en la categoría de alevines-amateurs que para eso soy de ciencias.

HombreRevenido dijo...

Me alegro que haya un participante más, Spanish Johnny.
No dudo de que venderás cara tu derrota. Ahora bien, de la derrota no dudo, porque hay gente mejor preparada, jeje.