domingo, mayo 11, 2008

Hazañas


En la Academia nos gustan los equipos que ganan, pero también los que pierden. Los deportistas dejan huella, y no sólo lo hacen a base de grandes victorias, también con derrotas honrosas, con pequeños gestos, con heroísmos anónimos.

Pero hoy se junta la épica con la victoria, lo cuento tras verlo, encantado de la vida, en el sofá de mi casa. Ni los remordimientos por no estar trabajando me frenan. Quiero hablar del carácter, de los huevos, de la hazaña del Balonmano Ciudad Real, ganador de la Copa de Europa frente al Kiel alemán.
Dos años llevaban estos alemanes terroríficos sin perder en el Sprakassen Arena (11.200 espectadores cabreados), hasta hoy.
25-31. Acojonante.

Con 4 bajas importantísimas, un ambiente infernal, los chicos de Talant (el grandísimo Dujsebaev, español de Kirguizistán, ¡te das cuen!) han dado un recital de entrega.
Imagino que en las fuentes de Ciudad Real el agua se convertirá en vino, como cuando en Caná ganaron la Copa de Galilea y se armó la de Dios es Cristo. El vino bueno para el final.


Y Paquillo, campeón del mundo de marcha. Qué crack. No se puede ser nada mejor. Bravo.
.

6 comentarios:

sucurí dijo...

"Imagino que en las fuentes de Ciudad Real el agua se convertirá en vino, como cuando en Caná ganaron la Copa de Galilea y se armó la de Dios es Cristo."

¡Sublime!

Desde luego, volar está bien, pero el superpoder de convertir el agua en vino es el mejor.

HombreRevenido dijo...

Sucuri, siempre es un placer ver que las referencias bíblicas no caen en saco roto.

Convertir el agua en vino hace que te inviten a todas las fiestas, ser el más popular del instituto de la historia.

Alberto Colombo dijo...

Si se pudiera convertir el agua en vino el trasvase del Ebro haria resucitar a Eliott Ness

HombreRevenido dijo...

El Ebro vino, el Mediterráneo Coca-Cola, y en el delta se haría calimocho.
Imágenes evocadoras, Alberto. Todo llegará.

Orleans dijo...

Nada que ver con las damiselas del fútbol.Esfuerzo justo o cero!!!son los que se llevan los mayores elogios...y se pasan los códigos por el forro.Sobre todo los de Can Barça!!!

HombreRevenido dijo...

Sí, la verdad es que los futbolistas, en ocasiones, distan mucho de ser ejemplos de deportistas admirables, Orleans. Pero 22 o 30 de ellos llenan estadios constántemente, aunque entre semana trabajen dos horas (con suerte) al día.