viernes, mayo 02, 2008

Ser alguien


El escritor no existe, todo el mundo es escritor, todo el mundo sabe escribir. Si se escribe una carta a la novia, se hace literatura; incluso diré más: cuando se habla o se cuenta una anécdota, se hace literatura, siempre es lo mismo. Por lo tanto, pensar que la literatura es una especialidad, una profesión, es una inexactitud. Todos somos escritores. Hay personas que no han escrito en toda su vida y, de golpe, hacen su obra maestra. Los otros son profesionales, que escriben cuatro libros al año y publican cosas horribles. (...) Pero no entiendo qué quiere decir artista o escritor de profesión. El hombre se expresa y lo hace por todos los medios, baila o canta, o pinta o hace literatura. Lo que importa es ser alguien, para expresar lo que uno es, ¿no creen? Pero la profesión de escritor, no, no existe...

Witold Gombrowicz (1904-1969)
.

20 comentarios:

Ana arándanos dijo...

No estoy de acuerdo, por esa regla de tres también somos todos dibujantes o humoristas.

Hay escritores, y luego estamos los que escribimos.

Wilwarin dijo...

Yo tampoco estoy de acuerdo con Grombowicz...

Yo pinto, quisiera algún día poder considerarme pintora y hacer de ello mi profesión, quien sabe si el tiempo dirá que fui una artista... Solo unos pocos son llamados los Genios de la Pintura. Como en todo hay intensidades... sería como creernos cantantes solo porque cantamos en la ducha.

¿Que todos deberíamos tener un poco de escritores, pintores, músicos, filósofos, etc o cualquier disciplina artística? pues si porque son actividades ligadas al alma humana que todos poseemos.

Dina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la maru dijo...

Supongo que si vives de escribir eres escritor, si vives de cantar eres cantante... Entonces yo qué soy? Ah!!!!!.... ya lo sé, juerguista.

Alberto Colombo dijo...

Disiento totalmente.... es mas estoy seguro que uno de mis idolos literarios : Edgar Allan Poe en medio de una de sus habituales borracheras lo hubiera desafiado a un duelo a este Grombowicz

HombreRevenido dijo...

Pues yo sí estoy de acuerdo, Ana. Escribir es escribir, un acto de comunicación inherente a todos. Se ganan la vida escribiendo Stephen King y un mecanógrafo, ambos cultivando diferentes habilidades.

Hay gente que hace libros y los vende. Pero la literatura es otra cosa, es un impulso individual, indiferente al medio y al negocio.
Aunque está claro que si el término "escritor" es para los profesionales de la escritura creativa, los demás simplemente escribimos, ya, pero eso es lo relevante (al menos para nosotros y los destinatarios de los textos). Es más importante escribir que ser escritor. Se puede escribir la mejor novela de la hitoria sólo para uno mismo, o el mejor relato corto de todos los tiempos en forma de excusa a una madre. El número de lectores no importa.

Wilwarin, puede ser más cantante el que canta en la ducha que el que vende un millón de discos. El arte sucede, eso no depende ni del tiempo transcurrido ni del reconocimiento.
Todos deberíamos saber transmitir nuestra individualidad, y nos esforzamos en esa mentira de forma admirable.

Maru, el equívoco aquí es la ambigüedad de las palabras. Escritor es el que escribe, y escritor es el que se gana la vida (o malvive) escribiendo.
Juerguista es mejor, sólo tiene una acepción y evita las polémicas.

Alberto, el uno polaco y el otro norteamericano de ascendencia irlandesa... yo creo, más bien, que hubieran seguido la borrachera juntos.

Pistols dijo...

Es cierto que por el mero hecho de escribir podemos decir que somos escritores, pero a mi juicio la literatura es algo más.
No todo el mundo es capaz de alcanzar ese grado en su expresividad.
Nos enseñan a escribir, a hablar, a caminar y luego está en la voluntad de cada uno el desarrollar más o menos esas disciplinas.
Creo que todos podemos desempeñar cualquier actividad, pero solo unos pocos hacen un arte de ella.

HombreRevenido dijo...

Cualquier discusión sobre este tema acabará siendo puramente semántica, Pistols. ¿Qué es arte y qué no lo es? ¿qué diferencia hay entre escribir y escribir?

Escribir sirve para canalizar un deseo de expresión. El resto es (siempre) posterior.

Me encanta hablar de literatura, de libros, de escritores, de estilo, podría hacerlo sin descanso. Pero por encima de todo me interesa algo que me parece que no le interesa al resto de la gente, la motivación que lleva a la gente a escribir. Mis dos novelillas de alguna forma trataban esto, que es como decir la soledad.

Pistols dijo...

La motivación lleva a la inspiración y esta puede llegar por cualquier motivo. La mente no es rígida, no es cerrada, es libre y a través de nuestros sentidos cualquier pequeña cosa puede activarla.
A partir de ahí los dedos escriben los sentimientos, los pensamientos, las ideas,...y una parte queda plasmada en un "papel".

¿Por qué escribimos?, quizás por el deseo de contar a otros, o por entretenimiento o por mero aburrimiento.
Yo creo que el motivo es la ausencia de alquien que escuche.
La voz domina sobre la pluma, pero si no encuentra oyente pierde su poder y cede el cetro al humilde lapicero.

Por cierto Wilwarin, quien decide cuando nace un nuevo Genio de la Pintura. ¿Crees que solo aquellos que se dedican en exclusividad o de profesión se pueden llamar artistas?. Todo aquel que tiene el valor de coger un pincel y mirar un papel en blanco es ya un artista.

Wilwarin dijo...

Pistols para mí son el tiempo y la eternidad los que deciden los denominados Genios de la Pintura.

Yo nunca dije que profesionalidad y Arte estuvieran unidos pero para mí no todo el que realiza una actividad artística es un artista... hay algo de intangibilidad, exclusividad, magia en mi concepción del Arte.

Mi motivación es la necesidad... Yo pinto, escribo o me expreso porque necesito hacerlo no para otros ni para mi...

HombreRevenido dijo...

Pistols, no me refería a la inspiración, me refería a lo segundo: ¿por qué escribimos?. No creo que sea por ausencia de alguien que escuche. Bueno, quizás a veces sí, pero hay tantas motivaciones como escritores (o incluso más).

Quizás hay cosas que no se pueden expresar con la voz. Como el que escribe el Quijote o una carta a su novia, precisamente porque si intenta hablarlo le están interrumpiendo constantemente.

Wilwarin, yo te he entendido en lo de los genios. Incluso añadiría que es bueno no creerse en gran artista, para poder crear con más libertad.

Completamente de acuerdo con lo de la necesidad. Cambiemos pintar por escribir y nos acercamos bastante.

De todos modos, el arte es un enigma. Muchos son los llamados y pocos los elegidos.

Pistols dijo...

A veces la lectura rápida nos hace percibir las cosas de forma distinta. El escribir o el pintar tienen una característica genial y es que quedan alli para la posteridad y nos permiten leer y mirar cuantas veces queramos. Las palabras sin embargo se las lleva el viento y quedan en el olvido. Ya perdonaras Wilwarin, me encanta que opines asi, y la verdad, te entendí mal.

Hombre revenido, yo incidi en algunos motivos, pero es verdad que hay infinitos para lanzarte a escribir, eso quizas sea lo bonito del asunto. En la diversidad esta el gusto. Puedes escribir cartas, novelas, poemas, discursos o unas pequeñas lineas en un blog.
El que te interrumpan a veces es malo, pues pierdes el camino. Por eso hasta el mejor orador se escribe primero el discurso.

En cuanto a los Genios, la pena es que la sociedad encumbra a unos pocos y deja en el olvido a tantos que lo merecen más que los primeros. Ojala Wilwarin sea un Genio de la pintura.

Lo que no me gusta es que hay un tópico que a mi juicio se repite demasiado y es que hasta que no muere el artista, sea del gremio que sea, parece como que hay reticencia a reconocerle su trabajo, creo que es un error y que debería tener la satisfación de ver recompensado su esfuerzo en vida.

Carburo dijo...

Maru ¿pero a ti te pagan por salir de juerga? Dime donde hay que mandar el curriculum.

HombreRevenido dijo...

Nadie debe nada NUNCA a un artista contemporáneo, Pistols. Por eso la muerte es suficiente para relanzar a muchos. Ser un genio no es la primera elección de nadie, me parece a mí.

La Maru está subvencionada por el ministerio de educación y ciencia, Carburo, igual que los atletas olímpicos. Es un ejemplo para la juventud.

Pistols dijo...

Claro que no le debe nadie nada, ni ellos lo piden, lo que pasa,hombrerevenido, es que a veces una palmadita en la espalda gusta y anima a continuar el camino empezado.
El recibir un galardón o un premio no es un cobro, es el colofón a una obra creada y es la expresión de gratitud de los demás a su esfuerzo.
Es una cuestión compleja, pues existe la perspectiva de que el artista realiza una obra sin esperar nada a cambio y por eso muchos rehuyen cualquier honor.

Creo que ambas visiones son diferentes, pero igualmente válidas.

HombreRevenido dijo...

Me refería, Pistols, a que nadie quiere admitir como a un igual a un contemporáneo. Prefiere admirar a un artista muerto.

alice dijo...

el escritor no importa nada. para mí sólo importa la obra y el lector.

HombreRevenido dijo...

Ya, pero el escritor es el primer lector, Alice. Yo, por ejemplo, hace tiempo que sólo me leo a mí mismo. Y no me hace falta mucho más.

alice dijo...

claro, el escritor siempre es lector. pero en lo que podríamos llamar 'acto literario' importa la obra y lo que el lector reinventa en ella al leerla. una vez está escrito el libro, el escritor no importa nada (has leído 'La muerte del autor', de R. Barthes?, voy un poco por ahí).
en cuanto a lo que dices del autor, hr, me da la sensación de que los buenos escritores son más lectores que escritores.
pero leerse mucho a uno mismo puede provocar percepciones distorsionadas. además acaba siendo un poco aburrido, no?

HombreRevenido dijo...

Aburridísimo, Alice. No lo dudes. Pero a veces el aburrimiento es una forma de descanso. Por eso, me leo a mí mismo, y descanso. Es casi budista. O más bien, nudista.

Coincido contigo en la mayoría. Y sobre todo en lo de que los buenos escritores son más lectores que escritores. Decía Monterroso que un escritor son dos, el que escribe y el que tacha. Y de los dos, el segundo es muchísimo más importante.

Para mí, como escritor ocasional (el blog no cuenta ¿eh?), es bueno que perdure la obra. Yo soy demasiado vulgar la mayoría del tiempo, y el libro recopila algunos de mis (pocos) mejores momentos.

Gracias por la aportación.