martes, octubre 28, 2008

Viva admiración


Tan triste… no es serio. Tan cómico… no es divertido.

Siento una enorme fascinación por Arrabal. La misma que siento por Ionesco, Beckett y alguno que otro más de esa turba de demonios. Fascinación surgida en mi adolescencia, leyendo ese teatro imposible que representaba en mi mente, que sacudía los cimientos de la lógica (rancia lógica, por otra parte).

Escribo esto antes de ir a ver su conferencia "En torno al grupo pánico". Reconozco que me sobrecoge la emoción. Entendedme, esta gente suele estar muerta. No sé si me explico, estas cosas no suelen pasar. No es su cara, ni su voz; yo soy un lector, no un televidente, me impresiona el eco de su nombre (y también su cargo como Trascendente Sátrapa del Colegio de Patafísica).
En su día ya escribí sobre él. Con mesura y cierta timidez.

Ya os contaré qué tal. Mientras tanto os dejo con lo último que he leído de él, de este militante (sonriente y loco) contra todos los autoritarismos, se camuflen de izquierdas, de derechas, de dogmas religiosos o de cilicios políticamente-correctos.


¿Hasta cuando la calumnia se alzará, indeleble?
¿Hasta cuando los carroñeros salpicarán con su propia ignominia a los solitarios?
¿Hasta cuando la frontera entre vida privada y dominio público será "napalmizada"?
¿Hasta cuando los violadores del indispensable secreto de nuestras vidas se cebarán en las letrinas de la historia?
¿Hasta cuando los exterminadores del matiz entre la obra y su autor continuarán agarrotando?
¿Hasta cuando la víctima será cubierta de escupitajos y clavada en la picota?

Expresamos nuestra amistad y nuestra viva admiración por Milan Kundera, octubre de 2008, en París.

.

4 comentarios:

Peibols dijo...

Yo sólo veo a Kylie en esa estupenda campaña que hizo para H&M.

HombreRevenido dijo...

¡Ah, ostras! si está Arrabal delante.

Peibols qué campaña más buena aquella: H&M (Hombrerevenido y los Modernos)

Ana arándanos dijo...

No he leído nada suyo, tendré que ponerme algún día. De Ionesco sólo la cantante calva, que me hizo troncharme de risa en el autobús. Y Kundera también me mola mazo.

HombreRevenido dijo...

Dicen (y puede que exageren) que es el autor teatral más representado en el mundo. Quizás tengas suerte, Ana, y con una de esas invitaciones que consigues te toque cubrir alguno de esos chous.

Lo de "La cantante calva" también me pasó a mí. Yo me partía solo en casa, sobre todo en la parte... bueno, ya sabes en que parte.
Muy buena (y diferente) "El rinoceronte" o "Las sillas", de Ionesco.