miércoles, julio 08, 2009

Demonios


El novelista nunca debe sentirse satisfecho con lo que hace. Lo que se hace nunca es tan bueno como podría ser. Siempre hay que soñar y apuntar más alto de lo que uno puede apuntar. No preocuparse por ser mejor que sus contemporáneos o sus predecesores. Tratar de ser mejor que uno mismo. Un artista es una criatura impulsada por demonios. No sabe por qué ellos lo escogen y generalmente está demasiado ocupado para preguntárselo. Es completamente amoral en el sentido de que será capaz de robar, tomar prestado, mendigar o despojar a cualquiera y a todo el mundo con tal de realizar la obra.


William Faulkner (1897-1962)
.

4 comentarios:

Ra dijo...

Chapeau.

iza dijo...

Son peligrosos esos artistas...

El Root dijo...

Arggg...Dime por favor que NO has cometido el error de leerte nada del viejo sureño. Yo lo hice (maldito esnobismo que no perdona) y descubrí otra dimensión de la palabra coñazo.

Ya quedamos hace años que hay autores y libros que ES SUFICIENTE con decir que los has leido, porque leerlos es un error de novato.

HombreRevenido dijo...

Chapeaulkner, Ra.

Iza, y lo saben. Por eso nos meten miedo.

El root, hace tiempo que leí a ese cabronazo y te llevaré la contraria (por esta vez). A mí me parece brillante.
A lo mejor elegiste una novela de las duras para empezar y, claro, eso no se puede masticar. Yo con 17 años intenté leer "El ruido y la furia" y me desesperé las 3 veces que intenté pasar de la 6ª página.

Eso sí, la lectura es una acto hedónico. Si no te gusta lo que lees, déjalo. La vida es demasiado corta. Y posiblemente sea demasiado corta para Faulkner.

Lo mejor es iniciarse con una novela de las accesibles, "Santuario" por ejemplo. O probar con "Las palmeras salvajes" de la traducción de Borges, que es como ver la película.