viernes, enero 15, 2010

Inflexión


No sé si llega el viernes o soy yo el que llega.

A veces uno no sabe si empieza a acabar o si acaba de empezar.

En ocasiones, cuando nadie me mira, juego a que no soy otro ladrillo en el muro.
Es aterrador, pero me gusta.
.

6 comentarios:

Ra dijo...

Jo, tío, Reve... me perdí la de ayer. ¿Cuál fue al final?

HombreRevenido dijo...

Ra, eso te pasa por hacer novillos.

Al final, sin que sirva de precedente, te hice caso.

Ra dijo...

No quepo en mí de gozo ;)

HombreRevenido dijo...

Ra, fue una decisión fácil. Se trataba de hacer feliz a la mayor cantidad de gente posible.

Mimí dijo...

A mí también.

HombreRevenido dijo...

Mimí, me siento el Ratoncito Pérez repartiendo felicidad.
Así da gusto.