martes, agosto 02, 2011

¿Me das cambio de 100 trillones?

Fui reclutado, en mi más tierna post-adolescencia para la campaña de apoyo al euro.
No son los mejores días para decirlo, con la crisis de deuda y el "winter is coming" al que nos ha conducido la estupidez de nuestros políticos, a imagen y semejanza de nosotros sus siervos votantes. Pero sí, yo estuve en ese maravilloso momento histórico en el que se cambiaban pesetas por ecus, y luego ecus por euros (si no entiendes esta broma estás de suerte, eres joven).

La cosa es que me contrataron por un pastizal, sólo para 4 mañanas de trabajo relajado. Mi labor era de apoyo a la primera semana de cambio de moneda. El primer día fui a una pequeña sucursal de barrio y el director me condujo a la caja fuerte para enseñarme su gran tesoro, un billete de 500 euros, una alfombra maravillosa de colores imposibles, un billetazo de 80.000 pesetas.
¿Os acordáis del primer día que vistéis uno? ¿y del último?.

El caso es que tener esos billetes acojonantemente grandes me recordaba a esos fajos de billetes de mil dólares de las películas.
Calderilla, claro, en comparación con el billete de 1 trillón de dólares que aparece en los Simpsons.


Pues resulta que en el excelente blog: La Saga de Dashiel, leí el otro día que en Hungría se puso en circulación un billete como este:


Un billete de 100 trillones de pengos.
Y no trillones en el sentido anglosajón, no. Un 1 y 20 ceros.

Lo explica aquí, pero sobre todo aquí.
Es la historia de una hiperinflación galopante. En 1941 un dólar equivalía a 5 pengos y con 1 pengo podías comprar una barra de pan. En abril de 1946 hacían falta 450.000 pengos para comprar una sola rebanada. Y 6.000 millones de pengos en julio del mismo año.

El billete de 100 trillones de pengos equivalía, más o menos, a 20 centavos de dólar.
Fue una curiosa forma de arruinar a un país, ¿verdad?. Aunque la incompetencia humana es capaz de esto y de mucho más.
Permanezcan atentos a sus pantallas.
.

16 comentarios:

elmasfato dijo...

Entiendo que los 100 trillones lo pongan en letra, para poner todos los ceros necesitarían un rollo entero de papel higienico.

Patito dijo...

En los 90 nos pasó algo parecido por lo que cambiamos la moneda del Inti al nuevo Sol. Recuerdo que le pedía a mi papá propina y me daba un billete de mil Intis con lo que me podía comprar un emparedado y una coca cola.

AM Editorial dijo...

Ya... pues yo sigo haciendo el cambio. Y el SMI de ahora me sigue dando el mismo (¿o menos?) que el de entonces... cuéntemelo en pesetas, en euros o en pengos.

Si no tuvieramos internet, ni consolas ni televisión, quizás toda esta frustración se tornaría en algo creativo, como sucedió en momentos duros de la historia.

Pero, no, nosotros ni siquiera eso... Vivimos una crisis muy grave, que será recordada dentro de bastantes años... sí, pero no por las grandes obras que se produjeron en busca de canalizar la energía del llamémoslo espíritu humano o conciencia creativa o, sencillamente, sentirse util.

No... seremos recordados por hacer cola toda la noche para comprarnos la cuarta versión de un teléfono o por quedar por detrás de los últimos en eurovisión. Eso sí que es provechoso y lo demás es tontería.

Estoy muuu contenta, ¿se me nota?

hemithecomix dijo...

Para los que hemos vivido que con 5 pesetas podíamos comprar un universo de chuches... ¡Que felicidad!...¡Quiero volver!! Dr. Emmett L. Brown ¿donde estas?.

Pdta:
Traducido a euros, para los realmente críos,5 pesetas al cambio son, aproximadamente, 3 céntimos de euro, un poquito menos quizás.

HombreRevenido dijo...

Elmasfato, ahora que lo dices, en Zimbaue hubo un estallido así y eran más barato los billetes que el papel higiénico, y la gente no tenía reparos en darles ese uso alternativo.

Igual que en la Alemania de entreguerras la gente quemaba billetes para calentarse, pues valían menos que la leña.

Patito, al final la solución (entre otras) acaba siendo esa, crear una nueva moneda.
Leo que la inflación acumulada en el Perú de los 80 fue del 2,178.482%. Una catástrofe que empobreció al país.

AM Editorial, los momentos duros ya están aquí. De encontrar soluciones creativas ya no nos salva nadie. Ahora vamos a tener que ser creativos por huevos.

Y seguir siendo borregos dóciles y olvidarnos de esa tontería de "no, nosotros no somos pobres".

Hemithecomix, mi madre me decía que con 5 pesetas iba al cine y se compraba un paquete de pipas. Inflación nostálgica, pero razonable. Ahora para eso hacen falta 300 veces más.
Yo lo diré: Antes con 3 euros ibas al cine, y nadie me creerá.

AM Editorial dijo...

No me refería a eso, Hombre Revenido, ya sé que estamos inmersos en la crisis... y cada vez, peor. Eso lo sé, desgraciadamente, de sobra.

Lo que quería decir es que, a diferencia de otros momentos difíciles de la historia, nosotros no estamos haciendo buena música, buena literatura, buen cine, buena pintura... como reacción a esto, siquiera para sentirnos útiles.

Una pena...

HombreRevenido dijo...

AM Editorial, sería un debate diferente y extenso.
Yo no tengo tan claro que la creatividad no esté aflorando. Creo que, a diferencia de otras épocas, la creatividad, el arte, la música, la literatura, están al alcance de todo el mundo.

Si nada de lo que se ahora nos llama la atención, puede ser porque ya no hay grandes obras o porque la sobresaturación nos impediría distinguir una gran obra aunque la tuviéramos delante.

Dentro de dos siglos, cuando los estudiosos se detengan en este blog, como uno de los grandes ejemplos del arte universal, analizarán con mucho interés tu comentario y volverá a suscitarse el debate.

Expatriado dijo...

Pues a mi el cine me viene a rondar unos doce o trece euros (con cupón descuento, oiga). Creo que me fui de España en el mejor momento...

AM Editorial dijo...

Jajajaja... puede ser. Pero este blog será uno de los pocos casos. Estamos viviendo una época "mu cutre".

Las artes están al alcance de todo el mundo, en cuanto a su disfrute. Pero no en lo relativo a su reconocimiento como tal. Hoy lo bueno se desprecia ante lo rápido, lo intenso ante lo superficial, lo sincero ante lo artificial...

Me entristece pensar cuánto talento se desperdicia sentado delante de una televisión, por ejemplo.

Es verdad que todos sabemos leer y escribir, que disponemos de pinturas y lienzos, que cualquiera puede comprarse una guitarra y pagarse unas clases de solfeo... pero, tío, eso no mola. Es mejor vociferar viendo el fútbol o los cotilleos. Es mejor ir super cool, con lo más fashion del mundo mundial. Es mejor consumir. Y lo que consumimos no tiene ningún arte, en la mayoría de los casos.

Vaya rollos te suelto...

sucuri dijo...

A mí lo que me hace gracia es el nombre de la moneda: "pengos". Parece un nuevo juego de mascotas de ésos de la Nintendo DS: "Los pengos".

Estas historias son curiosas. Yo curré para un banco en el que teníamos la coña con los dólares de Zimbawbe, ya que hubo problemas con el tamaño del campo del importe de la base de datos porque no cabían las cantidades al hacer la conversión...

Vincent Vega dijo...

AM Editorial, si has visto Midnight in Paris (una fricada, pero al fin y al cabo de Woody Allen y molaa) te das cuenta que todos los artistas de una época dicen que la anterior es mejor. Y eso nos pasa en realidad a todos...creemos que antes era algo mejor, pero no tiene por qué.
Velázquez era de la corte, no viviría tan mal como un artesano...Picasso se tuvo que exiliar etc etc. Y seguro que hubiesen preferido otra época. En realidad es bueno que el arte ahora esté al alcance de todos, porque lo que para algunos es arte, para mi podría ser una gran chorrada...Además, a veces es bueno desconectar de todo, con lo que te gusta y te hace sentir bien...con tu arte.

AM Editorial dijo...

Vincent Vega, no he visto esa película (aún), pero creo que sé a lo que te refieres.

No hablaba de si antes el arte era mejor o peor que lo que se produce ahora. Sino que me refería al hecho de lo estrepitósamente mal que estamos canalizando un sentir negativo como el que nos está haciendo vivir esta crisis económica.

HombreRevenido hablaba, en esta entrada, sobre el dinero y lo fácil que es arruinar a un país... más contando con la incompetencia humana. Y, al hilo de ello, mi idea era comentar la falta de expresión artística que hay hoy en día.

En otras épocas, durante conflictos bélicos o crisis económicas e ideológicas, el autor (entendiéndolo como aquel que crea) se preocupaba de expresar su sentir y el de sus coetáneos. Hoy, te hacen un himno para un club de fútbol o te atiborran de novelas vampíricas o te endiñan unos gráficos estupendásticos para el videojuego de moda. o_O

¿Que dentro de doscientos años esto sea apreciado y reconocido? Pufff... ¿quién sabe? Pero, desde luego, para esa gente que quizás aprecie el "arte" que producimos... nosotros no habremos vivido ningún tipo de crisis, no les habremos dejado ningún reflejo de nuestra verdadera realidad. Tan solo les llegará lo superficial y hueca que ha sido nuestra existencia como miembros de una civilización.

HombreRevenido dijo...

Expatriado, ya verás cuando el cine cueste 200 euros (de aquí a 20 o 30 años). Nos reíremos de los cupones de descuento y todas esas cosas.

AM Editorial, muchos escritores fueron incomprendidos en su época, más bien ignorados. Es posible que hoy nos esté sucediendo, que no sepamos ver al Kafka o el John Kennedy Toole del momento (por citar dos ejemplos a volapié).

Creo que nuestra generación vive una crisis light, comparada con el pasado. Es cierto que nos hemos acomodado. Antes era el trabajo de sol a sol y las injusticias las que nos privaban de artistas que no conseguían salir a la luz. Quizás ahora esos artistas, que lo tienen todo, no se manifiesten por un exceso de hedonismo y falta de empeño.

Estamos en mejor situación. Y creo que los grandes artistas que hayan explicado con acierto el mundo de hoy se descubrirán con el tiempo. No es raro entender que jamás triunfarán en vida.

Pero vamos, saca una enseñanza de todo esto: Como no veas pronto "Pulp fiction" tendré que suspenderte.

Sucuri, lo de Zimbaue fue la leche. Como decía en un comentario más arriba, los billetes valían menos que el papel higiénico.
El campo importe sería intecleable. Lógico que además las máquinas perezosas no se motivaran.

Vincent Vega, comparto tu entusiasmo por Woody Allen, no tanto con "Midnight in Paris", pero es cierto, las épocas se entienden y se idealizan desde la distancia.
Nunca el arte ha estado tan cercano. El arte como resultado, como camino, como experiencia. No le sacamos todo el partido posible a las circunstancias en las que hemos tenido la suerte de vivir, está claro, pero yo tengo esperanza de que habrá grandes resultados.

Nancy Botwin dijo...

Cito a No-Gurb, bitácora de luxe su "Sin noticias de":

Manipulando las cifras por medio de fórmulas elementales, obtengo la suma de pesetas ciento veintidós millones. Regreso al restaurante, abono la cuenta y dejo cien millones de propina.

P.D. Su cambio, caballero.

AM Editorial dijo...

Exacto, pura vaguería acomodaticia! Aunque haya gente que lo esté pasando mal... quizás no en las necesidades básicas, pero sí en el plano psicológico.

Pulp Fiction la he visto... me mola Tarantino.

Un abrazo!

HombreRevenido dijo...

Nancy Botwin, recuerdo la carcajada que solté el día que leí ese párrafo. Esos 100 millones de propina son un chiste para enmarcar de Mendoza.
Buena memoria.

AM Editorial, mi cabeza está peor de lo que pensaba.
He dicho lo de "Pulp fiction" porque creía que te referías a ella cuando decías "no he visto esa película (aún)", en referencia al nick Vincent Vega.
Y no, claro, ahora que lo leo te referías a "Midnight in Paris". La lectura comprensiva, ese hallazgo.

No minusvaloremos la vaguería. Quién sabe. A veces el ocio y la distracción ayudan a concebir grandes ideas. Hasta para esto soy optimista.