sábado, octubre 01, 2011

El finde: CINECLUB - 127 - Moulin Rouge


Moulin Rogue - 2001 - Director: Baz Luhrmann

Reparto:
Nicole Kidman (Satine)
Ewan McGregor (Christian)
Jim Broadbent (Harold Zidler)
Richard Roxburgh

Guión: Craig Pearce y Baz Luhrmann
Fotografía: Donald McAlpine
Música: Craig Armstrong

Me enseñaron en la EGB (antiguo soy) que la erupción de un volcán, ese caos de magma, terremoto y chispas, puede tener un efecto devastador a corto plazo, pero a largo plazo hace que la tierra sea más fértil, porque aporta nutrientes nuevos. Esto puede ser cierto o ser únicamente una metáfora (para que luego digan que en el colegio de antes no había poesía) y nos sive como analogía de esta película (realmente sirve como analogía de cualquier cosa).
Inspirado en "La Traviatta" de Verdi, en "La dama de las camelias" de Alejandro Dumas, Luhrmann escenifica un musical clásico (una osadía, una erupción) y lo rejuvenece con nutrientes nuevos, básicos en la cultura del entretenimiento contemporáneo: el videoclip, la fusión, el popurrí, e incluso el song & dance de Bollywood.

Es curioso lo que pasa con "Moulin Rouge": o la amas o la odias. Más curioso todavía que los argumentos que se dan para odiarla son, en mi opinión, un punto positivo.
Que las historias de los musicales son sentimentaloides se sabe desde siempre. Si los personajes que pueblan el París de 1900 de esta película se preocuparan de la inflación o de lo lo jodida que fue la guerra franco-prusiana... entonces sí que sería absurdo.
Alguno dirá: Mucho ruido y pocas nueces. Y yo les diré que si ya has cenado no te apetecen las nueces. El ruido sí.

La escenografía grandilocuente, trepidante, el look enloquecido y kitsch, todo forma parte de una experiencia arrolladora que nos desborda en el primer cuarto de hora. En ocasiones mareante, en ocasiones rotunda, bella, tragicómica, todo está cosido a la medida de Nicole Kidman (más versátil y deslumbrante que nunca).

Y por encima de todo la música, claro. Apelando a clásicos populares, desde Queen hasta Nirvana, desde los Beatles a David Bowie, pasando por Elton John, U2, Madonna, Police, o Rufus Wainwright. Todo aliñado con gracia, con intención, sin dejar indiferente a nadie (que es el tercer mandamiento del cine; el primero, creo, es subir el volumen y el segundo, creo también, es poner el aire acondicionado a tope).
.

10 comentarios:

Mi Camino dijo...

Muy de acuerdo contigo, la primera parte me pareció fantástica, renovó por completo el musical (yo es que soy de las que ama esta peli)

Por cierto la segundo mandamiento hay cines que se lo están saltando con la crisis, no veas la de caló que he pasado este verano dentro de las salas.

Lili dijo...

Yo amé Moulin Rouge desde que la vi por primera vez (ya van unas seis o siete) y hasta me compré un corsé y pensé muy seriamente en teñirme de pelirroja.
Y esoy de acuerdo contigo: modernizó el musical y lo despojó de las ñoñerías de Doris Day (que también me encantan, pero que en el cine actual no tienen mucho sentido)
Un beso!

hemithecomix dijo...

La película la vi entera y desde su estreno hasta la fecha la he visto solo dos veces más. Para mi gusto no me atrae demasiado como para verla mucho más. A pesar de las voces (reales) de la Kidman y de McGregor que lo hicieron francamente bien y la actuación cuasi ratonil de Leguizamo, es una gran película, lastima que el genero musical este fuera de mis gustos.
Pero otro cantar (nunca mejor dicho) son las versiones musicales, con la voz rota del jefe de pista, son excepcionales. A destacar la de Roxanne (The Police).

Patito dijo...

Coincidimos y lo has expuesto muy bien. A mi Moulin Rouge me encantó a mi lado mi esposito se durmió en el primer intento de verla, en el segundo no pudo terminar de verla simplemente pasó de ella y yo sin entender el por qué.

HombreRevenido dijo...

Mi Camino, el segundo mandamiento es interpretable. O poner el aire acondicionado al máximo para que nos dé un pasmo, o quitarlo del todo para que se derritan hasta los asientos.
Al final el objetivo es parecido.

Lili, está claro que el musical no se modernizó solamente por esta película (hay otros trabajos impresionantes al respecto), pero está claro que contribuyó. Todo tiene su contexto y el musical ha de adaptarse a los nuevos hallazgos.

Hemithecomix, el tango de "Roxanne" es tremendo, desgarrador. Se esforzaron. Y cierto que Leguizamo es un atractivo más.

Patito, incluso cuando soy de los que están apasionadamente en contra de una película, prefiero eso a que se hagan las películas queriendo agradar a todo el mundo.
Es como con las personas. Lo que hace que te encante una película puede ser lo que haga que otro la rehuya. Ese riesgo siempre existe y es bueno.

Nana dijo...

A mí siempre me ha gustado mucho, desde la primera a la vigésimo sexta vez que la he visto. Y cada una de las veces siempre me sorprendía la manera de cantar de Ewan McGregor.

HombreRevenido dijo...

Nana, yo no te lo discuto. 26 veces son muchas. Ni el que la hizo la vio tantas veces. Bendita memoria frágil que te permite soprenderte de nuevo.

Coccinellidae. dijo...

Es mi película especial, y la vi de la forma más lamentable, con la seguridad de una inminente ruptura debido a no saber nada de mi enamorado desde hacía ya 15 días o más (ni siquiera en san Valentín que había sido el día antes) en el cine sola y con 39 de fiebre. Tengo que decir en mi defensa qu salí de casa con 37º y estaba bien, pero salí del cine con una llorera y un delirio espantoso. A pesar de todo me encantó y la he vuelto a ver en mejores momentos.

AM Editorial dijo...

A mí me gustó cuando la vi. Me dejó una sonrisa. Pero... tampoco termino de comprender ese fanatismo, será que soy poco de obsesionarme con algo o alguien.

¿La vería otra vez? Bueno, por las canciones, a lo mejor. Pero no sé si entera.

Un abrazo!

PD. Y eso que los musicales, conmigo, lo suelen tener fácil.

HombreRevenido dijo...

Coccinellidae, vaya drama de primera vez. Yo que la vi confortablemente en el salón de mi casa...

Si no te mató aquel día, esta película te durará para siempre.

AM Editorial, has podido comprobar que levanta muchas pasiones (por suerte no ha entrado ningún crítico dándo una patada en la mesa y poniéndola a parir), sobre todo positivas.
Yo creo que tiene algo arrollador. Aunque yo sólo la he visto una vez del tirón.
En YouTube alguna escena suelta de ciento a viento, sí.