martes, junio 05, 2012

Indefensión aprendida

Más sobre aprendizaje y ese tipo de cosas importantes.
¿Cuánto hay en nuestra postura ante el mundo hostil de real y cuánto es indefensión aprendida?

Un vídeo de menos de 5 minutos nos puede servir para entender el asunto:




Da que pensar ¿verdad?.
Además del contenido del ejercicio, que es impresionante, el detalle más relevante del vídeo es que hay un tío en clase con un gorro de lana puesto.


¿Qué pasa en América? ¿se ha perdido el respeto?.
Miradlo bien:



Bueno, a lo mejor se trata de un grupo de estudiantes de Canadá.
Ya sabéis, esa gente es compleja e indescifrable.

Intentad olvidar (si podéis) al tío del gorro de lana y volvamos al mensaje.
Yo he aprendido que la próxima vez que me enfrente a un problema trataré de hacerlo de una forma nueva. Recargando la estilográfica de mi autoconfianza, porque los errores del pasado son exactamente eso, pasado.
Que el éxito o la suerte de los demás sean un estímulo, no una frustración que lastre nuestros sueños (¡¡Dios os bendiga!!)

Es ver este vídeo, ponerme a reflexionar, a sudar, y me empieza a picar el cuello, las orejas, el pelo...
.

12 comentarios:

ro dijo...

Da mucho que pensar...

Aliena dijo...

Yo me quedo con esta frase:
"Que el éxito o la suerte de los demás sean un ESTÍMULO, no una frustración que lastre nuestros sueños".

Has dado en el clavo con este post, te felicito! gracias por el vídeo ;)

Mrs. Nancy Botwin dijo...

Aquí tenemos ese sabio refrán que dice: "a la tercera va la vencida". O somos muy optimistas o tercos como mulas.

P.D. Hágase mirar su pertinaz diaforesis. Preocupada me tiene.

El niño desgraciaíto dijo...

Muy interesante. Y es que somos seres sociales. Necesitamos ver que encajamos, que es justo el mayor miedo de estos chavales: no encajar.

poison ivy dijo...

La presión de la mayoría, algo que ha llevado a múltiples experimentos( Asch). Ser gris para no destacar, el X% prefiere, usa, recomienda... el aborregamiento de los simios. Muy bueno el vídeo, con su permiso maestro lo utilizare.

Caffeine Girl dijo...

Claro que sí, hay que ser optimistas :] Aunque sé que conocer algo no es lo mismo que neutralizarlo. Hay que intentar, intentar siempre. Gracias por este post que anima a reflexionar.

HombreRevenido dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
HombreRevenido dijo...

Ro, mucho y bien.

Aliena, gracias a ti. Encontrar ese estímulo nos cuesta, por una mezcla muy común de orgullo y vanidad, pero hay que intentarlo.

Mrs. Nancy Botwin, es sudor y picor intelectual (provocado por ese muchacho y su gorro de lana).
A la tercera va la vencida es un buen lema, sí, les hubiera funcionado a estos muchachos.

Niño desgraciaíto, así es. Todos somos chavales y, de una forma u otra, nos influye en nuestra forma futura de pensar.

Poison Ivy, el vídeo y la actividad merecen ser difundidos.
La tiranía de la mayoría (o de lo que creemos "normal" o "moda") es una de nuestras debilidades sociales más delicadas. Por ahí aprovechan muchas veces para manipularnos, hay que estar alerta.

Caffeine Girl, tienes razón, pero por algo se empieza.
No perder la fe en uno mismo es fundamental, hay poco que podamos hacer para entrenar esa capacidad, sólo recordarlo cada día.

La Maripili dijo...

joder qué bueno!!!! lo del gorro, por supuesto! la razón es porque la profesora les coge manía, por eso hacen el ridículo en clase, no hay más excusa posible.

En cuanto a la parte inteligente del comentario....otro día.

HombreRevenido dijo...

Maripili, el tío del gorro, y el estilismo de esos alumnos en general, es de lo más inquietante.
Parece que esconda otro mensaje entre líneas que yo no sé descifrar.

La Maripili dijo...

Tonterías mías....es que aunque el vídeo tiene más razón que un santo, no estoy tan de acuerdo en que siempre hay que mirar algo como nuevo, aunque te recuerde al pasado. El pasado siempre sirve para aprender, para mejorar el futuro, si no aprendemos del pasado, pasa lo que pasa.

HombreRevenido dijo...

Evidentemente el pasado es importante, Maripili, como también lo es el miedo, por ejemplo. En todo caso nos ayuda a aprender o a afrontar situaciones que sabemos peligrosas. Pero tenemos que saber juzgar con criterio cuál de nuestras certezas, prejuicios o complejos está causado por la realidad y cuál se basa en una interpretación errónea de nuestra experiencia.

Sólo pensar en ello puede empezar a ayudarnos.