lunes, septiembre 24, 2012

La última risa (es tuya)


No me gustan los entierros. Ya sé que es una obviedad, a nadie le gustan, pero es necesario que empecemos por allí.
De niño tenía pavor a morir. Ahora sé que, como decía Borges, la muerte nos borra y, si lo pensamos bien, esa es una excelente noticia. Lo único que me intranquiliza de mi propia muerte son dos cosas: 1) ¿qué sería de vosotros si yo muriera? 2) mi funeral.

Entiendo que la costumbre es algo muy fuerte, pero el estándar mortuorio es de lo más deprimente. Me veo a mí mismo en la caja, con las coronas, el cura, el incienso y toda esa parafernalia y me dan ganas de volver en plan zombie a sembrar el pánico. No. El mayor desprecio que podríais hacerme sería un funeral convencional.

La realidad es que el entierro no se hace por el que se va, sino por los que se quedan. Me da nauseas, es insultante, pero el entierro convencional es lo que elegiría mi familia. Que no me guste no significa que no sea lo más razonable. No es momento de innovaciones bruscas. Además, en ese momento yo ya no estaré y seguramente no me mereceré un homenaje mayor que un triste y gris formulismo pseudoreligioso. La tradición, el más alto grado del aburrimiento.

A mí me gustaría que mi funeral fuera como el de Graham Chapman, de los Monty Python (el tipo que interpretó a Brian, para que os situéis).



Maravillosa, divertida y colosal ceremonia.
Gloria eterna a los Monty Python.

16 comentarios:

bocatadecaspa dijo...

Yo cuando fallezca quiero que me coman los buitres. En el Tíbet dejan que los buitres coman el cuerpo de los finados.

Hay un dicho castellano que dice: Cuando esté muerto, que hagan puches en mi culo.

Nota: Puches es un guiso...

mujergrissobrefondoverde dijo...

Y luego hablan del humor ingles.......I want a funeral so.

pazzos dijo...

A veces dudo si prefiero un funeral irlandés o uno en Nueva Orleans con músicos bailando y tirando mi ataúd al delta del Mississippi. Pero este que propones tampoco está nada mal.

Timonera dijo...

Geniales geniales los Monty Python. Si consigues ese funeral, dime donde, que me apunto.

Always look on the bright side of life... ¡ya no me lo puedo quitar de la cabeza!

Rudo Curtir dijo...

Me ha alegrado la tarde-noche. Gracias =)

HombreRevenido dijo...

Bocatadecaspa, que te coman los buitres no pinta mal. Eso sí, que luego lo dejen todo recogido.

Mujergrissobrefondoverde, yo también. Amor inglés.

Pazzos, me apunto a los que tú dices. Hagamos intercambio de funerales.

Timonera, ¡yo llevo 2 días silbando la canción!
Es el gran propósito de la vida ¿no?, que cuando mueras hasta el de la funeraria lo sienta, y que te recuerden con una carcajada.

Rudo Curtir, eso mismo me pasó a mí cuando lo vi. Por eso no pude evitar compartirlo.

Lili dijo...

Que maravilla que te despidan así, es cierto :-)))))
Besos!

HombreRevenido dijo...

Di que sí, Lili. Seamos un cadáver con una inmensa sonrisa. Sería la última gran lección.

Peter dijo...

Es genial, pero todo es más fácil si no dejas un mocoso llorando y todas tus cosas pueden repartirse entre tus amigos.

Phaskyy dijo...

Reir y llorar a la vez es normal? Me está pasando

Y como dice extremoduro:

Si me espera
la muerte traicionera
y antes de repartirme
del todo, me veo en un cajón,
que me entierren
con la picha por fuera
pa que se la coma un ratón

BabyJane dijo...

Genial!!!

Tenían que ser ellos ¿quién si no?

HombreRevenido dijo...

Peter, sin duda.
Hay muertes peores y más traumáticas que otras, está claro.
Yo siempre me pongo en el mejor caso (que os muráis vosotros todo el tiempo).

Phaskyy, la cita del Robe está muy bien. Muchos ratones lo apoyan.
Reír y llorar es todo casi lo mismo. Sólo cambia la perspectiva.

BabyJane, geniales siempre.

BkindZanks dijo...

Hay muchas maneras de decir adiós... Y también depende bastante de las amistades que dejes al marcharte, como hayas sido tú... no sé.

HombreRevenido dijo...

BkindZanks, lo lógico es eso, que haya tantas maneras de despedir y despedirse como personas. Por eso me da tanto repelús el canon único para todos.

La Maripili dijo...

Es cierto...además las mujeres del lugar apuntan en una libreta imaginaria, quienes han ido o no al tanatorio y luego, devuelven la jugada.
Yo también quiero un funeral así, no quiero gente que llore por mi, aunque sea por educación

HombreRevenido dijo...

Maripili, que lloren en casa, leche. A un funeral uno tendría que ir a honrar al difunto con una buena fiesta.