domingo, marzo 31, 2013

Buena nueva

Domingo de pasión, apoteosis, resurrecciones de la carne, cambio de hora, confusión y gloria bendita.

Llueve. Estáis frente a tu puerta, de madrugada. Le has prestado tu paraguas para que llegue a su casa sin mojarse (no sabes que jamás te lo va a devolver). Le dices: "No soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme..."
Se ríe. Se va. ¿Qué táctica absurda es esa?. ¿Desde cuando el Evangelio da buenos consejos de seducción?. ¿Qué será lo próximo, quedarte delante de ella en silencio, incomodándola como si fuera Poncio Pilatos?.

Chavales, jovenzuelos, mediohombres, hombrenteros, ¿queréis que ella os mire con deseo?



Pues ya sabéis:
Estudiad...



Haced deporte...



Déjadle que gestione su espacio...



Y, sobre todo, hazte a la idea de que tendrás que acompañarle de compras.
Sí.
Incluso...
Incluso... me tiembla el pulso al escribirlo...
Incluso si te quedas sin batería en el móvil... devastado... a su merced...



Son los cuatro pilares fundamentales de toda relación.
Ahora sí, ya puedes esperar que ella te tenga en alta estima.

Y aún así, ojo.



7 comentarios:

Aquello noerayo dijo...

La mujer, ese gran desconocido!

pazzos dijo...

Viagra= La resurrección de la carne.

Speedygirl dijo...

Y estas palabras te han sido reveladas desde las alturas, supongo... jajajaja

HombreRevenido dijo...

Aquello noerayo, lo más grande de la creación y de la recreación.

Pazzos, insurrección de la carne, en ocasiones.

Speedygirl, ha sido mi huevo de Pascua, un regalo para toda la humanidad.

Anónima sin más dijo...

Cómo es la vida en los tópicos...

HombreRevenido dijo...

Anónima sin más, yo prefiero la vida en los trópicos.
De todos modos, confieso que el post era una excusa como otra cualquiera para poner la foto del sillín.

HombreRevenido dijo...

Por cierto, aquí el maestro Homer añade al cuarteto 3 consejos más: mujeres.