jueves, abril 16, 2015

El simio ante el espejo



Al filósofo Diógenes (a quien llamaban "cínico", que quería decir "perro") le echaban en cara en ocasiones que se masturbara en el Ágora, a la vista de todo el mundo. "¡Ojalá frotándome el vientre se me quitara también el hambre!", respondía él.

Si la anécdota ha perdurado es porque encierra algo profundo, algo sobre moralidad y naturalidad (o más bien sobre sus antagonistas: inmoralidad y antinaturalidad). Se sabe, se ha dicho, se ha repetido, no pretendo ser original, que uno puede dar felicidad sin ser feliz, como el payaso triste. ¡Ay, el payaso triste!
Me lo recordaba Molinos el otro día cuando hablaba de los normandos de Asterix y Obelix, que desembarcan con la intención de descubrir qué es el miedo y se encuentran con Gudurix, el campeón absoluto del miedo. Esta confusión es un tronchante hallazgo de la literatura contemporánea. Porque resulta que Gudurix (un jovencito muy bien informado) es un campeón de tener miedo, no de darlo.

Escribía Molinos también sobre "la sonrisa del desconocido", esa mueca-pose-invocación que uno se pinta en la cara porque (dicen) al final te devuelve esa misma sonrisa en las caras de los demás.
Los gurús de la programación neurolingüística dirán que el lenguaje corporal constituye un porcentaje muy alto de la comunicación. Yo prefiero pensar que somos monos, descendientes de monos, que sobreviven y sobrevivieron por conciencia social, empatía y capacidad de mímesis. Es algo atávico.



Más interesante que el social es el impacto interior.
Sonreír para ser más feliz. Como un chispazo espiritual. En esto quiero creer un poco. Siempre un poco. La puntita nada más. Si uno quiere sonreír no parece mala opción empezar sonriendo. A lo mejor no le funciona siempre, pero es un buen principio. Pocas cosas seducen más a nuestro cerebro que la voluntad de tener razón. Si dices que prefieres el invierno al verano, soportarás mejor los temporales de nieve. Si pregonas hoy que te encanta el calor, soportarás mejor el terrible mediodía de 40 grados cuando llegue.

Vale. Tal vez podamos sugestionarnos hasta esos límites. Somos criaturas magníficas y extrañas. Pero, si lo pensamos, hay cosas fuera de nuestro alcance; ¿qué pasa cuando intentamos hacernos cosquillas a nosotros mismos?
Os lo respondo: no podemos. Y sucede por una razón, porque sabemos cuándo y cómo vamos a tocar los puntos sensibles. Y sin sorpresa, sin incertidumbre, no hay cosquillas.



Supongo que este post no es gran cosa, lo releo un par de veces y lo ventilo, más o menos pulcro. No me hace cosquillas porque ya me lo sé. Lo he escrito hace un rato.
A veces pasan los meses y leo algo mío. No me impacta. Soy yo, es mi estilo absurdo; pero de pronto hay un chiste que no recordaba y ¡zas!, la vida me sacude en el rostro con un arenque.
(Conste en acta que a mí me haría feliz que alguien me pegara con un pescado. Me recordaría ipso facto a esas peleas multitudinarias en el puesto de Ordenalfabetix).

De repente me encuentro con algo que he escrito yo y que me hace soltar una carcajada. Como cuando lees una frase de un libro y piensas: "Qué hijo de puta, me encantaría haberlo escrito yo", ¡pero es que esta vez, además, lo he escrito yo!



Imaginemos ahora una secuencia inocente. Un médico te salva la vida cuando eres niño. Muchos años después, al sacarlo en la conversación, descubres en sus ojos que no lo recuerda. Y en esos mismos ojos ves mezclarse el orgullo y la incredulidad. Está ante su propio chiste (uno peludo y malcarado, como yo).

Por eso cuando uno está solo y triste, con sus derrotas mordiéndole el alma (como decía el tango) tiene que esforzarse un poco y recordar cómo funcionamos. Ojalá, como decía Diógenes, pudiéramos hacernos cosquillas a nosotros mismos. Pero no, el mecanismo es mucho más complejo
A menudo vivimos ajenos a nuestras capacidades y nuestros méritos porque no podemos ver la huella que dejamos en los demás.

16 comentarios:

molinos dijo...

Me ha encantado, me he reído con lo del pescado en plena cara y tu última reflexíón la hace Paul Auster, no podemos vernos...nos vemos en los demás.

Hoy estoy perezosa y no voy a buscar la cita, pero la haré...mañana o luego. No sé.

Me vuelvo a la cama.

Gracias por las citas, me siento musa.

HombreRevenido dijo...

Gracias a ti, Molinos. Ese Paul Auster tiene razón. Llegará lejos.
Esperaremos la cita del muchacho. No hay prisa.

sonia dijo...

Ay,Hombre Revenido,si no fuera por estos raticos.Tú siempre dejas huella pero de las de buen rollo,alegría,buen humor,reflexiones más o menos profundas,y ,a mi,me encantan esos animalicos,es que¡son tan ricos!

molinos dijo...

Aquí la tienes

http://pisandocharcos.net/wordpress/2014/01/sobre-nosotros-mismos-por-paul-auster/

Anónimo dijo...

La huella

Han pasado unos cuantos años desde que entré casualmente en ésta maravillosa academia. (Creo que la casualidad tenía forma de una tía buenísima que estaba tocándose)

Enseguida me di cuenta de que éramos almas gemelas, yo bastante más tonto eso sí.

En todos estos años la huella se ido haciendo más profunda.

Soy pura inconstancia y mutación pero, quizá por eso, también soy un admirador de lo constante.

Y lo constante es que en cada entrada me haces pensar de una manera creativa y sorprendente.

Gracias maestro.

HombreRevenido dijo...

Sonia, ay, muchas gracias, ya sabes que te agradezco mucho que vengas y te rías ¿eh? Ya si encima reflexionas... entonces es la hostia.

Molinos, a lo mejor Paul Auster lo dice UN POCO MEJOR que yo, jaja.
Gran párrafo, sin duda.

Anónimo, me has dejado en shock. Me gusta mucho eso de "maestro" porque es irónico, ya me gustaría a mí enseñar de verdad algo... pero te agradezco muchísimo lo que has dicho.
Jope, qué ilusión.

Ya si eso otro día explicas eso de la "tía buenísima tocándose", que nos ha intrigado a todos, jeje.
Esta alma gemela te invita a un trago de lo que sea. GRACIAS

pazzos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pazzos dijo...

Estoy intentando autosugestionarme para conseguir que no me duelan los martillazos en los testículos.
Me encantaría contarle lo bien que funciona pero las lágrimas me impiden seguir escribiendo.

el chico de la consuelo dijo...

Me largo a toda leche a comprar un marco, para enmarcar y colgar este post.
Abrazuchos desde los barrios del sur.

NáN dijo...

Los humanos no saben tocar el piano con esa risa ni escribir a máquina con esa concentración.

Tampoco se les ocurre derribar un drone, molesto como un moscardón, con un palito.

Así les va.

saberesacordarse dijo...

Lo que penais los simios y lo bien que lo expresais.

Genial post.

HombreRevenido dijo...

Pazzos, son lágrimas de felicidad. ¡Eso es que lo has conseguido! Enhorabuena.

Chico de la Consuelo, muchas gracias. Ojalá un marco decorado con macarrones, como los que hacíamos para el día de la madre.
Un abrazo, compadre.

NáN, la involución está dando resultado. Los chimpancés ya somos lo más. Pronto dominaremos el mundo, pero sin abusar.

Hermano E, muchas gracias. Cada vez nos cuesta más expresarnos, pero es que la primavera ya está aquí y cualquiera se concentra...

Nisi dijo...

Un arenque ES un pescado.
La última frase es un axioma absoluto.

Blanco Humano dijo...

Iba a comentar que yo a menudo me releo y me hago mucha gracia, pero es verdad que es (además de porque soy monger) cuando pasa tiempo y no me acuerdo de los chistes. A menudo escribo algo y no sé si es gracioso hasta que veo que funciona.

A veces, chistes que creo que no van a entrar, lo petan más que otros que me gustan mucho a mi y pasan desapercibidos (esto me pasa especialmente en tuiter)

Hablando un poco de esto, me fascina mucho cuando grandes artistas dicen que su obra favorita es una que nadie valora o no es de la que más. Pasa muchísimo, en pintores, músicos o directores de cine. Me fascina que yo pueda acertar al decir cuál es la mejor película de alguien (por consenso de los críticos, claro) y el propio autor, no.

A ver si saco más tiempo para leerte, porque me encanta tu blog.

(aunque me he pasado por los monos, claro. Un post con monos siempre es gracioso)

molinos dijo...

Ay Dios Mio, Blanco HUmano y Hombre Revenido....alineación astral. Sois tal para cual...bueno a Hombre Revenido le quiero más porque es más majo y no se hace el misterioso como otro que yo me sé.

Y aprovecho este rincón de la blogosfera y el cariño qe te tengo para decirte Blanco Humano que tus chistes en tw algunas veces son atroces XD

HombreRevenido dijo...

Nunca me atrevería a decir lo contrario, Nisi. Por eso decía en el post que el golpe con el arenque no era una metáfora negativa. (Aunque lo parezca)

Gracias, Blanco Humano, aquí hicimos una vez "Apadrina un post", iniciativa en la que animábamos a los lectores a buscar un post sin comentarios y darle su apoyo. Buscaré uno de esas entradas que pasaron sin pena ni gloria y diré que es mi favorita. La que nadie entendió.

Haz cosas, yo que sé, ¡vive! La vida es muy corta para leerme.

Eh, Molinos, yo conozco a este muchacho porque me lo recomendaste tú. Así que si acabamos provocando algún estrago espero que te detengan a ti también.