lunes, febrero 22, 2016

Apelli-2, la venganza final



A ver cómo os vuelvo a centrar ahora.

Tras el turbulento paso por los apellidos porno, retomamos la senda de formalidad que siempre nos ha caracterizado.
¿Qué pasa con los apellidos? En ese tema hay todavía mucha tela por cortar.


Todos vosotros habéis leído a Dostoievski y sabéis el lío monumental que se monta con los nombres en cada novela rusa. Cada nombre consta de:
- Nombre de pila
- Pantónimo
- Apellido

Pongamos como ejemplo al general Iván Fiódorovich Yepanchín (de la curiosa novela "El idiota").
Tiene una hija llamada Aglaya Ivánovna Yepanchiná.
Aglaya (nombre de pila), Ivanovna (por el nombre de su padre) Yepanchiná (por el apellido de su padre).
Si en vez de una hija hubiera sido un hijo llamado Piotr, sería Piotr Ivanovich Yepanchin.
Un follón de "padre y muy señor mío".

Qué os voy a contar... RUSOS

En muchos países del extranjero sólo tienen un apellido. Qué escasos ¿no?
Pero vamos, que son extranjeros sin apego a nada, un número les pondría yo. Grabado a fuego en una nalga.

Aquí somos más abundantes y tenemos dos apellidos. Con eso es más sencillo diferenciarnos.

¿Qué sería por ejemplo de los árbitros si no atesoráramos los dos apellidos? Perderían parte de la solemnidad que conservan ahora (incluso siendo malísimos como son):
  - Del Cerro Grande
  - Velasco Carballo
  - Los terroríficos hermanos Teixeira Vitienes
  - Mateu Lahoz
  - Undiano Mallenco
Yo a veces todavía pienso que Undiano es el nombre.

¿Sabéis de dónde viene la costumbre del fútbol español de referirse a los colegiados con los dos apellidos?
El culpable es este señor:


Era un prometedor árbitro que llegaba con ilusión a la primera división española de finales de los 60. Pero tuvo una mala tarde en Sevilla y los periódicos locales se ensañaron con él. Se llamaba Ángel Franco.
"Franco es muy malo"
"Todos culpan a Franco"
Imaginad la rechifla.
Desde entonces se tomó la ingeniosa resolución de llamar a todos los árbitros por el nombre completo. Así, el objeto de la polémica pasó a ser Franco Martínez. Asunto arreglado, circulen, no me formen grupos...


Y vamos con la última reflexión, que se nos va a hacer tarde.
¿Por qué el apellido del hombre va primero y el de la mujer segundo? O dicho de otro modo, ¿por qué el apellido que prevalece es el del hombre?

Si nos ceñimos a la genea-lógica, la línea de ascendencia más segura (100%) es la de la madre. Por lo tanto debería prevalecer esa ¿no?

¿Qué otra alternativa hay? ¿Se os ocurre?
Yo alguna vez he pensado en lo que supondría combinarlos. Coger el apellido de uno y el de la otra, construir un apellido nuevo, mezclar, avanzar.

De este modo, los churumbeles de Angelina Jolie y Brad Pitt se apellidarían Pilie, por ejemplo.
Los de Javier Bardem y Penélope Cruz se apellidarían Barduz.
Los de Carlos Larrañaga y María Luisa Merlo: Lamerlo.

En fin, nunca lo veremos.

Yo ensayo una conjetura. (Si digo una obviedad avisadme)

Como en tantas especies, el macho primate compite por difundir su impronta genética. Tiene el impulso de fecundar a todas las hembras que se dejen. Pero tras el sexo, el tema ya no va con él. Que el hijo sea suyo es sólo un acto de fe.

Pero claro, el amor, la monogamia, la familia (tan disfuncionales por un lado) son una cosa bastante útil a la hora de maximizar las posibilidades futuras de la prole. Y se acaban estableciendo como construcciones sociales. ¿Acaso el hombre, en su vanidad, a lo largo de las épocas, ha necesitado la ilusión de creer que es la piedra angular de la familia, que esos hijos son suyos, que esa familia es la suya y que es su apellido el que perdura?

El apellido, el linaje, como cemento, como respaldo al plano más débil y vulnerable del diedro.

Este mundo es tan rato que hasta puede ser que algún día yo tenga razón. Aunque ya sería mucha casualidad que ese día fuera precisamente hoy.

10 comentarios:

NáN dijo...

Como me decía mi padre cuando yo hacía una trastada censurable, pero no punible: "No me cago en tu padre por si acaso saoy yo".

Hermano E dijo...

Yo aún añadiría otra particularidad de los apellidos hispanos: que la esposa no pierda su apellido con el matrimonio. Os parecerá una chorrada, pero en el extranjero causa estupor cuando no incredulidad que mi mujer no se apellide como yo. De hecho una vez en Austria me miraron muy mal al ir registrarnos en un hotel.

P.S.:¿Ya has quedado con Amarna Miller para celebrar el éxito de la anterior entrada?

HombreRevenido dijo...

NáN, jaja, entre los monos también se dice mucho esa frase.

Hermano E, muy cierto. Gran apunte lo del apellido del marido para la mujer. Muy extendido.

Amarna y yo sólo somos amigos. Ni siquiera somos de la misma especie.

el chico de la consuelo dijo...

me voy a largar una pedantetería de estas de niño repelente vicente!!

que sepas que hay otro gremio que también se nombran por los dos apellidos que es el de los penalistas. Además tienen la peculiaridad de tener sus apellidos unidos los unos con los otros como si fueran todos primos. Si este blog lo puebla algún simio legulello me dará la razón.

Muñoz Conde y Conde Pumpido
Cerezo mir y Mir Puig
Pascual vives y Vives anton y rizamos el rizo Antón oneca

y así, pasabamos las tardes de los noventa descubriendo gilipolleces como la antedicha y jugando a la oca borracha. Y luego que la justicia va como va. Y eso que a nosotros nos ponen sin ejercicio hasta en el carnet del colegio profesional.

PS-. Me ha encantado la frase de su padre de usted Sr naN la adopto de inmediato.

el chico de la consuelo dijo...

Por supuesto he caido en mirar la actriz porno de mi pueblo. Poquica cosa la verdad.
De guesconsin hay alguna??? Bueno ahora van a hacer hija predilecta a Amarna Miller.

Casi prefiero a tiffany thomson, Bueno esto me lo han contado claro, porque ya sabes que he ido a cole del opus y nunca veo esas cosas.

Abrazuchos y yo que venía a hablar de dostoievski

Angie R M dijo...

No sabía yo esto de los aapellidos rusos. Pero sí, lo del apellido masculino para la familia yo creo que es por enfatizar que la familia es suya (porque la línea genealógica segura es la de la mujer, jaja)

sonia dijo...

Pues a mí,lo de los dos apellidos me mola;la de veces que me he reído de pequeña buscando en la guía de teléfonos gigantesca combinaciones tipo Cebollo Peinado,Cacho Malo,Cabezudo no sé qué...Lo de tener sólo uno me parece simplón¿o qué?

HombreRevenido dijo...

Chico de la Consuelo, buen aporte a la causa.

No hay que ver porno nunca. NUNCA. Salvo que sea estrictamente necesario para escribir un post o realizar un agudo comentario. Así que tienes bula papal. Pero con cuidado, no te vayas a quedar ciego.

No tenemos pornstar oscense. Aunque sí tuvimos una Spice Girl.

Angie RM, yo lo veo así también. Somos animalillos inseguros a los que hay que calmar de algún modo. Si no, no se explica.

Sonia, jaja, qué bueno. Y qué cierto.
Gracias al doble apellido ha habido grandes coincidencias cómicas.

Luxindex dijo...

¡Cuanta razón habla por tu boca, HombreRevenido: los nombres rusos son un caso! Y muy desconocido, por cierto. Por ejemplo, poca gente sabe que Fiódor Mijáilovich Dostoyevski en realidad se llamaba de nacimiento José Ramón (así, a secas). Pero en ruso José Ramón se escribe Фёдор Михайлович Достоевский, y, claro, sus padres dijeron que nanay, que quién sería el guapo que pronunciara eso. Por eso se lo cambiaron a Fiódor Mijáilovich Dostoyevski. Y acertaron.

Pero en cuanto a lo de unir los apellidos (Javier Bardem y Penélope Cruz -> Barduz; Carlos Larrañaga y María Luisa Merlo -> Lamerlo), permíteme que te diga que no me parece acertado. Comprendo que sea tentador proponer por proponer sin atenerse a las consecuencias. ¡Cómo no lo voy a comprender, yo también fui joven como tú ahora! Pero fíjate en la casualidad que te voy a contar y que hará que me des la razón. Anoche recibimos en casa al conocido árbitro de fútbol Gumersindo Apellániz Menjuto-Majamuto y a su esposa, la magistrada de la Audiencia Nacional María Baltasara Bellido Conde-Mir Conde-Mor. Están esperando su primer hijo; será niño, me dijeron). Pues bien, siguiendo tu propuesta el apellido del hijo de los Apellániz-Bellido sería Apellido. ¡Su apellido sería Apellido! Un sinsentido a todas luces.

Pero ahí no acaba la cosa. Cuando les pregunté si tenían decidido el nombre, Gumersindo me dijo que sí, que serían con ésta siete las generaciones de su linaje donde el primogénito responde a Gumersindo. Con tacto le dije: ¿no es Gumersindo pelín rancio? No te preocupes todos le llamaremos Sin, me respondió.

HombreRevenido dijo...

Luxindex, sabe usted mucho. Demasiado para mi gusto. Tendremos que fusilarlo, para que no deje a los maestros en evidencia.

Que alguien se apellide "apellido" no lo veo un problema. No veo una genialidad absoluta que se me tendría que haber ocurrido a mí. Otra razón más para el fusilamiento.
Y lo del nombre Sin...
Acumulas muchos méritos. Ya no sé cómo decírtelo.