martes, marzo 15, 2016

Por amor al arte

Hay post que uno tiene que escribir. Un imperativo moral o estético nos empuja a ello. El simio frente al portátil redacta, cunple su misión y sigue adelante. Otros posts, sencillamente, apetece escribirlos y ya está.
El de hoy no me apetece nada, es bastante duro, es muy grave, por lo tanto habrá que incluirlo en la primera categoría.
Ojo que aquí hay denuncia social.
Nos ponemos serios.

¿Qué os pasa con las estatuas?

Los tordos, las palomas, las gaviotas se cagan en ellas. Mal está, pero son pájaros idiotas.
Y hay otros incidentes típicos, como cuando en Villatripas de Abajo se suplió con desparpajo por parte del vecindario la falta de monetario.
Lo que os sucede a vosotros, monos voluptuosos, ya no es normal del todo.

Las estatuas públicas son una manifestación artística de primer orden. Dotan a nuestras calles y plazas de una belleza elegante. Una belleza a veces fría, en otras ocasiones ardiente y sensual como un beso entre la nieve.



Es gratificante ver cómo un homínido con cincel y lija ha conseguido alcanzar tanta expresividad.
Deleité-monos.
Emocioné-monos.
Entusiasmé-monos.
Pero a ver... DEJEMOS A LAS ESTATUAS EN PAZ.


Por favor, no os propaséis con ellas.




Las estatuas están indefensas. Es verdad que no han dicho un tajante NO. Pero tampoco las habéis escuchado aceptar con un rotundo SÍ.

Todo está en vuestra imaginación, chicas.



A lo mejor la postura se presta a malentendidos...



Quizás malinterpretéis el vestuario. O más bien su ausencia...



O a lo mejor es que, sencillamente, estáis fatal.



Pero fatal fatal fataaaaal...





Menudo vicio tenéis, criaturas...



Os da igual ocho que ochenta...



Y vosotros, muchachos, tapaos también, porque no sé qué es peor...




Porque ni los animales se libran.




Y al final, en este clima de lujuria sin freno, ni siquiera las esculturas van a poder mantener la compostura.



11 comentarios:

sonia dijo...

Ja,ja,ja,ja...Estamos fatal!

Provinciana dijo...

a ver oye, es que algunas están que ni pintadas...

El que no tiene blog dijo...

Te veo ultimamente
con el animo levantado
querido mono.

Nisi dijo...

¡JAJAJAJA!
La primera foto es preciosa, la última me encanta y las demás son totales. Admito que tengo una foto de este tipo, qué digo foto, ¡un vídeo! Pero más discreta, sólo le miraba las partes íntimas a la estatua.

Phaskyy dijo...

Me quedo con la del tío sentado preparado para darle un cachete en el vino a la chica de marrón que pone cara de sorpresa.
En mi mente eliminó a la chica e imagino qué leches está haciendo la estatua. Lo único que me sale pensar es q es la estatua de un palmero de un grupo flamenco.
Y digo flamenco, no por lo gitano sino por la cara de holandés del nota.

Phaskyy dijo...

Quise poner culo y me salió vino.
Parece que mi corrector no admite palabras malsonantes

Phaskyy dijo...

Quise poner culo y me salió vino.
Parece que mi corrector no admite palabras malsonantes

Anónimo dijo...

Qué grande. Últimamente estás que te sales.

Elvira P. dijo...

jajaja ¡La gente está fatal!
A ver si pillas a algún oscense de esa guisa con la estatua del danzante o del mulo. Bueno... mejor no.

HombreRevenido dijo...

Sonia, y que lo digas.
Menos propasarse con las estatuas y más dar la bienvenida a la primavera como tiene que ser.

Provinciana, eso también. Alguna va provocando. Pero no, hay que ser fuerte y resistir.

El que no tiene blog, la primavera se acerca muy fuerte.
Ojo que nos estamos creciendo muchísimo.

Nisi, jaja, ya empiezan a llegar las confesiones.
Gracias por tu valiente testimonio.

Phaskyy, no te falta razón. Esa estatua con la mano allí perdida, a ver si cae algo... no sé, hay algo allí que no cuadra.

Anónimo/a, gracias. El mundo conspira para traernos contenidos sin fin al blog.

HombreRevenido dijo...

Elvira, ojo, ¡ojo!
Como empiece a buscar por facebook no descarto fotos chungas en ambas estatuas.
Por cierto, pronto sacaremos a pasear al mulo por el blog, permanezcan atentos a sus pantallas.