miércoles, noviembre 30, 2011

Como un dragón en un garaje


No recuerdo por qué azares del destino caí en esta página de la Wikipedia donde un señor me pide dinero pero, al tiempo, me da la sabiduría.

Recoge unas palabras del ilustre divulgador Carl Sagan:

"En mi garaje vive un dragón que escupe fuego por la boca". Supongamos que yo le hago a usted una aseveración como ésa. A lo mejor le gustaría comprobarlo, verlo usted mismo. A lo largo de los siglos ha habido innumerables historias de dragones, pero ninguna prueba real. ¡Qué oportunidad!
— Enséñemelo — me dice usted.
Yo le llevo a mi garaje. Usted mira y ve una escalera, latas de pintura vacías y un triciclo viejo, pero el dragón no está.
— ¿Dónde está el dragón? — me pregunta.
— Oh, está aquí — contesto yo moviendo la mano vagamente —. Me olvidé de decir que es un dragón invisible.

Me propone que cubra de harina el suelo del garaje para que queden marcadas las huellas del dragón.
— Buena idea — replico —, pero este dragón flota en el aire. Entonces propone usar un sensor infrarrojo para detectar el fuego invisible.
— Buena idea, pero el fuego invisible tampoco da calor. Sugiere pintar con spray el dragón para hacerlo visible.
— Buena idea, sólo que es un dragón incorpóreo y la pintura no se le pegaría.
Y así sucesivamente. Yo contrarresto cualquier prueba física que usted me propone con una explicación especial de por qué no funcionará. Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre un dragón invisible, incorpóreo y flotante que escupe un fuego que no quema y un dragón inexistente? Si no hay manera de refutar mi opinión, si no hay ningún experimento concebible válido contra ella, ¿qué significa decir que mi dragón existe? Su incapacidad de invalidar mi hipótesis no equivale en absoluto a demostrar que es cierta. Las afirmaciones que no pueden probarse, las aseveraciones inmunes a la refutación son verdaderamente inútiles, por mucho valor que puedan tener para inspiramos o excitar nuestro sentido de maravilla. Lo que yo le he pedido que haga es acabar aceptando, en ausencia de pruebas, lo que yo digo.
.

martes, noviembre 29, 2011

¿Se puede dar más asco?

Título fuerte ¿no?.
Lo vais a entender en seguida.

Hace unos días os hablé de El Hematocrítico del Arte, esa página en la que el Señor Hematocrítico se curra sus títulos de cuadros por amor al arte (nunca mejor dicho).
Él es un genio absoluto y nosotros nos partimos la caja gratis, ¿se le puede pedir algo más a la vida?.

Pues atención al vídeo que viene a continuación. Telemadrid, "Territorio Comanche", programa de Cristina Tárrega. Entrevistan a María Adánez y sale el típico colaborador graciosete a hacer un juego muy divertido: ponen un cuadro y luego se inventan un nombre.
Cogen varias imágenes de las que había puesto Hematocrítico y, sin citarle, proponen títulos sacados de la susodicha página. Incluso son tan burros que cambian algunos de ellos a peor (porque claro, pedirles profundidad e ironía sería demasiado). Mira que es difícil destacar en la televisión actual dando asco, pues lo consiguen.



Hablamos de profesionales, de gente que cobra por esto.
¿Les costaba tanto citar la fuente?. No, claro, eso es demasiado pedir.
.

lunes, noviembre 28, 2011

Fin de es


D cara al fin de es, con la crsis que hay, enemos que aplicr recorts.

¿A alguie más le qedan letras pr pagar?
.

domingo, noviembre 27, 2011

viernes, noviembre 25, 2011

Mongarquía (bonus track)


Problema de lógica:

Vas de fiesta con Urdangarín y Marichalar.
Uno debe llevar el bote y el otro la farla.
Elegid quién cada cosa con cuidado.


Me ha parecido tronchante. Y no, no se me ha ocurrido a mí (por desgracia). Es un tweet de @masaenfurecida (ese grandísimo y admirado cabrón).
.

jueves, noviembre 24, 2011

Parece que fue ayer (20 años sin Freddie)


Hay hombres que adquieren un halo especial tras su muerte. Farrokh Bulsara no lo necesitaba, porque él ya era especial en vida. Sin embargo, su historia completa, que recuerda al apogeo y la caída del héroe en la tragedia griega, no estaría completa sin, por ejemplo, la explosión de recuerdos sinceros producida hoy (me temo que seguirá sucediendo cada 24 de noviembre). El epílogo de alguien que consigue llegar al corazón de la gente, su último triunfo, es la inmortalidad.
Freddie Mercury es eterno, igual que el recuerdo de una canción.

Como hoy habréis visto, leído y escuchado de todo, me atrevo con algunas frases, sacadas de sus entrevistas, que me he permitido seleccionar para acercarnos de una forma diferente al mito.


¡En el escenario estoy que hiervo!. Para mí, tocar delante de una gran multitud (ese tipo de oleada) no tiene parangón. La sensación que obtengo del público es mejor que el sexo. Me encanta la excitación que provoca y siempre siento que quiero más, cada vez más. ¡Sólo soy una furcia musical! Esa es mi naturaleza, pero no soy así en la vida real. Cuando salgo del escenario necesito horas para relajarme y transformarme de nuevo en mi auténtico yo.


Mucha gente es creativa, a su manera. No tiene que ser sólo en el terreno de la música. Eso también forma parte del talento. ¿Sabéis, queridos? siempre he mantenido que no puedes simplemente estar sentado en casa y decir: "Mira, soy tan maravilloso, soy tan creativo que, sencillamente, voy a esperar". No. Tienes que salir ahí afuera, agarrarlo, utilizarlo y hacer que funcione. Eso forma parte del talento. Tener talento es una cosa, pero utilizarlo para alimentar a las masas, eso es otro componente del talento. Van de la mano. Supongo que se le denomina "venta agresiva". Realmente has de vender tu culo. Has de salir allí y tirarte a su yugular y decir: "¡Aquí estoy! ¡soy creativo! ¡soy maravilloso!. Esto... ¡os lo vais a comer!". Tienes que hacer eso.
Si hay otras maneras de hacerlo, entonces, Dios mío, ya me la dirás.


Lo llevo en la sangre. Lo único que puedo hacer es componer música o interpretarla, y eso es lo que voy a seguir haciendo - creo que eso es lo que todos nosotros seguiremos haciendo - hasta que me muera. Si no hiciera esto, no tengo nada más que hacer.


20 años sin Freddie, pero con su legado intacto y ese rotundo mensaje: pase lo que pase, el espectáculo debe continuar.

miércoles, noviembre 23, 2011

Mongarquía (2)


¿Os acordáis de cuando había despedida y cierre en la tele? A lo mejor te quedabas sopa viendo "La Clave" y te despertabas. No sabías si soñabas o no cuando al entreabrir los ojos veías a Juan Carlos I con un niqui marinero. Pero entonces sonaba la Marcha Real y sabías... bueno... eso... sabías que era real.

(Os lo suplico, matadme, no puedo seguir así)
.

Mongarquía (1)


Cuando la cara de Juan Carlos salía en las monedas de 5 pesetas, aunque se tomara cuatro gin-tonics, se le complicara la noche y se chocara contra una puerta no se hacía tanto daño como ahora.
Era más... duro.

Jijiji
(Umm, creo que necesito ayuda)
.

domingo, noviembre 20, 2011

El finde: CINECLUB - 129 - Todo en un día


Ferris Bueller's Day Off - 1986 - Director: John Hughes

Reparto:
Matthew Broderick (Ferris Bueller)
Alan Ruck (Cameron Frye)
Mia Sara (Sloane Peterson)
Jennifer Gray

Guión: John Hughes
Música: Ira Newborn

La vida pasa muy deprisa, si no te paras de vez en cuando y miras a tu alrededor, te la podrías perder. De esa forma resume Ferris Bueller (Matthew Broderick antes de dar cosica) su filosofía de vida. Así fueron los 80, pasaron deprisa, tal vez sin estilo, pero qué mejor que una película de John Hughes para recordar que también hubo momentos buenos. Esta historia es totalmente trivial y absurda, justo lo que todo adolescente necesita (pajas aparte).  En su género, pelis de las 4 de la tarde, es de las mejores.

Ferris finge estar enfermo y eso le deja todo un día por delante para que lo disfrute a su manera. A priori no se entiende que su personaje sea tan popular, con una novia tan guapa, con planes locos que siempre funcionan... pero se ducha escuchando a los Sigue Sigue Sputnik y, sólo por eso, merece nuestro respeto.

No sé como será la versión original, pero la doblada contiene adjetivos anacrónicos maravillosos como: "drogata" o "pistonudo" y verbos que deberían volver como "escoñar". Abusa del humor chorras, pero de vez en cuando nos sorprende con cargas de ironía mucho más sofisticadas. Qué sé yo, tiene ritmo, es imposible que no le guste al adolescente que llevamos dentro (pendiente siempre de la última gran juerga, de que se consume la catársis que le conduzca a esa edad adulta que parece no llegar nunca del todo).

Además sale Charlie Sheen, antes de "Platoon". Y sale Jennifer Grey antes de "Dirty Dancing" y su rinoplastia (en ese orden). Si veíais "Spin City" os sonará Alan Ruck, que hace un papel de adolescente a sus 29 añazos. Y además estaba Jeffrey Jones, ¿os acordáis?, que siempre hacía de malo, hasta que le arrestaron por posesión de pornografía infantil y fue mucho peor.
Como veis, estos es algo fino, arroz inflado cubierto de chocolate, un cúmulo de alicientes sin fin, una película pistonuda.
.

jueves, noviembre 17, 2011

Des(ale)manes

Me encanta ese chiste de "Misterioso asesinato en Manhattan", cuando Woody Allen le explica a Diane Keaton que no puede escuchar a Wagner porque le entran ganas de invadir Polonia.

Richard Wagner, papada peluda.

Seguramente, la épica de la sangre y la lucha reflejada en la iconografía wagneriana era lo que más le molaba a Hitler. Pero es que también me gusta a mí, que soy tan pacífico que siempre elijo las negras jugando al ajedrez, para entrar en la contienda en legítima defensa.
Está claro que la asociación Wagner-nazismo ha sido una mala etiqueta. Principalmente porque es absurda. Por cierto, decía el vanidoso Wagner que su música no era solamente música, que significaba más que eso. Acojona ¿eh?. Así no habla el Consorcio, por ejemplo.

Otro alemán de fuerte carácter era Nietzsche. Fue amigo y enemigo de Wagner. Una vida entera da para esos vaivenes, ahora te ajunto, ahora no. A Nietzsche también se le ha vinculado con el nazismo. Otra vez el prejuicio fácil. Algunos malinterpretaron lo de la "bestia rubia" y lo del superhombre. Los nazis eran así, lo llevaban todo a su terreno. Los nazis eran como una suegra mala.

Vaya bigotazo que gastaba Nietzsche, ¿verdad?. El tío se tenía que comer las tostadas boca abajo.

Como curiosidad, os traigo algunas frases de Friedrich Nietzsche que desmontan un poco su imagen popular. A mí me parecen interesantes. Las leí en su día en ese brillante epitafio que es "Ecce Homo", las apunté en una libreta (cuadriculada como un prusiano) y hoy les doy salida sin ninguna razón, subconsciente aparte.

"El espíritu alemán es fruto de una indigestión, no lleva nada a buen término"

"Sólo creo en la cultura francesa, y considero que todo lo que se autodenomina cultura en el resto de Europa, y no digamos ya la cultura alemana, no es más que una equivocación".

"Lo que nunca le he perdonado a Wagner es haber condescendido con los alemanes, el que se haya convertido en un alemán del Reich. Alemania corrompe toda la cultura que toca"

"¡Pobre Wagner! ¡Dónde había venido a caer! ¡Si al menos hubiera caído entre cerdos!... ¡Pero entre alemanes!"

"Es inútil que busque en un alemán una manifestación de tacto, de delicadeza para conmigo. La he recibido de los judíos, pero, hasta ahora, nunca de alemanes"

"En mis instintos más hondos soy ajeno a todo lo alemán, hasta el extremo de que la simple cercanía de un alemán me corta la digestión".

"Al joven Kaiser alemán no le concedería yo el honor de ser mi cochero"

"Yo soy un aristócrata polaco pura sangre, por cuyas venas no corre ni la más mínima gota de sangre mala, y, menos aún, de sangre alemana"

Ya veis. Precisamente ese libro de Nietzche no lo leyeron, o lo quemaron sin querer en las hogueras de la Opernplatz.
Y no es el que tío estuviera haciendo un ejercicio de falsa modestia, porque en el mismo libro escribe:

"Porque lo que yo llevo sobre mis espaldas es nada más y nada menos que el futuro de la humanidad"

Aunque al final él sabía que iba a acabar liándola parda. Para bien o para mal.

"Sé cuál es mi suerte. Un día mi nombre irá unido a algo gigantesco, al recuerdo de una crisis como jamás la ha habido en la tierra, del más profundo enfrentamiento de conciencia, de un juicio definitivo, mediante un conjuro, contra todo lo que hasta ese momento se había creído, exigido y santificado. Yo no soy un hombre, soy dinamita"

Si es que cuando dejas que los niños jueguen con pólvora y fuego, pasa lo que pasa.
.

miércoles, noviembre 16, 2011

Colorario

Ojito, que vamos a explicar una cosa seria, matemática muy potente.
A lo mejor nos dan la medalla Fields, o a lo mejor nos mandan educadamente a tomar por culo. Pero yo creo que es algo importante y a esta investigación me he consagrado durante las últimas semanas.

Va, lo suelto. ¿Estáis atentos?.

"Cuatro" es más que 4

Las publicaciones científicas se pelean porque plasme los detalles del descubrimiento en un artículo. Mientras me decido os merecéis la primicia.
Cuatro > 4

Cambia el paradigma ¿o no?. Esto es así. Pensadlo bien.
La foto es de la estatua de Pitágoras. La mía está encargada pero todavía no la han terminado.

Bueno, que me voy a dormir ya. Acordaos de cerrar la puerta al salir.
.

martes, noviembre 15, 2011

Ya te lo decía yo...

Puntos de vista.
Clic para ampliar

Todo cambia si le aplicamos una perspectiva diferente.
Porque a veces en la vida a uno le parece una cosa y a otro le parece otra.
Es decir, a uno le parece YES y al otro NO.


Lo sabemos tú y yo. Lo sabe hasta ese memo colosal que te ha sacado de quicio hoy. Nadie tiene la verdad absoluta, nadie es completamente malo o completamente bueno... lo sabemos y caemos en la trampa una y otra vez.

No pasaría nada si los simios (y por extensión, los humanos) fuéramos capaces de vencer al más peligroso de todos los deseos. ¿Cuál es ese? El deseo de tener razón.
No suele confesarse (de hecho a mí no me pasa, que me registren, yo no, a mí nunca, qué va, eso vosotros a lo mejor). El deseo de tener razón está alojado en una zona agria de las entrañas que no se la comerán ni los gusanos.
El señor que profetiza el apocalipsis, a pesar de que el mundo continúe y cualquier cosa sea mejor que una lluvia de fuego y azufre, siente la desilusión paralizante de no tener razón.
El mismo señor (cenizo de muestra) siente una alegría sorda al enterarse de que su mujer le ha puesto los cuernos con todos los Papas desde Pío XII, que ninguno de sus hijos son suyos. Es un drama, sí, pero él tenía razón al sospechar.

Tal vez si nos olvidamos de los males (que casualmente nunca son culpa nuestra) y empezamos a creer que el futuro será brillante, exitoso y más justo... nos empeñemos de verdad en lograrlo.
Aunque sólo sea por tener razón.
.

lunes, noviembre 14, 2011

Once


Programé un post para el 11 del 11 del 11 a las 11 y 11.
Mejor dicho, creí haberlo programad. En realidad, no lo hice. Ahora me doy cuenta y, claro, ya no viene a cuento publicarlo.
Es desolador.
Ni siquiera puedo fiarme de mí mismo.
Soy el saboteador de mi propio blog, la carcoma de mis propias ideas.

Tal vez el viernes pasado y, por extensión, el Universo, mejoró gracias a causa de mi olvido, gracias a mi error.
Tampoco el lunes va a ser muy diferente porque yo os cuente esto.
.

miércoles, noviembre 09, 2011

Revísame el cárter

Los dibujos animados de antes sí que transmitían valores.


Bueno, a lo mejor los osos amorosos eran... demasiado amorosos (si es eso posible).
.

martes, noviembre 08, 2011

Esgritor


Si escribo un libro y comienzo luego una larga corrección que me lleva a cambiar todas y cada una de las frases que había escrito al principio.. 
¿Puedo asegurar que se trata del mismo libro?

Porque, objetivamente, tengo dos documentos de word con el mismo título pero con dos fechas diferentes y un contenido absolutamente diferente.
¿Puedo decir que ha escrito dos libros?.


Tras un fatigoso período de correcciones, se acerca el momento de dar por finalizada mi gran novela naturalista: "Animales Acojonantes".
Voy a contratar a gente para que la lean y finjan que les gusta.
Seguro que a ninguna de las grandes editoriales se le ha ocurrido nunca esta ideca.
.

lunes, noviembre 07, 2011

En pieza


Hay lunes felices: cuando hay puente,  cuando cobras, cuando te dan las vacaciones...
Hay lunes cuesta arriba, como hoy. Ni puente, ni cobro, ni vacaciones. Sencillamente: sedimentos de resaca, melancolía y ganas de trabajar (yo también estoy asombrado).

Esta noche, Alfredo y Mariano, Mariano y Alfredo, interpretarán su versión particular de "Esperando a Godot". Si hoy tampoco llego a chupármela, terminada la temporada de aquelarres, me resignaré, pediré una pizza y me sentaré frente a la tele sin volumen, a hacer sofisticados chistes por whatsapp del bigotazo de Campo Vidal.

Ha llegado el frío. Winter is coming. Menos mal que tengo toda la fe depositada en esta semana. Y si no en la siguiente. Alguna de estas próximas semanas será grandiosa. Habrá empezado con un lunes tranquilo, frío, meditabundo. Todas las semanas, las buenas y las malas, empiezan igual.
.

sábado, noviembre 05, 2011

La asombrosa historia del payaso Marcelino

Marcelino Orbes nació en 1873, en Jaca (Huesca). De familia humilde y esforzada, no sintió la llamada de la vocación hasta que en un viaje a Zaragoza conoció el circo.
Allí termina la primera parte de su vida.

La segunda parte tiene momentos difíciles, el desarraigo, la persecución de un sueño. Se marchó a Barcelona y se enroló en el Circo Alegría. Allí empezó a aprender el oficio.
Una caída truncó su carrera como acróbata. La tragedia permitió a Marcelino consagrarse a lo que de verdad le apasionaba, hacer reír.
Recorrió Europa. Primero como clown de relleno y, al final, como figura destacada.
Maestro de la pantomima, Marcelino se apoyaba en el gesto y no en la palabra. Su personaje era siempre bienintencionado, pero cada vez que intentaba ayudar a alguien encadenaba tropezones y líos, hasta la catástrofe. Era una especie de Pepe Viyuela, para que nos entendamos, pero con un siglo de adelanto. El público celebraba sus enredos con alaridos, carcajadas y saltos.


Los empresarios del teatro Hippodrome, atentos a la eclosión de nuevos talentos, le ofrecieron actuar en su espectáculo. Marcelino se convirtió poco a poco en el ídolo de Londres.
En el año 1900, el gran payaso compartió escenario con un niño disfrazado de gato, era Charles Chaplin. El genial cómico inglés le nombró en sus memorias como una de sus grandes referencias (obsérvese que su personaje, Charlot, compartía el alma del personaje creado por Marcelino).


La apertura en 1905 del nuevo Hippodrome en Nueva York, el mayor teatro del mundo con capacidad para 5.000 espectadores, certificaba el éxito de ese espectáculo que mezclaba el music-hall con el circo. Marcelino (o Marceline, como le conocían)  recibió una oferta imposible de rechazar. Como estaba acostumbrado a hacer, cogió sus maletas y subió a ese barco que le llevaría a su destino. Al muelle acudieron cientos de niños a pedirle que se quedara.
En Nueva York, su triunfo fue apoteósico. Sólo los elefantes y Marcelino repetían temporada tras temporada. Cabeza de cartel indiscutible, nadie podía negarle el apelativo de "mejor payaso del mundo" (o "el hombre más divertido de la tierra" como le definía un anuncio del New York Times). Buster Keaton dijo de él: "pienso que es el payaso más grande que nunca vi" (extracto del libro "Buster Keaton: interwiews" de Kevin W. Sweeney).
Tan popular era que se hizo un cómic con él de protagonista (clic para ampliar):



Tras aquellos años intensos, Marcelino Orbes decidió retirarse y dedicarse a otro tipo de negocios.
Sus inversiones en bienes inmuebles y en hostelería fueron un fracaso absoluto, una ruina. Perdió casi todo lo ganado, se divorció de su mujer y entró en una peligrosa espiral negativa.
El hombre que había compartido escenario de igual a igual con Harry Houdini, con los Hermanos Fratellini o la gran diva de la danza Anna Paulova, se veía obligado a empezar de nuevo. El mundo había cambiado muy deprisa, las  irrupciones fulgurantes de las celebridades del cinematógrafo habían borrado su recuerdo. Tenía que adaptarse, renovarse, pero Marcelino era terco, no quería cambiar ni una coma de esos shows con los que había conquistado el mundo. De alguna forma, se había rendido.
Volvió como payaso secundario en un circo de tres pistas, fue su último intento desesperado. "Incluso bajo el maquillaje parecía malhumorado, como si estuviera sufriendo un melancólico letargo", contó Chaplin del día en que fue a visitarle.
De ahí en adelante, actuó en cuchitriles de mala muerte y clubs de fumadores. Ya no podía permitirse la residencia señorial de Newark, sólo vagaba de hotel en hotel.

El 5 de noviembre de 1927 (hoy se cumplen 84 años), lejos de su casa, de su familia, de su éxito, en una habitación del hotel Mainsfield en la calle 50, sacó de su baúl todos los viejos trajes de clown, se arrodilló frente a la cama, extendió sus fotografías, sus viejos recortes, y se disparó en la cabeza.

Sólo encontraron 6 dólares en sus bolsillos. El sindicato de actores se ocupó de que fuera enterrado en el cementerio de artistas de Kensico. La corona más grande que adornaba el féretro provenía de Charles Chaplin.
A pesar de que su época de esplendor había pasado, el New York Times y el Washington Post llevaron su muerte en portada. Incluso la revista Time le dedicó un extenso reportaje.
El fulgor de las noches en las que era el Rey de Nueva York se esfumó en silencio.
La historia de ese aragonés, de ese hijo de un peón caminero analfabeto que, partiendo de la miseria, alcanzó la cúspide quedó, inexplicablemente, en el olvido.
Triste destino.
.

viernes, noviembre 04, 2011

Arte grande

Me vais a disculpar pero he tenido una semana complicada. No diré que he estado enfermo, porque enfermo de la cabeza llevo desde el primer día, pero algo flojete sí (fiebre, garganta, cuello, espalda...). He tenido que decidir a qué dedicaba el tiempo libre: trabajo y oración (opción A) o blog (opción B).
Como podéis imaginar, mi elección fue la B. Otra cosa es que, por lo que sea, la inspiración me haya hecho la cobra. Al menos he sido productivo, alegraos por mí y por España.

Para combatir mi falta de palabras, aprovechemos algunas ideas prestadas.
El ponente invitado de hoy es el Hematocrítico del Arte. Uno de los mejores rincones que se ofrecen en el vasto (con V) internet.

No os perdáis esa web, de verdad. Contiene joyas como estas:


"Los que no tengan aureola, a cenar al suelo" (Il apostoli marginatti)
Duccio Di Bonnisegna



"Hora de hablar sobre la vasectomía" (Il número di bambini sei insostenibili) 
Carlo Saraceni



"Complicado plan para sustituir a Cristo en la cruz por una monja"
(La santa estaffa al seguri)
Filippino Lippi


Lo dicho: El Hematocrítico del Arte.
Para aprender y descojonarse cosa fina.
.

miércoles, noviembre 02, 2011

Juego de tonos

Hoy os propongo un ejercicio. Mirad esta imagen:


¿Cuál de las dos caras de la figura os parece más oscura?
¿La de arriba? ¿seguro?.

Ahora colocad el dedo horizontalmente en la intersección de ambas.
¡Magia!

Lo habéis flipao ¿verdad?.
Yo no salgo de mi asombro.
.