jueves, enero 30, 2014

2001 (posts) una odisea despacio

El simbolismo de Stanley Kubrick con su película (suya, y un poco de Arthur C. Clark también) estaba bastante claro.
Los monos encuentran el monolito, anticipo de este blog, lo tocan, lo exploran con temor reverencial... y allí se produce algo, un chasquido de la conciencia que los conduce un peldaño más arriba (o más abajo, nunca se sabe cuál es el camino correcto) de la escalera evolutiva. Reconoced que también vosotros sufristeis esa inspiración misteriosa la primera vez que llegasteis aquí, simios descarriados del desierto.

Entonces, en un transición muy loca que dura unos segundos o 2000 entradas, llegamos al 2001, al futuro (ahora pasado) donde las naves espaciales interpretan un hermoso ballet espacial que hace que se duerman las personas con tendencia a dormirse en el cine. Como también sucede en este humilde blog.




La película es premonitoria en tantos aspectos que además encaja como un guante con nuestra entrada 2001. Porque cuando crees que la trama (o un post cualquiera) va en una dirección, ¡alehop! da un giro que nos sobrecoge.

Y estos son los temas posibles que vosotros habéis elegido para la próxima semana:

* Grupos heavies más desconcertantes de la historia (1 - 4)
* La Navidad (5 - 8)
* Cassettes de gasolinera (9-12)
* Grandes éxitos de la música en versión lolailo (13-16)
* Reuniones de vecinos (17-20)
* Bailes de graduación (21-24)
* Trajes regionales (25-28)
* Relaciones sexuales en coches (29-32)
* Trajes de baño de hombre (33-36)
* Bailes de puesta de largo (37-40)
* Gremio y ñapas en general (41-44)
* Especímenes que habitan los transportes públicos (45-48)
* La luz LED (49-52)
* WC que son un agujero y dos marcas para poner los pies (con una cuerdica saliendo de un falso techo para dar la bomba) (53-56)
* El carril de dentro en una rotonda de 4 carriles (57-60)
* Rellenos de aceitunas, ¿no hay un mundo de innovaciones aún por explorar? (61-64)
* El Cantajuegos (65-68)
* El vacío existencial (69-72)
* Los deportes de invierno: curling, saltos, bobsleigh, skeleton y luge, combinada nórdica... (73-76)
* Cómo Carmen J. es una empollona y ha ganado por hacerte la pelota (77-80)
* El libre albedrío (81-84)
* De por qué todos somos contingentes pero tú eres necesario (85-88)
* La fidelidad (89-92)
* Las orquídeas (93-96)
* TODOS LOS TEMAS A LA VEZ (97-00)

Conocéis el procedimiento: Hay un sorteo, que será el cuponazo del viernes (mañana), y según las dos últimas cifras del número premiado tenemos el ítem ganador. ¿Que sale el 12399? Cogemos la papeleta 99 y a ver qué pasa.
Ojito que si salen el 97, el 98, el 99 o el 00 toca festival.

¿Lo veis? esto ha sido como encontrar el monolito en Júpiter.
Y ahora un final inconexo conexo nexo exoesqueleto electo ectoplasma asmático Tico el ratón con acento de Willy Fogg... nos retrotraemos a un onírico encuentro con el protosimio de la nueva era y, hala, a cascarla. Todo el mundo a casa.

Buah... qué movie.

miércoles, enero 29, 2014

Defecto 2000


2000 posts
Si a veces parece increíble terminar de escribir solamente uno... escribir dos mil suena como escribir infinito.

No me puedo creer que, con el apuro, no haya repetido algún post, algún tema o alguna foto.
No me puedo creer que siga habiendo lectores desde el principio, y que quien más quien menos se haya tragado 400 o 500 entradas. Sois gente enigmática y con tiempo libre.

He estado pensando en la forma más adecuada de celebrar este magro magno acontecimiento.
No existe.
Pero a lo mejor podríamos hacer un pequeño juego y un sorteo. Os propongo decidir una semana temática de la Academia (la próxima, sin ir más lejos).
Vais a los comentarios, al facebook o al tuiter y proponéis temas que os apetezcan. Ya sea porque os interesan o porque queréis ponerme en un aprieto. Vale cualquier cosa, desde lo más concreto a lo más genérico. Así pongo los temas en una lista, les adjudico una papeleta, hacemos una rifa y me obligáis a enfrentarme a la vida, a mirar vuestros ojos como ascuas.
Luego yo haré lo que me dé la gana (como siempre).

Venga, os propongo esta idea. Así vosotros os evitáis lo de felicitarme por los 2000 posts y pasáis directamente a las propuestas. Hacedme temblar con vuestro ingenio.
Va, no seáis tímidos, dádselo a papi.

martes, enero 28, 2014

Le diskette (basado en un hecho real)

Hola, soy Hombre Revenido y creo que ha llegado el momento de confesar una cosa que me pasó hace tiempo. No puedo vivir sin compartir con el mundo esta vivencia.



Sucedió en la época pre-blog. Yo entré a trabajar en una pujante empresa de cosas de monos. Tenía ante mí un reto ilusionante, un desafío titánico. Y yo era joven, altivo, osado... también, por qué no decirlo, era un muchacho agreste, provechoso, ardoroso, fecundo, un poco intrépido y, sin duda alguna, pintiparado.

En mi primer día me dieron cuatro consignas básicas, soporté dos arengas, me presentaron a todo el mundo (y sus nombres se me olvidaron de inmediato, como suele suceder), probé el capuccino de la máquina y pregunté cómo iba lo de mi ordenador. Vamos, lo típico de cualquier entrada triunfal en una nueva empresa.
Los portátiles eran un bien escaso y tardaron un par de semanas en tener disponible el que me correspondía. Aunque era un elemento que parecía imprescindible para mi trabajo, pude leer documentación y familiarizarme con las cosas de monos utilizando un ordenador de sobremesa. El ordenador del simio nuevo, montado deprisa y corriendo por los del departamento de informática.

Se me antojaba imprescindible poder mover información de ese ordenador del curro a mi ordenador de casa y viceversa (porque entonces yo era igual de obsesivo que ahora). Por eso me agencié un diskette virgen y me lo llevé al trabajo. Comprar un CD me parecía un exceso, en un CD cabía una enciclopedia entera, un diskette sobraba.
Ese día, antes de marcharme, preparé unos cuantos documentos para ser grabados y trasladados. Saqué el diskette (daba gozo verlo, tan nuevo, tan brillante) y lo introduje en la diskettera con decisión.

Lo que sucedió después fue desconcertante. En lugar de hacer tope, el diskette entró con excesiva facilidad. Un presentimiento me invadió de pronto. Duró medio segundo. Tal vez menos. Pero cuando quise reaccionar ya no había remedio. El diskette ya no estaba en mi mano y lo escuché caer por dentro del ordenador.
¡No había diskettera!
Imaginad el desamparo del consultor novato.

Visualicé a ese diskette entre el amasijo de cables y circuitos. Va a petarlo todo, pensé. Pero no. El ordenador siguió funcionando. A la mañana siguiente comprobé que chuflaba como si nada. Yo temía que el recalentamiento del plástico fuera fatal y terminara provocando algún cortocircuito, un incendio o un desastre similar. Aunque la realidad era que el ordenador seguía impasible, mi portátil estaba en camino y yo era demasiado nuevo en la empresa para (al segundo día) pedirles a los del departamento de informática que me sacaran un diskette de dentro la torre. Lo medité durante ese tercer día y decidí que no diría ni una sola palabra sobre el incidente.

Pasaron los días, las semanas... Recibí mi portátil y el sobremesa se quedó allí, arrinconado.
Y sucedió lo que podéis imaginar. Me olvidé completamente del diskette y seguí con mi vida de simio alocado.

Con el tiempo hubo un traslado. Se movió a todo el mundo de sitio, se mandaron los sobremesa al taller y se reasignaron sin demasiado criterio. Entonces fue cuando perdí la pista de ese primer ordenador.
Y no, el diskette no lo terminó haciendo explotar. No hubo cortocircuito ni catástrofe. Pero un tiempo después comenzaron los rumores y llegó a mis oídos, nítida, misteriosa, la anécdota, directamente del departamento de mantenimiento.
Se habían encontrado un diskette dentro de un ordenador, pero no sabían de quién era. El diskette estaba en blanco (¡gracias a Dios!). Había un imbécil entre nosotros. Era un gran misterio.

Hice lo que hubiera hecho cualquiera. Ensayar mi sonrisa cínica de "quién habrá sido el gilipollas..." y seguir fingiendo. No había pruebas. Era el crimen perfecto. Un crimen innecesario, accidental y bobalicón, pero también perfecto.

Recuerdo vivamente ese momento en el que el diskette cayó dentro de la computadora. Clonc, clonc, clac... esa es la onomatopeya de la viva frustración. ¿Por qué no miré antes de meterlo?. Yo qué sé, entonces era un cachorro impulsivo; pocas veces miraba antes de meter nada.

Ahora reflexiono y siento que en la vida de cada simio hay una o varias experiencias así. Uno disimula y sale al paso. Hasta que de repente, una noche, el recuerdo se hace más vivo que nunca y sientes que tienes que gritar a los cuatro vientos...

¡¡Fui yo!! ¡¡El diskette era mío!!

Me voy a la cama. Gracias por vuestra comprensión.

viernes, enero 24, 2014

El thermo-premio

Thermozero Cómics es una revista acojonante que aglutina a lo mejorcito del cómic aragonés. No sólo han creado el primer cómic 100% peatonal sino que son, además, buenas personas.
Tanto que aprovechando que presentaban el número 5 de su revista en Bendita Ruina, sufrieron el asalto de este humilde mono que les pidió "unas revistillas, paaayos, que asín las rifaré en la Academia". Ellos, en lugar de pegarme con un palo de escoba (que hubiera sido la reacción natural) me dijeron que sí.
Chavales, hay que preguntar. El "no" ya lo tenéis. El palo de escoba roto en las costillas ya lo tenéis. Pero el "sí"... ¡el "sí" puede saltar cuando menos te lo esperas!

Así que nos han dado el número 5 (recién salido del horno):


Y también el número 3:



¿Por qué no nos han regalado el 4?
Porque fue un experimento fallido que acabó convertido en un monstruo y han tenido que recluirlo en las mazmorras de la editorial bajo siete llaves.
No, joder, porque se agotó. Igual que el número 5 se agotará si no os dais prisa. Esto del thermozerismo no hay quien lo pare. Todos los años son finalistas en el premio al mejor fanzine del Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Es una entrañable tradición catalana, como la sardana y los castellers.

Sé que con las pistas que di ayer alguno se había hecho ilusiones. Pero no, el premio no es una enciclopedia, ni un pastel milhojas, ni una planta. Pero tiene un poco de todo ello: es una compilación magnífica del saber contemporáneo, deja un sabor muy dulce y está en fase de imparable crecimiento, como una maceta cultural.

El premio corresponderá al que hoy gane la rifa (que explicábamos ayer).

Mucha suerte a todos.

jueves, enero 23, 2014

Numera numera... Viva la numeración


Ayer, en el vermú, cuando llegó el momento de pagar desaparecisteis. No me sorprende. Aquí aflojar la gallina poco. Os hemos malacostumbrado.
Haciendo la misma cuenta que hacen con las descargas: si cada vez que entrarais a este blog os cobráramos 5 euros, se habrían recaudado más de 4 millones de euros. Me debéis ese dinero y lo sabéis. No estaría de más que organizarais un crowdfunding de esos para que no me faltara de nada en la vejez.

Yo lanzo ideas.

Hoy no será ese día de cobro, podéis asomar la cabeza. Hoy toca regalar (como si no fuera suficiente con mis palabras, ahora os obsequio con cosas reales, no imaginarias).
Todos los que participasteis en el último Elige tu propia aventura mereceríais la recompensa. Bastante sufrimiento es seguir mi hilo mental. Pero el premio será sólo para uno.
Se viene la tradicional rifa.
No os olvidéis de comprobar que se os hemos asignado un número. Luego no se admitirán reclamaciones.

Explico una vez más el procedimiento. Se os dan 24 papeletas de 3 dígitos.
Si coincide con la terminación del sorteo del cuponazo de la ONCE de mañana viernes 24 de enero, el premio sorpresa es vuestro.

Va. Simulacro.
Si el número ganador de la ONCE fuera el 45998, la papeleta agraciada en la rifa sería la 998.
¿Comprendido?
¿Sí?
Me extraña...

Venga, reparto de papeletas:

* @alexdassaev (001-024)
* @Bich75 (025-048)
* @carmela_garcs  (049-072)
* @hermanoelectron (073-096)
* @monikova (097-120)
* @Nacho_U (121-144)
* @slivia (145-168)
* @sweetsinazucar (169-192)
* Albert (193-216)
* Ana (217-240)
* Anniehall (241-264)
* Arantxa (265-288)
* Aras (289-312)
* Bicnaranja (313-336)
* Burbuja (337-360)
* Cardo (361-384)
* Carmen J. (385-408)
* Carolina Milan Gonzalez (409-432)
* El chico de la Consuelo (433-456)
* Exseminarista ye-ye (457-480)
* Gonzalo Viveiró Ruiz (481-504)
* Javier Marquina (505-528)
* Loqueleo (529-552)
* Lore (553-576)
* Manolo "el Comunista" (577-600)
* Molinos (601-624)
* MuTra (625-648)
* NáN (649-672)
* Niamh (673-696)
* Niño desgraciaíto (697-720)
* Nisi (721-744)
* Paqui (745-768)
* Patricia (769-792)
* Peter (793-816)
* Phaskyy (817-840)
* Rita Stoney (841-864)
* Saramaga (865-888)
* Speedygirl (889-912)
* Ther (913-936)
* ZoeRavenclaw (937-960)


¿Qué sucede si el número ganador está entre el 961 y el 000? Pues lo de otras veces, se repite la rifa.
Si no hay ganador en el sorteo del viernes, pasamos al sorteo del sueldazo del sábado. Y si no se resuelve, al sorteo del sueldazo del domingo. Y si no, al del cupón del lunes, etcétera.

¿Cuál es el regalo sorpresa?
Os lo desvelaré mañana.
Puedo anticipar algunos datos: Tienen (plural) hojas (plural también).

Guardad vuestras papeletas a buen recaudo.
Para uno de vosotros será la gloria.
Para los demás, las hieles del fracaso.


_________________________

ACTUALIZACIÓN:
La papeleta ganadora es la 405. Por lo tanto: el premio sorpresa es para Carmen J.

miércoles, enero 22, 2014

Vermú

Hoy es festivo en Huesconsin. Se celebra San Vicente y San Vermú.
La gente aprovecha para ir de compras a Zaragoza, o para irse a esquiar o para entregarse en cuerpo y alma a la gastronomía.


Si me haces el favor de echar una croquetica a la sartén y abrir ese tonel de vino...

martes, enero 21, 2014

Doloroso orgullo

Clic para ampliar


This is Spain.
Por cosas como esta, a pesar de los pesares, somos una potencia mundial del humor.

viernes, enero 17, 2014

Elige tu propia aventura - REMOLINOS (y 6)



Sede central de la CBC (Colored Books Corporation), Mordor, 7 de enero de 2014
¡¡¡FLASHFORWARD!!!

Llegan los currantes como ríos de lava, apelmazados, pegajosos, al rojo vivo. Tienen por delante una semana laboral de 4 días y, sobre todo, una jornada por delante en la que hablar de los juguetes que les han traído los Reyes. Puede distinguirse a simple vista a quién le han traído carbón. A Cedric, por ejemplo, que observa su café taciturno.

En el semblante de Molinos no se adivinan grandes emociones. Y eso que sus compañeros de pradera esperan encontrarlas porque conocen cierto post reciente de su blog. Ese hieratismo es ahora lo más sospechoso. ¿Qué llena de paz a Molinos?, se pregunta Morenaza. Y sobre todo, ¿por qué está como ida? ¿le ha pasado algo realmente?
Puede ser normal que el día en que vuelves de vacaciones no recuerdes exactamente tus rituales con la taza de té. Pero ya no lo es tanto cuando lo que haces es sustituir el té por un minibrick de cacaolat... ¡¡de vainilla!!
A lo mejor es sólo un brote de estrés post-vacacional, elucubra su compi. A quién no le ha pasado.
Morenaza piensa estas cosas mientras ve a Moli sacar algo de una bolsa. Es un paquete envuelto... contiene un marco... con una foto... ¿de un alimoche?.
Agarra a Molinos y la zarandea unos segundos. "¡Vuelve!", grita. Luego le pregunta: "¿No habrás estado haciendo tai-chi?"



Aeródromo de Loures, 29 de diciembre de 2013 (por la tarde)

Aniceto está groggy, le podrían contar diez como a los boxeadores o cien como en el escondite y no se levantaría. Escucha las voces que debaten a su alrededor. Una de ellas, imagina, es la de "la otra mujer" que han visto junto al avión.
- ¿Y qué hacemos con estos? ¿los matamos? - dice un sicario en inglés, con bastante acento ruso.
- Sí, matémoslos. - Responde en español la mujer, y a Aniceto le rebota el alma en el suelo - Y luego los cortaremos en pedazos, los mezclaremos y los dejaremos abandonados en tres sitios diferentes. Así, cuando los descubran los de homicidios, se quedarán perplejos al ver cadáveres mezclados en tacos pequeños como un rompecabezas, o como una baraja, o como la recombinación del ADN.
- OK, irré porrr pistola y hacha.
- ¿Pero no ves que es broma, alma de cántaro? Natascha, ¿dónde contratas a esta gente?
- Serr prrimo segundo. Muy valiiente, pero una poquito torpe - Aniceto reconoce la voz de la rusa.
- Pues si no tiene sentido del humor que haga un cursillo. A ver, vosotros, meted a estos tres infelices en el avión y vámonos de aquí pronto que se nos está haciendo tarde.



Colonia NR, Isla de Madeira, 30 de diciembre de 2013

Ropa blanca, sencilla, elegante. La han encontrado por la mañana en los armarios del apartamento que comparten los tres en ese recinto paradisíaco junto al océano. Alguien llama a la puerta y Aniceto reconoce la voz de la mujer del aeródromo, que se presenta como Oriana Lucchese. Tras una parrafada en portugués se lleva a Joao y deja a los otros dos con su sonrisa de despedida y un folleto explicativo, muy breve, que empieza con una frase sospechosa "usted puede moverse por aquí en completa libertad (dentro de unos límites)".
"Aquí", se queja Gonzalo, "aquí... ¿y dónde es aquí?".

Vuelven a llamar a la puerta y entonces... aparece.
Han recorrido cientos de kilómetros en coche, tren, avión y ascensor para encontrarla. Ahora no saben qué decirle.
- ¿Quiénes sois? - pregunta Moli, risueña - Iba a probar la clase nueva de tai-chi y me han mandado para aquí, a conocer a unos españoles.
- Yo soy Gonzalo, del blog de los consultores blablablá...
- ¡No fastidies!
- Y yo soy Aniceto, el chico de la... bueno, no, no tengo blog.
- ¿Y qué hacéis aquí?
- Hemos venido a buscarte - suelta Gonzalo, aunque tras la carcajada de Molinos se ríen todos, sin saber muy bien de qué.

- Qué alegría conoceros, y qué pena lo de la firma de libros, pero ya ves, la vida está llena de sorpresas. Me raptaron un poco al principio, luego ha molao trillones. Este es el lugar más asombroso que existe. Sin exagerar.
- Pero... - Aniceto intenta comprender.
- ¡Y está Bruce!
- ¿Qué Bruce?
- Bruce Lee, no te fastidia... qué Bruce va a ser...
- Springsteen - intercede Gonzalo.
- El Boss - remarca Moli.
- Muy buenos diccionarios - replica Aniceto sin pensar.

Pasado el shock inicial se relajan durante la comida. Moli explica que esa tarde desembarcará su familia en pleno. Y no sólo se enteran de eso...
- ¿Te acuerdas de lo que escribió Hombre Revenido sobre que el Papa Francisco no murió en aquel incendio tremendo del Vaticano? - pregunta Moli a Gonzalo, pero la emoción le lleva a responderse rápidamente - ¡Pues es verdad! ¡Lo he visto aquí!
Les cuenta que también ha visto a mucha otra gente brillante.
- He visto a Paul Auster y, escuchadme bien, ¡a David Foster Wallace!
- ¡No puede ser! - grita Aniceto.
- Increíble - sobreactúa Gonzalo.
- No sabéis quiénes son ¿verdad?
- Yo es que de música moderna...  - a Aniceto se le enciende una bombilla - ¿Y Michael Jackson?
- ¡¡Sí!! Está aquí también - Moli disfruta de recordar lo que flipó la primera vez que se enteró de que estaba vivo. - Esta gente es la leche, son como los Dharma pero bien vestidos.

El atardecer encuentra a nuestros dos investigadores dando patadas a una lata. Oriana Lucchese, la mujer de grandes ojos que les ha llevado hasta allí, sale a su encuentro, un poco preocupada por si el golpe en la cabeza les ha dejado alguna secuela. Descubre que están confundidos y decide echarles un cable (como el escritor de una historia que sabe que no puede negarle una explicación clara al lector que ha llegado hasta este punto).
¿Por dónde empezar? ¿qué tal si empieza por explicarles qué significa NR?
- Nuevo Renacimiento es este lugar y la idea que lo inspira. Nació a principios de los 90 de la mano de un grupo de benefactores anónimos, justo cuando empezaba a verse que a pesar de caer el muro de Berlín nuestro supuesto progreso nos llevaba a la deriva. Aquí conviven perfiles seleccionados de las ciencias, de las letras, de la creatividad más iconoclasta, y gente con aportes pequeños e imprescindibles. Todo el mundo es libre de aceptar la llamada, pero una vez dentro somos una comunidad y el beneficio del prójimo y de la humanidad pasa a ser tan importante como el propio.
- A ver, a ver... ¿Michael Jackson? ¿Paul Foster? ¿David Auster Wallace? ¿¿Ibáñez la tenista? ¿Kournikova el dibujante...? ¿Cómo se ha podido pensar y construir un lugar así para todos ellos? - pregunta Aniceto.
- Es muy sencillo - responde Oriana - entonces no había internet y cundía mucho más el tiempo.
- O sea, esto es como un último reducto ¿no? ¿un Arca de Noé? - Gonzalo se aproxima en pasos cortos como un hambriento jaguar dialéctico.
- No, para nada. Es mucho más simple. Esto es sólo un banco de pruebas para las utopías que acaban cambiando el mundo. ¿De dónde te crees que surgió el discman? ¿o la idea de llevar la camisa por fuera, sin ir más lejos? ¿o te crees tú que la viagra se inventó sola?

Ellos no están invitados a Nuevo Renacimiento. Aunque pueden quedarse el tiempo que quieran.
Gonzalo, que sabe que no ha avisado en casa y le va a caer una bronca importante, pide volver a pasar la nochevieja con los suyos, una vez que ha comprobado que Moli está bien. "Claro, por supuesto", dice la mujer, "pero recuerda que aunque quieras nunca podrás hablar de NR; ya se ocupara de ello nuestro equipo de hipnosis".

Joao está exultante. "A lo mejor me contratan de bedel", dice al reencontrarse con Aniceto. Esa misma noche, tomando una zarzaparrilla, el más avispado investigador de la FIFA se propone aprovechar la fiesta de fin de año para descubrir qué se oculta tras esa idílica y sospechosa organización.




Colonia NR, Isla de Madeira, 31 de diciembre de 2013

Serán una comunidad de élite que salvará al mundo de su autodestrucción y todo que quieras, pero no comerse las 12 uvas, amos, en qué cabeza cabe... Aniceto piensa en otra cosa mientras se descuelga del muro que antes ha escalado. El único edificio con un "prohibido el paso" escrito en la fachada ha sido el elegido para empezar su investigación. Como pasó con el árbol de la sabiduría en su momento.
Sus años de aprendizaje en el circo lo dotaron para estos alardes de chimpancé. Ir de lugar en lugar, sin un hogar en el que echar raíces, forjó su peculiar carácter, frío y concienzudo en su tarea, ajeno a la nostalgia ante el rumor de la cuenta atrás. Estallan los vítores y los fuegos artificiales, ya es oficial, ya es 2014. Aniceto está dentro del edificio. Saca un puñado de uvas de su bolsillo, hace el ruido de las campanadas con la mente y se las zampa.

Esperaba un secreto, pero no ese. Esperaba un impacto, pero no como aquel.
Tras deambular por los pasillos simétricos de esa especie de laboratorio-hospital, encuentra a Molinos inierte sobre una camilla. Cae de rodillas, profundamente conmovido, con la penumbra impresionista afilando sus rasgos. "¿Cuándo te han hecho esto esos canallas?"
- Todo el mundo es uno, también dos o tres - una luz blanquísima lo inunda todo de pronto y escucha esa frase en la voz de Oriana, la mujer que les ha traído hasta allí, que ha jugado cruelmente con ellos.
- Pero ella es cero, es nada, está muerta - responde Aniceto con repentino aplomo.
- No seas agonías, haz el favor de escucharme. Esta isla es también la del cambiazo. Yo era la Hermana Fernández y morí ante los ojos del mundo en el Vaticano. Mírame ahora, con otro nombre y otro destino mucho más laico y más gratificante.

Empieza a entrar tanta gente a esa sala que parece una fiesta sorpresa (porque muchos todavía llevan gorro y matasuegras) o la resolución de uno de esos sketchs de cámara oculta. Entonces entra Moli, andando despreocupada. Ve su propio cuerpo en la camilla, abre mucho los ojos, luego los cierra y siente que le fallan las piernas.
- ¿Ves, merluzo? Por eso aquí la información se va dosificando - riñe a Aniceto. - Salvo que haya sido dado por muerto, el que se une a Nuevo Renacimiento ha de cerrar de alguna forma su pasado. Aquí solamente cabe su familia, nadie más. Puedes elegir huir sin dejar rastro o... esto.
Oriana acciona una palanca y la Moli-2 se pone en pie. Sonríe a todo el mundo y observa expectante y tímida a la vez, como si estuviera en una firma de libros.

Aniceto empieza a comprender. Por eso sigue habiendo una Gloria Estefan o un Prince de garrafón en el mundo. Tras el Hotel Boston (y el resto de lugares de captación) no volvían a ser los mismos, ¡¡y era literal!!
- Cuando uno quiere puede eliminar o incluso matar a su réplica en el exterior - explica un señor con bata, gafas y guirnalda hawaiana al cuello - Michael Jackson lo hizo.
- En el caso de Mandela, por ejemplo, el hombre real murió antes que la copia. - Explica Oriana - Y es una pena, a Madiba le hubiera encantado la anécdota del intérprete de signos.

- ¿Entonces esta replicante irá a trabajar a Mordor por mí? - se interesa Molinos por la jugada.
- Sólo si tú quieres - responde Oriana.
- ¿Dónde ha que firmar? - Moli alza su copa de gintonic con sombrillita.


Amanece un nuevo año en Madeira, que es un sitio como cualquier otro para empezar un camino de vuelta. Rodeado de la gente conocida, Aniceto, whisky de pensar a medias entre el vaso y el estómago, tiene muchas preguntas todavía.
- ¿Y yo no me puedo quedar?
- Ya te lo hemos explicado, hacen falta dos dones verdaderamente especiales para quedarse - le explica Oriana - ¿tú los tienes?
- No, imagino que no - se resigna. - ¿Cuáles son los tuyos, Moli?
- El comité de maternity de la comunidad necesita mi ayuda filosófica. Lo segundo... bueno, imagino que todos los libros de colores de la comunidad no se van a ordenar solos.
- Oh, vale, entiendo. Pero ¿y Natascha? ¿cuáles son sus dones?
- Serr concherrtista di piano destacada en Rusia, y extrrrraorrrdinarria felatriz.


El helicóptero va a despegar. Aniceto no acaba de ver del todo claro que la historia esté acabando bien.
- Si al menos retomaras el blog... no puedes dejarnos así.
- Pero... ¿y qué escribo?
- Ya se te ocurrirá algo. Ocultar todo esto es, de por sí, una tarea muy divertida ¿no crees?. Y tu clon te mandará información semanalmente... Para empezar, prueba con temas así raros: la niebla, el twitter... y en cuando le vuelvas a coger el punto te lanzas a los despellejes.
- ¿Sabes lo que te digo? - Moli se envalentona - que tienes razón. ¿Qué haría yo sin el blog? ¿ganchillo?



FIN

miércoles, enero 15, 2014

Elige tu propia aventura - REMOLINOS (5)



Una playa desconocida, mañana del 30 de diciembre de 2013
¡¡¡FLASHFORWARD!!!

Molinos llora. El mundo a su alrededor se detiene como gotas de melancolía en una fuente de sueños y trenza de Almudévar. Llora Moli cuando recuerda el majestuoso buffet libre del desayuno que acaba de disfrutar. Ahora va a poder visitar la piscina cubierta y nadar un rato en el turno de los recién llegados, junto a los que, como ella, están todavía en cuarentena informativa.
Tiene una entrada del blog escrita en la pantalla de su ordenador, pero no tiene ganas de releerla. Está a punto de salir del apartamento cuando, en un arranque de coraje, corre hasta el ratón y pulsa Publicar.

El post dice así:
Pues hasta aquí hemos llegado. Las cosas o se hacen bien o no se hacen. O se bebe o no se bebe, pero nada de cerveza sin alcohol, ni licores sin, ni  leche semidesnatada. Tonterías las justas. 
Se acabó "Cosas que (me) pasan" porque últimamente (me) pasan demasiadas cosas. Hasta el infinito y más allá. 

 Ya está. Ya lo ha hecho, piensa Molinos. Ahora natación.



Zaragoza, mañana del 29 de diciembre de 2013

Gonzalo explica su plan: "Seguimos a la rusa hasta su tren, y una vez que sepamos cuál es su tren (nunca antes) nos colamos en su tren".
Joao argumenta que es bastante difícil colarse en un AVE, y que sería más sencillo comprar los billetes. Aniceto y Gonzalo se ríen. Ir a comprar los billetes... "¿Y si cuando vamos a por los billetes el tren se va?", contesta Aniceto. La solución más "segura" es viajar de polizón. "Además es mucho más barato", añade un envalentonado Gonzalo, surfeando la ola de su segundo carajillo.

Al final colarse ha resultado más sencillo de lo que todos pensaban. Natascha ha llegado a la vía 3: AVE Zaragoza-Madrid-Lisboa...
- ¿Desde cuándo hay un AVE a Lisboa? - se asombra Gonzalo.
- Desde ayer - responde el portugués - desde ayer por la tarde. Han sido los de Renfe, que le han querido dar una sorpresa a Rajoy.
- Qué gente más sana - se conmueve Aniceto, a sabiendas de haberse cagado muchas veces en su web en el pasado.
Improvisar significa no tener que decir nunca lo siento. Ha sido ver a Natascha acceder al veloz ferrocarril y, de repente, encontrar frente a sus ojos la solución. Joao, que tiene más cara de bueno, se ha acercado a preguntarles la hora y, ¡zasca! ¡zasca! ¡zasca! tres macucazos de kárate inventado y a dormir un rato.
Tras el cambiazo, Gonzalo hace el papel de revisor, el portugués sigue bordando a la perfección su rol de barman y Aniceto es una perturbadora azafata.
"¿Vosotros creéis que esta falda me hace gorda?" "No me habré pasado con el colorete ¿verdad? no quiero parecer una furcia" "¿Que qué me pasa? No sé, vosotros sabréis".
Tal vez Aniceto se ha metido demasiado en el papel, pero cualquiera le dice nada.

Se juntan los tres de nuevo en el bar. Han localizado a la rusa y ahora sólo les queda vigilar que no se baje en cada una de las paradas intermedias. Conservan la ropa propia en una bolsa de deporte que llevaba el revisor. Allí acude Aniceto para rescatar de un bolsillo de su pantalón el folleto de New Relax encontrado anoche en la habitación de Moli.
"Vamos a llamar a Molimadre. ¿Os acordáis de que apunté aquí el número?"

- ¿Sí? ¿quién eres? ¿qué pasa?
- Buenos días, señora Molimadre, llamaba para preguntarle por su hija Molinos...
- ¿Qué ha hecho ahora?
- No, no ha hecho nada, sólo...
- Mira que se lo dije. Sobre todo guarda la verdura, que se pondrá mala.
- Ya pero...
- Seguro que se le ha olvidado.
- Esto...
- Las cajas. Deja las cajas y mándame un mensaje o algo. ¿Tú crees que me escucha?
- Mujer, yo...
- ¿Pues no se nos lleva ahora de viaje? Han llegado billetes de avión para todos de su parte. De un tal Navidad Resort.
- ¿¿NR??
- Sí, NR. La verdad es que Navidad Resort es un nombre bastante hortera.
- Tenga mucho cuidado. Puede ser una trampa de una organización conspirativa internacional muy peligrosa...
- Ajá...
- Podrían ser francmasones reptilianos...
- Ajá...
- O los illuminati ¡Podrían ser los illuminati!
- Sí sí, los illuminati abascal... ¿tú no serás uno de esos descerebrados del blog?

Se corta. Tres pitidos como un estertor de muerte. Fin de la batería. Demasiado Candy Crush para un adulto.
El misterio seguía vestido bajo siete velos. Sólo les quedaba esperar a que ese gusano veloz de aleación de alumnio llegara a su destino.

Al llegar a Lisboa, Joao siente la obligación de tomar el mando de las operaciones. Para eso está jugando en casa ¿no?. Su presencia de ánimo es grande, hasta que se da un golpe en el hueso tonto del codo y se viene abajo.
Con el recuerdo de la primera copa en el piano-bar del Hotel Boston y cierta resaca anticipada, Gonzalo y Aniceto se preguntan: ¿qué demonios estamos haciendo en Lisboa al mediodía?
Están tan acostumbrados a seguir a la rubia que ya lo hacen de forma rutinaria. En cautelosa persecución en taxi se dan cuenta de que están saliendo de la ciudad. Los dos españoles se temen una emboscada y se plantean abandonar. Pero Joao consulta con el taxista angoleño y asiente convencido. "Van a un pequeño aeródromo abandonado en Loures, estoy seguro".

Sin que sirva de precedente, aciertan los tres.
Inician a pie su acercamiento al aeródromo. Ven a través de la valla a la rusa y a otra mujer. Ambas están junto a un bimotor de pequeño tamaño. El reto es cada vez mayor. ¿Cómo van a colarse allí dentro?
La solución les golpea por sorpresa con admirable simetría. Unas horas antes ellos daban el macucazo. Ahora lo reciben con resignación, ¡zasca! ¡zasca! ¡zasca!
Quedan los tres cuerpos doloridos, semi-inconscientes, a merced del infausto voto del destino.


* Si quieres que la historia acabe bien, vota BIEN
* Si quieres que la historia acabe mal, vota MAL
* Si prefieres que sea la historia la que acabe con este pobre monillo enfermo, vota INCONCLUSA


Puedes votar en los comentarios del blog, en la página de facebook o con una mención en tuiter.
Entre todos los participantes se sorteará un regalo sorpresa. Sólo tienes que votar una única vez durante la semana y tendrás un número en la rifa.

lunes, enero 13, 2014

Elige tu propia aventura - REMOLINOS (4)



Una playa desconocida, atardecer del 29 de diciembre de 2013
¡¡¡FLASHFORWARD!!!

Moli vuelve de su paseo por la playa. Sonríe al entrar en su acogedor apartamento. Igualito que el Hotel Boston, piensa. Sabe que toda esta aventura da para un post monumental y sin embargo no tiene ganas de escribirlo. De repente le da por pensar que pasado mañana es nochevieja y todavía permanece aislada, sin noticias de su familia. Piensa en el buffet libre que ha visto de reojo, preparado para la cena y se le pasa un poco la morriña.
Molinos confía en ellos. O al menos quiere confiar, que es una forma de sobrellevar el cautiverio. Al principio ha pensado que es síndrome de Estocolmo, pero ahora está convencida de que saben lo que hacen.
Alguien llama a su puerta. Es Natascha. La rusa saluda con un movimiento de cabeza y le da una bolsa marrón de papel. Allí encuentra Moli su teléfono móvil y una nota que dice: "Mañana desactivaremos los inhibidores de señal y podrás utilizarlo. Gracias por tu paciencia".

Tras disfrutar de una cena de galaxia michelín,  vuelve a su apartamento con un palillo en la boca y gintonic en la mano. Le apetece estar a solas. Se cambia de ropa y descubre un nuevo presente de su anfitriones, un ordenador sobremesa gris sucio, encendido, conectado a internet. Ojalá supiera algún truco informático de esos que te permiten descubrir dónde estás exactamente.
Mientras tanto echa un vistazo a las noticias, intenta mandar un email pero comprueba que han capado las webs de correo. ¿Y el blog? Abre blogger con normalidad. Quiere escribir algo. Comienza a teclear. Lo borra inmediatamente. Tiene que pensar muy bien cuál va a ser su mensaje.


Zaragoza, 29 de diciembre de 2013 (de madrugada)

Los tres hombres, empapados por los aspersores anti-incendios y por la intriga, se juegan a los chinos el próximo movimiento. Hacen un poco de trampa entre todos para que gane la opción de ir tras Natascha. Esa rusa avinagrada no les ha contado la verdad, y salen tras ella, arriesgándose a una pulmonía triple (porque son tres).
Natascha anda muy rápido, sin mirar hacia atrás, hasta que una furgoneta se detiene a su lado. La mujer se da la vuelta y les descubre en la distancia. Hace un gesto al conductor de la furgoneta y sube por la puerta de atrás.
"¡Se escapa!" piensan con aplastante lógica los tres agentes de la T.I.A. mientras la rusa se escapa. "Yo me ocupo", interviene Joao. Da un respingo Aniceto cuando ve al portugués sacar una pistola automática del bolsillo y parar uno de los pocos coches que circulan por la calle.
- Bájese del coche ahora mismo - requiere Joao, con cara de pocos amigos.
- Porque tú lo digas, co - le responde el ocupante del vehículo. Está claro que el espía portugués no ha medido bien en qué ciudad está.
- Bájate o disparo - amenaza.
- Marcha a cascarla, modorro.
La situación se bloquea. La furgoneta se escapa y entre todos intentan hacer razonar al conductor.
- Necesitamos su coche, es un asunto de seguridad nacional - tercia Gonzalo.
- Vale, co, pero os llevo yo.

Se montan en el peugeot 406 y empiezan una persecución vertiginosa... entre semáforo y semáforo.
- Me cago en la oscuridad - se queja Gonzalo - desde lo del tranvía no hay quien circule.
Los parones absurdos, las esperas exageradas, la ausencia total de sincronía entre semáforos les permiten fijarse en detalles curiosos, como la rotulación de la furgoneta: NR, Network Resources. A Aniceto le suena mucho ese logo, pero no dice nada porque el portugués les está contando algo que les deja patidifusos.
"... y se cree que operan en muchos lugares, uno de ellos el Hotel Boston. Por eso me infiltré como camarero. Analizando el libro de visitantes ilustres descubrí una cosa..."
Joao contaba cómo la carrera de Michael Jackson había caído en barrena tras su paso por el Hotel Boston en 1995. Tampoco Tom Jones, el tigre de Gales, había grabado nada relevante desde su visita en 2001. Había otros casos: Gloria Estefan o Anna Kournikova cuya última final en las pistas de la WTA había sido dos meses antes de alojarse en el Boston. No han vuelto a ser los mismos Francisco Ibáñez o Juan Mari Arzak. Allí está sucediendo algo.
- ¿Y crees que la desaparación de Molinos tiene algo que ver en esto? - se interesa Aniceto.
- Puede que sí.
- ¿Y las cámaras de seguridad? ¿qué captaron? - repregunta Gonzalo.
- Nada. Eso es lo extraño. Puede verse a Moli entrando por la puerta, haciendo el check-in... pero en ningún momento se le ve salir.
Se encogen de hombros los cuatro ocupantes del vehículo. Acaban de descubrir a dónde se dirige la furgoneta, pero no hay que descartar que sea un truco. Cuando la furgo aparca, pasan de largo con sigilo. El conductor anónimo les deja a la vuelta de la esquina, y antes de marcharse les da un abrazo a cada uno y les regala unos adoquines del Pilar.

Las grandes basílicas suelen sobrecoger al visitante con su oquedad fresca y solemne. Por eso la Estación de Delicias debe de ser una de las más logradas, porque dentro, piensan, se fabrica todo el frío del sur de Europa. La rusa se mueve como pez en el agua, recordando con nostalgia su Siberia natal. Deciden separarse para continuar con el espionaje sin levantar sospechas.
Joao observa a Natascha dejar una mochila con las iniciales NR en la caja de seguridad 419. Allí se esconde algo importante, piensa
El portugués la sigue en su deambular errático por la estación hasta que, ¡ajá!, la mujer compra un billete en el mostrador del AVE.
Ya está preparado para dar el informe a sus compañeros. ¿Qué habrán descubierto ellos? Nada. Los encuentra en el bar, tomando un carajillo.


* Si decides abrir la caja 419, vota CAJA
* Si decides seguirla hasta el tren y colarte, vota POLIZÓN
* Si piensas que hay que dejarse de rodeos y detener de una vez a la rusa, vota DETENER


Puedes votar en los comentarios del blog, en la página de facebook o con una mención en tuiter.
Entre todos los participantes se sorteará un regalo sorpresa. Sólo tienes que votar una única vez durante la semana y tendrás un número en la rifa.

viernes, enero 10, 2014

Elige tu propia aventura - REMOLINOS (3)


Una playa desconocida, atardecer del 29 de diciembre de 2013
¡¡¡FLASHFORWARD!!!
(qué susto ¿eh? pues haber elegido muerte)

Sigue echando en falta muchas cosas, su teléfono, su maleta, esto... su familia, por supuesto. Pero ellos le han insistido en que no se preocupe, que todo va a arreglarse pronto. Claro que sí, lo mejor para que una no se preocupe es que le digan "no te preocupes". Esas tres palabras lo arreglan todo. Qué cojonazos, de verdad.
Se hostiliza y se deshostiliza un par de veces por hora. Acaba de dejar de llover y sale a pasear por la arena mojada, disfrutando del suave invierno, del rumor del oleaje.
Como buena inviernófila, Moli saborea ese paisaje mortecino, saluda a las gaviotas que, muy serias, pasean como señores decimonónicos con bastón, sombrero y monóculo.
La bloguera mira al horizonte. Piensa, ¿me estarán buscando?. Piensa, ¿habrá ido bien la firma de libros?.
Luego se acuerda de que faltó la autora. No, se convence Molinos, definitivamente la firma de libros salió regular.


Zaragoza, 29 de diciembre de 2013 (de madrugada)

En el figurado bunker bajo la cama, Aniceto susurra su sofisticado plan a sus acompañantes. "A la de tres salimos", dice. Gonzalo alza el pulgar. El del bigote dice que no con la cabeza. Ganan la votación.
"Uno... dos... " el tres no llegan a decirlo. Salen apresuradamente en "modo combate loco", en modo "humor amarillo" y reciben el primer bofetón metafórico cuando ven que la mujer les está esperando y remarca: "¡¡tres!!". Transcurre medio segundo de estupor, se quedan congelados, escrutándose desde la distancia, cuatro intrusos pillados mutuamente en un slow motion del tú-la-llevas. Al final, por una cuestión de magnetismo animal, concentran la mirada en la chica rubia de marcados rasgos eslavos. Reconocen a la pianista del hotel. Es como si el after del piano-bar ocurriera en la habitación de Molinos. Pero allí no van buscando rollo... ¿o sí?
- Permítame presentarme - se acerca Aniceto.
- Ni se ti ocurrra, mequetrrreffe - amenaza la mujer blandiendo un spray antiviolación.

"¡Interroguemos a la rubia!", grita Gonzalo mientras les hace un gesto con su mano derecha, la señal de carga de los cosacos. Por lo que sea, ninguno de sus aliados le sigue y acaba derribado por la mujer en memorable zancadilla de judo. Levanta la mirada desde el suelo a modo de reproche y Aniceto no sabe qué hacer. El señor del bigote no lo duda. Se saca el calcetín de la boca y dice "haya paz". Muestra su placa: "Joao Tavares, servicio secreto portugués".
Desde la moqueta multicolor Gonzalo se ríe. "Vosotros no pintáis nada, ni siquiera en Portugal", reprocha incorporándose. "Gonzalo Viveiro, servicio secreto español".
Aniceto siente que es su turno, como en esas reuniones de alcohólicos anónimos en las que no ha estado nunca pero que conoce porque las vio en una película y porque tiene un primo que tiene un amigo... bah, lo que sea. "Yo soy..."
- Aniceto - dice Gonzalo.
- Martínez - apunta el portugués.
- Agente de la FIFO - añade con desdén la bella eslava.
- Vaya, pues sí que soy famoso aquí en Zaragoza - se resigna Aniceto.
- Te conocen hasta los perros - concluye Gonzalo.

Los seis ojos se posan en la mujer. No en sus formas voluptuosas (que también) sino en su identidad, todavía no desvelada.
- Natascha Rodionova, pianista dil hotel. ¿No serr esta la habitachión 319? Yo confundida. ¿Poderrme ir ya?
- Aquí no se va nadie hasta que se aclare todo - anuncia el agente Viveiro.
- A lo mejor estamos todos buscando a Molinos - dice el tipo del bigote mientras mira a los dos hombres buscando una confesión.
- Puede ser... - concede Gonzalo.
- Yo sé cómo resolver el enigma - Aniceto dice estas cosas para hacerse el chulo porque está la rubia delante.
Saca teatralmente del bolsillo el teléfono móvil encontrado hace un rato. Busca algo en la agenda y lo apunta luego en el folleto de los masajes. "Ya tengo el teléfono de Molimadre", aclara a la concurrencia, "ella por fuerza tiene que saber algo".
Necesita tener mucho tacto para preguntar sin que trasluzca lo de la desaparición de su hija. Marca los números en su propio teléfono y, en un arrebato de lucidez, se da cuenta de que son las 4 de la mañana. Misión abortada hasta que amanezca.

- ¿Poderr ver teléfono? - pregunta Natascha - Serr modelo viejo, no quedarr di esto nien Rusia.
- Claro, toma - Aniceto le acerca el Molinófono y la pianista corresponde con una amplia sonrisa, con dientes como teclas de piano que dan ganas de tocar una mazurca, como el resto de su blanca piel. Oye, cada uno tiene sus puntos débiles, y el suyo son las faldas.

Aniceto se centra ahora en los movimientos de Gonzalo. Un blogger en el servicio secreto español, lo que le faltaba por ver. Claro, por eso viajaba por el mundo. Ahora todo encaja.
Se interesa por Joao. ¿Qué hace un espía portugués buscando a Moli?

- ¿Y vosotros qué sabéis? - como si presintiera una pregunta inminente, el portugués contraataca con otra diferente.
- Mucho - dice Aniceto.
- ¿Cuánto?
- Así - abre los brazos todo lo que puede.
- Vale, entiendo - Joao se mesa el mostacho - no sabéis nada de nada. Seguro que ni siquiera habéis visto las grabaciones de las cámaras de seguridad.
- ¡Sopla!, las cámaras de seguridad - Gonzalo se golpea la frente - ¿cómo no se nos ha ocurrido?
- Porque estábamos bebiendo ¿te acuerdas? - aclara Aniceto, que no pilla una pregunta retórica ni aunque se la dibujen.

El portugués propone a Aniceto ir a su casa a ver la grabación. Umm, piensa éste, demasiado fácil.
Gonzalo propone esperar en los bares cercanos y así hacer hora hasta las 8 de la mañana para llamar por teléfono. Ese plan es más fácil todavía.

- Mirra, yo marcharrme, estarr mue cansada - dice la rusa.
- Vale, devuélveme el móvil - requiere Aniceto.
- ¿Cuál móvil? - se encoge de hombros.
- ¿No te he dado yo el... ? - se vuelve hacia los otros dos - ¿no le he dado yo el...?
- Tu no darr nada, salvo una poquito de lástima.

"Joder, qué borde la tía", masculla Aniceto. "El frescor de la noche nos ayudará a pensar, salgamos del hotel con sigilo", añade. En ello están cuando caen en la cuenta de que la luz de la habitación ha estado encendida todo el tiempo porque la tarjeta-llave de Molinos sigue puesta en ese aparato intergaláctico de la entrada.
"Esperad, yo la saco" dice Gonzalo. Estira fuerte y nada, parece que no sale. Toca botones al tuntún hasta que empieza un pitido. "Ayayay" "Pulsa esa luz roja" "Haz algo" "La manivela no" "Corta el cable azul" "Aporrea donde dice danger" "El icono ese de la llama pa qué es"

UUUUUUAAAAAAAAAAAAAA
Salta la alarma de incendios, se ponen en marcha los aspersores camuflados en el techo, se disparan cañones de espuma.
Salen a la carrera los tres, empapados.

Una vez fuera de ese sindiós, ocultos tras una furgoneta, ven escabullirse a Natascha. ¿Pero no decía que vivía en el hotel?
Joao, el espía portugués, mira a los dos españoles con incredulidad. "Cuando lo cuente no se lo van a creer. ¡En una tarde! Si quisiéramos invadiríamos España en una tarde".


* Si haces caso al portugués y vas a su casa a ver las grabaciones, vota JOAO
* Si haces caso al español y te tomas la penúltima antes de llamar por teléfono, vota GONZALO
* Si crees que la rusa sabe más de lo que dice y hay que seguirla a ver a dónde va, vota NATASCHA


Puedes votar en los comentarios del blog, en la página de facebook o con una mención en tuiter.
Entre todos los participantes se sorteará un regalo sorpresa. Sólo tienes que votar una única vez durante la semana y tendrás un número en la rifa.

jueves, enero 09, 2014

Elige tu propia aventura - REMOLINOS (2)


- Nunca nunca nunca - empieza Gonzalo - tendría la tentación de entrar en la habitación de una dama sin su permiso.
- Pero... - anticipa Aniceto con perspicacia.
- Eso. Pero... a lo mejor le ha pasado algo ¿no?. A lo mejor se ha resbalado en la ducha y se ha muerto. O a lo mejor se ha muerto y se ha resbalado en la ducha después.
- ¿Quieres decir que no has preguntado en recepción si la Sra. Molinos ha salido?
- Joder, qué cosas tienes - se indigna Gonzalo y le da un sorbo a su copa, nervioso - claro que lo he preguntado. Lo que pasa es que no me han querido responder.

Cuando se quieren dar cuenta ya están de camino a la habitación 419, por los pasillos stephenkinguianos del Hotel Boston. Para no hacer ruido se quitan los zapatos. El roce continuado de los pies con la moqueta los carga de electricidad estática. Se les erizan los pelos de los huevos.
- Por estos pasillos M.J. hizo el moonwalker - dice Aniceto, e intenta imitar al pequeño de los Jackson con moderado éxito, considerando sus humildes posibilidades de hombre de hojalata.
Se cogen de la mano e intentan hacer el "enikachuwoki", clavando los pies y echando el cuerpo hacia delante, con la correspondiente hostia de rigor. Se descojonan.
Espionaje + alcohol. Cuando lo hace James Bond puede parecer muy guay, pero no nos engañemos, no es buena idea.

Se pelean por ver quién de los dos abrirá la habitación. Ambos quieren mostrar sus habilidades de cerrajero. El maño mañoso zanja la cuestión. "No vamos a discutir ahora por esto", saca el DNI del bolsillo y empieza a trajinar en la puerta, "para este trabajo es mejor el DNI español; el suizo no sirve".
"¿Cómo sabes que vivo en Suiza si yo no te lo he dicho?", le interroga Aniceto.
"¿EH?", Gonzalo se afana y levanta la mirada satisfecho. "Ya está abierta. Vamos".

Huele a algo raro. ¿Ambientador con olor a cebolleta? ¿Qué extraña moda es esa?
La escritora no está allí. Aunque pueden ver su maleta y algunos enseres personales perfectamente desparramados por toda la estancia, como en un diagrama de Voronoi. Cada una de esas cosas constituye la capital de su pequeña provincia. Esa braga retorcida como un twister, imagina Aniceto, es la capital de toda la habitación. Una capital inóspita sobre la lámpara de la mesilla.
Hacen inventario en busca de información relevante. A los pies de la cama hay un flyer con una casilla tachada que reza: "Vale por un masaje. NR". Y luego, en pequeño, aclara qué quiere decir ese logotipo rancio. NR, New Relax. Aniceto arquea su ceja derecha. "Las blogueras mainstream se pegan la gran vida", apunta.
Gonzalo entra al baño a rebuscar y se le escucha exclamar: "¡Ajá!
Sale con mirada pícara y enseña lo que ha encontrado. "Un gorro de ducha usado... tanto rajar de ellos y luego los utiliza a escondidas".
Ambos están tan entretenidos husmeando que casi se han olvidado del misterio que les ha traído hasta allí, la desaparición de Molinos sin dar señales de vida. "Ya sé porqué no contestaba a tus whatsapps", dice Aniceto, "se ha dejado aquí el móvil".

Tiene el celular en la mano cuando escucha un ruido en la puerta . Los dos sabuesos cruzan sus miradas horrorizados y, en movimiento definitivo de ninja cayendo por una ladera, se arrojan al suelo y ruedan bajo la cama. Contienen la respiración.
Entra alguien. Sólo pueden ver su pantalón azul marino y sus zapatos de hombre. No es ella, no es Moli, pero entonces ¿quién es?. Repite el recorrido que ellos mismos han realizado por toda la línea de puntos-objetos.
Llaman a la puerta. "¿Siniorrita?" dice una voz de mujer con mucho acento. El intruso (el otro intruso) comienza un taconeo nervioso, flamenco improvisado, la danza del marrón. Cuando siente que hurgan en la cerradura se lanza al suelo y trata de meterse bajo la cama. Descubre a los otros merodeadores y abre los ojos como abanicos de Locomía. Gonzalo tira de él hacia su escondrijo mientras le mete un calcetín desparejado en la boca.
Es el camarero pequeño, cetrino y hosco que les ha servido los cubatas. Ya habrá tiempo de cruzarle la cara. Ahora vuelven a quedarse sin aliento mientras la puerta se abre.

Dos piernas de mujer. Dos zapatos de tacón. El mismo recorrido por el molimuseo, la disneylandia de los objetos desperdigados. Se detiene y se agacha para coger algo del suelo. "Tiene narrices, un gorrro de diucha" dice la mujer. En ese fugaz instante ven su pelo rubio y sus manos de pianista. ¿Y ahora qué se supone que hay que hacer?, piensa Aniceto. Antes de decidirlo comprueba que debajo de esa cama hay sitio para una persona más.


* Si decides quedarte amagao bajo la cama, esperando a que la mujer se vaya, vota ESCONDITE
* Si decides salir tú solo y dejar a los otros debajo de la cama, vota SALIR
* Si prefieres irrumpir junto a tus compinches, todos a la vez, para enfrentarte con la mujer, vota SUSTO


Puedes votar en los comentarios del blog, en la página de facebook o con una mención en tuiter.
Entre todos los participantes se sorteará un regalo sorpresa. Sólo tienes que votar una única vez durante la semana y tendrás un número en la rifa.

miércoles, enero 08, 2014

Elige tu propia aventura - REMOLINOS (1)


Zurich (Suiza), 27 de diciembre de 2013
- 283 días después de "Lluvia en Roma" y 164 días antes de "El ultraje" -

La sede de la F.I.F.A. en Suiza es un edificio icónico en forma de balón, al que, desde la lejanía, apetece bastante dar una patada. Un éxito más de la arquitectura deconstruvista, más si cabe cuando se descubre que fue diseñado por Santiago Calatrava en estado de embriaguez tras un cumpleaños. Allí, cientos de funcionarios del máximo organismo futbolístico trabajan (paradójicamente) de lunes a viernes en sus asuntos (no siempre honestos).
Entre esos habitantes del balón gigante encontramos a Aniceto Martínez, un hombre que se hizo a sí mismo porque era demasiado pobre para comprarse ya hecho. Ha fichado a las 9 de la mañana y ha comenzado una rutinaria jornada laboral que, en este preciso instante, le hace demorarse en una resolución compleja. El buscaminas (nivel experto) le exige concentración máxima. Si alguien le habla en ese trance suele cabrearse y decir que "así no hay quién trabaje", braceando y haciendo el elefante.
Noviembre y diciembre han sido meses complicados. Las apocalípticas inundaciones de Brasil han cambiado de pronto la sede del mundial. A pocos meses de la cita se han visto obligados a modificar todo el plan de seguridad. Lo que más fastidia a Aniceto es que le hacía mucha ilusión ir a Brasil. Qatar, anticipa, va a ser un rollo macabeo.

Aniceto es requerido para un meeting. ¿Qué querrán ahora?, piensa su cerebro colapsado.
- ¿Vacaciones?
- Sí, tómese unas vacaciones. 15 días o así. Necesitamos que esté al 100% en los próximos meses - dice Ralf Mutschke, un antiguo jefe de la Interpol metido a responsable de seguridad. Lo dice en inglés con tono de sugerencia y mirada imperativa.
- Pero... ¿15 días? ¿libres? no sé, ¿y qué hago?

Regresa a su mesa y se queda un rato mirando fijamente a la pared. No le gustan las vacaciones, él es partidario de trabajar siempre a medio gas. Empleado diesel. Si le cortaban el ritmo, a saber cuándo volvería a recuperarlo.
Intenta mitigar su desazón navegando por internet. Cuando viaja su ritmo de vida es diferente, pero cuando tiene que hacer informes en la oficina de Zurich los blogs son su salvación. Revisa el feedly. Se pasa a twitter. ¿Todavía existe facebook? Revisa su equipo de Comunio. Vuelve a twitter. ¡¡Coño!! ¡Molinos presentando su libro en Zaragoza! ¿cuándo? ¿¿MAÑANA??
Si esto no es una señal, piensa, se le parece mucho.


Zaragoza, 28 de diciembre de 2013

Aniceto (o mejor dicho, su avión) vuela a Madrid. De allí en AVE hasta Zaragoza. En el camino piensa en que tal vez debería crear su propio blog. Se llamaría... boh, él no tiene imaginación para esas cosas. Si se pone a escribir un tuit y acaba agotado ¿cómo afrontar otra escritura más compleja? Los posts kilométricos de esa tal Molinos le resultan intrigantes. ¿Es una sola persona o un ejército de guionistas? Sonríe. La perspectiva de estar bajo el gris cielo de Zurich sin hacer nada le aterraba, y ahora no se puede quejar. Va camino de Zaragoza a 307 Km/h, haciendo el crucigrama de La Razón y pensando que va a conocer a la Moli más famosa desde Molly Bloom.

Come unos huevos fritos con sushi en el restaurante Sakura Teppanyaki de la calle León Felipe. Toma café en Gran Casa. Se prueba unos pantalones en Pull and Bear. ¡¿Pero qué puta mierda es esto del slim fit?! España va a la deriva, razona.

Camina hasta la librería El Gato de Chessire. Entra dubitativo. No hay nadie todavía. Es un sitio precioso, muy chuli. Si sus colegas de la F.I.F.A. se enteraran de que ha dicho "muy chuli", aunque sólo sea para sus adentros... Ha bajado la guardia y eso le gusta. A lo mejor las vacaciones son exactamente eso, relajar la atención, ser un bobo más. Curiosea los libros. "¡Hostia! Pomelo el elefante, yo soy muy fan" dice en voz alta y se sonroja.


Zaragoza, madrugada del 29 de diciembre de 2013

Dos figuras pensativas comparten barra en el piano-bar del Hotel Boston de Zaragoza.
- ¿Sabes que aquí se alojó...?
- Lo sé. Michael Jackson.
- Exacto, Jacko, el rey del pop.
- Cuando haces pop ya no hay stop.
- No somos nadie...

Aniceto ha conocido a Gonzalo en la libroteca. Eran las 7 de la tarde y la célebre autora acumulaba media hora de retraso. Había gente de muchas clases (descerebrados todos): madres, simios, profesores de yoga... gente chunga. Entonces ha aparecido por la puerta un hombretón con sus patillas, su gabardina y su sombrero y ha dicho: "No está en el hotel".
- Aquí tampoco - ha respondido una señorita, interpretando la gravedad de la situación gracias al contexto.

"Allá voy... a conocer a los descerebrados aragoneses", había sido el último tuit de @molinos1282 a las 17:34. Se lo enseña Gonzalo, su compañero de barra. Él bebe un gintonic con queso de cabra y rúcula. Aniceto se conforma con un whisky de pensar (sin hielo, que es invierno). Los dedos certeros de la pianista le traen recuerdos de sí mismo frente su casiotone en modo demo. Fingiendo. Demasiado guapa para saber tocar. Empieza a sospechar de todo el mundo. Incluso el barman cetrino con bigote también parece saber más que ellos. Tal vez sea porque, a causa de las reiteradas rondas, ellos ya no saben ni por dónde les da el aire.
- Yo también tengo blog, ¿sabes? - dice Gonzalo.
- Lo sé - responde Aniceto - no está mal, con los viajes y todas esas cosas. Aunque a mí, personalmente, me gusta mucho más el mío - miente para generar complicidad.
- ¿Ah sí? ¿y cuál es?
- Soy el Chico de la Consuelo - dice el agente Martínez. Sabiendo que nadie en su sano juicio se atrevería a reclamar esa identidad blogosférica.
Ambos se dan un efusivo apretón de manos. Luego se distancian de nuevo, pensativos. Gonzalo está perplejo por la desaparición de la blogstar. Se supone que tenía que cuidar de ella y... se ha esfumado de repente. Mira el reloj. Si se había tratado de una inocentada estaba ya fuera de plazo.
Es la hora de las grandes insensateces. Deciden que ha llegado el momento de hacer algo. Acuerdan aunar sus fuerzas y elegir ese algo de forma consensuada.


* Si quieres preguntar al personal de hotel, vota INTERROGATORIO
* Si prefieres intentar colarte en la habitación de Molinos, vota ALLANAMIENTO
* Si decides seguir bebiendo y pasar de todo, vota LINGOTAZO

Puedes votar en los comentarios del blog, en la página de facebook o con una mención en tuiter.
Entre todos los participantes se sorteará un regalo sorpresa. Sólo tienes que votar una única vez durante la semana y tendrás un número en la rifa.

martes, enero 07, 2014

Noche de paz (ahora sí)

Lo de escribir cosas interesantes en el blog... casi que lo dejo para mañana.
Creo que durante este lunes-martes se me ha caído encima la Navidad...



Su reverso tenebroso...



Esa resaca que siembra el pánico en las calles, destruye edificios, nos recuerda los estragos que puede causar la naturaleza (si es que los polvorones y el cava forman parte de la naturaleza, que lo empiezo a dudar)...



Toca volver a la dieta comedida, volver al pescado...



Volver a correr todos los días religiosamente...



Vuelven los días de la prudencia y el abrigo...



En los que daremos uso a los regalos de reyes...



Y adoraremos al único dios verdadero...


Por el Café, con él y en él, a ti Dios omnipotente de la rutina, en la unidad del Espíritu, todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos.
Amén.

Podéis ir en paz.

lunes, enero 06, 2014

Post post-navideño navideño

Qué difícil es santificar las fiestas y al mismo tiempo trabajar y sacar adelante el blog. Ya sé que tendría que haber abandonado los compromisos y centrado en la Academia, porque vosotros sois muchos más que yo y a hostias no hay nada que hacer. Pero confío en que las fiestas os hayan reblandecido y sepáis perdonarme.
Además, voy a hablar de los Reyes Magos. La generosidad está en el aire.

La verdad es que he esperado hasta hoy para hablar de este tema porque... bueno, lo diré, porque tenía miedo. Se pone uno a hacer bromas sobre los Reyes y se acaba sin regalos.
Al final me han traído todo lo que pedí  (no sé si he sido un simio muy bueno o he pedido poco) así que ya puedo atreverme. Espero que a Sus Majestades se les olviden mis reflexiones durante los próximos 364 días llenos de noticias, desgracias y gente malvada. La humanidad corrupta conspirará a favor de mi redención.

Vamos al turrón. Baltasar. El rey mago negro. Tanto el nombre como el color de su piel forman parte de una borrosa tradición apócrifa. Podría haber sido de color azul y llamarse Pancracio, o de color rosa y llamarse Espinete. Es decir, la estampa de los magos es cambiante, primero convertidos en 3, luego convertidos en Reyes, finalmente convertidos en una estampa digna de las huchas de Domund en una campaña de Benetton.


Yo interpreté a Baltasar de pequeño, con el excelente porte y dignidad que puede verse. Esto me capacita para una reflexión que hice hace tiempo. ¿Era el Baltasar de la adoración en el pesebre negro de verdad o también estaba pintado?
Encontradme el versículo exacto en el que diga que era moreno auténtico y me retractaré. Mientras tanto, no existen evidencias históricas que arrojen conclusiones definitivas.
Es estupendo ver a un señor de color negro haciendo de Baltasar, pero en esta Academia no nos preocupa en demasía que sea un señor pintado. Si confunde a los niños que espabilen los niños. Esto es así. La naturaleza es cruda y amarga.
Ojo, que también estamos a favor de que para hacer de Melchor se ponga a un negro pintado de rosa. Es más, me encantaría ver una cabalgata así.

He leído a los puristas poniendo el grito en el cielo cuando ven en una cabalgata a un Baltasar pintado. Espero que se quejen también de las barbas postizas de Melchor y Gaspar. Porque oye, no costaría nada buscar actores que se dejen la barba. Lo demás sería falsear la tradición ¿o no?.

¿Qué? ¿no respondes nada, joven de pelo raro? deja de cantar y mírame cuando te hablo. Ay, qué despiste, le estaba hablando a la tele.

Mi conclusión es que al rey negro hay que pintarlo siempre. Incluso si el que interpreta el papel es de tez negra. Como cuando en el colegio repasábamos con rotulador los dibujos. Y no descartaría pintar también a los otros dos con un plastidecor color-carne.

Espero que os hayan traído muchas cosas los Reyes Magos.
Yo prometí que iba a hablar de la peripecia de Molinos en Zaragoza. Aunque al final ha habido cambio de planes. Hubiera sido bonito añadir otra crónica ficticia a las ya existentes, pero he de confesar que Molinos nunca llegó a aparecer. Y eso es un misterio enorme, ¿no os parece? Y siempre que hay un misterio entramos en modo "Elige tu propia aventura". Así que ya podéis empezar a calentar motores.

jueves, enero 02, 2014

Nochevieja mapache

Miro a este mapache y es como si os viera en la cena de nochevieja.
Igualitos...



Quien más quien menos le pegó al frasco, se puso como las Grecas y dejó que su peluca de espumillón brillante ondeara al viento. Si es un delito mezclar... aquí me postro de rodillas a esperar a que vengan a detenerme los federales.

Mañana contaré el día de los inocentes que pasé en Zaragoza, donde Molinos en persona zarigüeya me firmó su libro, conocí al gran Viveiró y descubrí que El chico de la Consuelo no existe.

¡Feliz año!