miércoles, enero 11, 2012

A la chita callando

Uno de los dos no triunfó en la vida, adivina quién.

El 28 de diciembre (causalidades de la vida) nos sobrecogió la noticia de la muerte de Cheeta, coleguita imprescindible de Tarzán.
De la sobredosis de informaciones, recibidas sin venir a cuento, destacaron varias:

- Que había muerto el 24 de diciembre (cuatro días de luto privado y vacío que me perturban).

- Que tenía 80 años, que es una edad en la que un chimpancé está en la flor de la vida (yo pienso vivir unos 300 años, para desgracia del sistema público de pensiones).

- Que llevaba 50 años viviendo a cuerpo de rey, a la sopa boba, en el Suncoast Primate Sanctuary de Florida, un idílico lugar de retiro para los animales hollywoodienses.

Hay una cosa que sí sabíamos en la Academia, que la mona Cheeta/Chita era macho. Siempre lo fue. Sólo la ingenuidad patria equivocó el sexo del simio debido a su nombre acabado en A, del mismo modo que Atila era bastante femenino y Pitagoras era un grupo de griegas calculadoras.
Este sencillo dato sobre el sexo del animal conmovió a muchos, a pesar de todo.

Mi primera reacción fue de déjà-vu. A mí esta noticia me suena. Cosas de mi catarrazo febril, pensé.

Cheeta empezó tocándole a Tarzán la vuvuzela. Eso  reforzó su entrañable amistad.

Hoy he querido retomar el tema de nuevo, sano como una manzana, con el cerebro al 101% (¡¡imposible!!).
Tras mi primer golpecito con los nudillos en las nalgas de Google he llegado a esta página de Wikipedia: Cheeta.
Allí podemos ver un listado con 16 "Cheetas", en el que destaca uno, el recientemente fallecido, cuya participación en las películas ni siquiera está acreditada.

Siempre da pena que muera un chimpancé de bien, pero de ahí a que nos quieran meter con calzador, por decimoquinta vez, la muerte de Cheeta media un abismo.

La incapacidad del ser humano de diferenciar a dos simios parecidos les lleva a pensar que todos somos el mismo. Y no es así. Si saben diferenciar a Johnny Weismuller de Buster Crabbe, ¿por qué no se esfuerzan en comprobar quién interpreta al mono?.
De todos modos, no culpo a los humanos. Yo tampoco supe diferenciar a los actores de "L.A.Confidential". Creo que por eso no la entendí.


La conclusión, una vez más, es que la prensa explota el titular como los proxenetas explotaban a las prostitutas de Whitechapel. Saben que las noticias masticadas nos encantan y se aprovechan.
El pasteleo comienza en las agencias y se propaga como la fiebre amarilla, de redacción en redacción. "Ha muerto la mona Cheeta" es un buen titular, denota que estamos atentos a las tragedias del mundo, recaudará una montaña de clics en el noticiero online, acumulará comentarios previsibles, será el tema del día, la broma de la mañana, la sonrisa de un niño, el canto de los pájaros, el fugaz minuto en que se logró la armonía cósmica.

Descansa en paz, Cheeta.
Recupérate pronto, espíritu crítico.
.

8 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

Yo lo pensé, pero como en la noticia decían que había vivido 80 años, hice números y dije... a lo mejor era la Chita de las películas de Tarzán de los años 30... (no sé cuánto tarda en llegar a la madurez un mono... yo aún no he llegado!)

hemithecomix dijo...

Según el tataranieto de Chita, Hermenegildo , dice que al verdadero Chita lo jubilaron junto a Johnny Weissmüller al acabar las 12 películas, en 1948, que rodó como Tarzán, retirándose a su plantación de bananas en California. Hermenegildo afirma, desde su peluquería en Iowa, que esta harto de tanta desinformación sobre su tatarabuelo.

http://img864.imageshack.us/img864/8026/animalesactuarhumanos26.jpg

Elvis dijo...

Cheeta no ha muerto. Está conmigo en una isla para gente famosa que se esconde de su propia fama... Pero no os voy a decir dónde es porque seguro que os chiváis.
Abrazos.

dani-elornitorrinco dijo...

Es que la gente tiene mucha manía de morirse cuando no se había muerto antes, pero Cheeta no, cheeta se ha muerto aunque ya se hubiera muerto antes ;-)

HombreRevenido dijo...

Niño desgraciaíto, supuestamente fue uno de los primeros chimpancés que escoltó a Tarzán. Pero ni siquiera fue el primero.
No hay una edad mínima para la madurez. Suele coincidir con algún golpe en la cabeza.

Hemithecomix, en las peluquerías se encuentran las grandes verdades en la misma proporción que se encuentra en las bibliotecas.
Yo me lo creo.

Elvis, rastrearemos tu IP hasta encontrar el lugar de vuestro retiro. Y os mataremos de verdad con nuestras propias manos.

Dani, eso sí que es un animal bien amaestrado. Se morirá siempre que se lo pidan. Siempre convincente. Actor del método.

pazzos dijo...

A mí me pasó lo mismo con L.A. Confidential que me hacía un lío con los actores y no me enteraba de nada. Y con el Planeta de los Simios tres cuartos de lo mismo.

Quercus dijo...

Muy bueno lo de L.A. Confidential.
Podrías hacer una encuesta de a cuanta gente nos ha pasado.

HombreRevenido dijo...

Pazzos, el traje y el pelo, esos uniformes que nos uniforman.

Quercus, es bueno saber que no estamos solos ante cosas como "L.A.Confidential". Podríamos hacer esa encuesta y luego hacer una asociación de damnificados.