lunes, abril 22, 2013

La vieja gasolinera (y el periodismo primate)


La vieja gasolinera es ahora un apeadero para las diligencias, los jinetes y los caminantes. Si lo necesitas, puedes cambiar una herradura o sacarte una muela. El precio, el operario y los utensilios apenas cambian. Es la nueva economía. Sin petróleo y sin internet, o lo que es lo mismo, sin grandes viajes y sin opiniones negativas en la web, ha vuelto el hombre renacentista, lector metódico y aprendiz de todo.

Germán, el encargado, el héroe moderno, pasa la fregona con mimo. El agua escasea, pero hay un honor quijotesco que le obliga a ello.

El apocalipsis financiero no había resultado tan sucio y polvoriento como se suponía. La gente tomó conciencia de que era responsabilidad de todos mantener la higiene. Contra el colapso económico nada pueden hacer, pero tampoco van a renegar ahora de sus principios morales.

El mensaje transmitido por tantas madres, generación tras generación, ha calado hondo. Si se produce el desastre inminente, la guerra nuclear, al menos nos pillará con la cocina y la muda limpia.


* * * * *

Esta humilde visión del fin del mundo me ha valido un premio, inmerecido, por supuesto, ¿pero acaso merezco tener que aguantaros a vosotros todos los días?
Ha sido aquí, en el arrecife de microrrelatos varados del Perro con Monóculo en Unfollow Magazine.
La semana pasada estábamos sorteando un libro y ayer gano uno para mí. Es curioso.

Si no conocéis Unfollow no tenéis perdón.
Jóvenes periodistas haciendo periodismo del bueno, con descaro y aplomo, con profundidad y mucho sentido del humor. Yo soy el primero que echa pestes sobre la prensa convencional, vendida al mejor postor y regalada al mejor impostor, pero se me pasa cuando leo a gente que es capaz de desafiar la baratija habitual para intentar pulir joyas (o como sea diga en el argot de los joyeros).

Unfollow Magazine: Ya hablé bien de ellos antes de que me dieran este premio ¿eh?. Hay un link que lo demuestra.
Ahora una imagen promocional:


En UM hay entrevistas. Por ejemplo, esta de Ana Boyero al gran Javier Cansado.
Hay reportajes, como este "Corresponsales, crónica de una muerte anunciada" de Carlos Camino.
Las columnas tienen un nivelazo importante. Me parto, por ejemplo, con el "Digamos NUNCA al NO" de Xavi Puig. O este Horóscopo de Kike García, anticipando una noche movida.
Acostumbrados a la sucia, alevosa y estúpida información deportiva de masas, textos como este de Guillermo Ortiz le reconcilian a uno con el periodismo: "Federer Vs Sampras, el partido que cambió la historia del tenis".

¿Qué más queréis? Pues además hay cortos. Os he seleccionado dos: Lo-Fi "Miranda" de Oriol Puig. Y el que se estrenó ayer mismo: "Sergio" de Nacho Sánchez Quevedo.

Lo dicho. Ganar un premio de microrrelato está muy bien. Pero que te premie gente que sabe lo que hace, le da mucho más valor.
Así que ya podéis visitar Unfollow Magazine. Son el futuro, son la hostia.
Son mejor que beber.

8 comentarios:

NáN dijo...

enhorabuena. Me gustó el micro y estos de acuerdo con el fondo: seamos pobres, pero limpios.

Con Guille Ortiz, compañero de taller durante dos o tres años, casi no estoy de acuerdo en nada (salvo en literatura y deportes).

Les unfollowearé.

Ana arándanos dijo...

Qué artículo tan bonito, por el amor de Dios. Y cuántos enlaces, qué guay tu microrrelato y qué posición tan complicada para poner la lengua.

Muchas gracias, mono sabio, y enhorabuena :)

HombreRevenido dijo...

NáN, gracias.
Merecen mucho la pena, un puñado de contenidos nuevos cada semana, pero de alta calidad (a pesar del bajón del listón con mi microrrelato).

Ana Arándanos, mil gracias a vosotros, que os lo curráis. Y no estoy siendo pelota... ¡porque ya he ganado!.

Nisi dijo...

Genial el relato y genial las referencias. Habrá que echarle sun vistazo.

Enhorabuena por el premio! Es lo del yin y el yan: derrochas trabajo y sacrificio regalándonos un relato que nos entretiene y nos permite ganar algo que queremos y el Universo te lo devuelve con un premio estupendo. Hay que seguir creyendo en la bondad del Universo.

Y lo de poner la lengua así es cuestión de genética: hay gente que puede y gente que no puede. Va en serio. Si tú lo puedes hacer, al menos uno de tus dos progenitores también lo puede hacer. No lo he leído en El Mundo Today, lo estudiamos en Genetica en la Uni.

HombreRevenido dijo...


Muchas gracias, Nisi. He de decir que el "derroche" de la semana de "Lluvia en Roma" ya tuvo su premio en el entusiasmo de la peña. Esto es un extra que no era necesario.
Yo puedo poner así la lengua. Aprendí en la guardería y nunca se me olvidará. Y ojo, que en El Mundo Today se aprenden grandes cosas también.

Nisi dijo...

Pues si tienes familiares de primer grado cerca, ya verás como ellos también saben hacer lo de la lengua. Al menos algunos. Yo sé, mi hermana no y nuestros ascendentes uno sí y el otro no. Leyes de genética.
El Mundo Today es la bomba.

HombreRevenido dijo...

Nisi, vaya, esto de la lengua da para post.

Anónima sin más dijo...

"Son el futuro, son la hostia. Son mejor que beber" jajaja No se me ocurre mejor piropo... No conocía el magazine pero desde luego tiene muy buena pinta, y el texto no es de tus mejores, no vamos a mentir, sin embargo estoy segura de que el premio era merecido. Yo por mi parte me voy contenta con este nuevo descubrimiento. Merci!!!!!