viernes, junio 14, 2013

Elige tu propia aventura - EL ULTRAJE (5)


"Estoy ansiosa por recorrer con mi boca la orografía de tu piel. Tuya en cuerpo y alma, S."
Yo desato pasiones, sobre todo los años pares, pero la frase suena a exageración. Y las hipérboles hay que comprobarlas ¿no?.
Ha anochecido. Qué importa que me queden tantas cosas por descubrir, mañana será otro día. En el ascensor pienso en lo rápido que se me ha complicado todo. Yo esperaba un mes y medio aburrido en Qatar, y ahora soy un enemigo del emirato, confundido y enamorado.
En el pasillo que lleva a la habitación ensayo otra fantasía: La del agente de seguridad que, después de todo un día investigando, llega a su hogar, donde Sara le espera con el pan recién horneado. Lo diferente de esta fantasía es que estoy a punto de hacerla realidad.

Estoy frente a la puerta y me sobrecoge una premonición. ¡Es una trampa!. Sin embargo abro mecánicamente, doy tres pasos y cierro. Mi cerebro es como una impresora, le cuesta demasiado cancelar las órdenes.
Dentro, la penumbra sólo me permite reconocer la cama deshecha y poco más. Me quedo en silencio. Escucho mi respiración acelerándose. Mis ojos se acostumbran poco a poco a la falta de luz y reconozco el bulto de una persona tras las cortinas. Me acerco sigilosamente y doy un tirón brusco que deja entrar el tenue reflejo de las farolas de la calle y me ofrece una imagen que me provoca el hipo y, una centésima de segundo después, me lo quita.
Sara me mira, se contonea semidesnuda, incitante, con su lencería fina, con sus medias negras y su liguero. Es como un anuncio. En realidad, si es un anuncio está funcionando, ya estoy dispuesto a comprar todo lo que me venda. Me toma de la mano, risueña y me conduce a la cama. Esas bragas son tan delicadas que, horas después, perdurará mi mordedura como en un molde dental.
Hacemos el amor. Bueno, en realidad hacemos el amor mientras follamos. Al principio tengo miedo de romper su frágil espalda, pero ella me araña, me desafía, me enerva como a un purasangre; para terminar domándome, amazona elegante, cowboy de rodeo (pero sin rodeos).
En el segundo asalto besamos la lona. O más bien la moqueta de la habitación. Su piel es suave como la porcelana, un imán para mis manos. Eso es, magnetismo animal, celo perpetuo, el calor húmedo del centro de la Tierra y su extraña belleza de otro planeta.
Por la mañana la hago nuestra en la ducha. Me hace suyo frente al espejo del armario. Mezclamos nuestras moléculas, amantes efervescentes que se duermen abrazados y despiertan con la piel de gallina.

A media tarde, desfallecidos, pedimos una pizza y la devoramos antes de que caiga en la mesa, como pirañas. Ella se pasea desnuda por la habitación y cada uno de sus gestos, de sus parpadeos, me provoca amnesia. Me cuesta entender por qué estoy en Tardienta la tarde de este 11 de junio, o la clase de peligros que me acechan.
Sólo cuando Sara entra en la ducha, cuando la pierdo de vista, puedo reflexionar.
¿De verdad no hay ninguna relación entre el comando que actuó en Qatar (ocho personas, por lo menos) y el que atacó en Tardienta? No tendría lógica que así fuera, pero las marcas eran tan parecidas... ¿Y si alguien había utilizado el campo de fútbol de este pueblo más o menos anónimo como una prueba? Un ensayo general, igual que en el teatro. La idea no era mala, pero tenía muchos cabos sueltos. ¿Por qué elegir Tardienta? ¿por qué un pueblo de mil habitantes en los Monegros, Aragón, España?.
Tardienta es, curiosamente, un nudo ferroviario destacado desde hace muchísimo tiempo. Por eso es el municipio más pequeño con una parada de AVE (aunque sólo pase un vez al día en cada dirección). Logísticamente no parece tan mal elegido... La teoría toma cuerpo hasta que ella irrumpe de nuevo en mi ángulo visual, con el pelo mojado, con una toalla-farsa cubriéndole el cuerpo. La toalla apenas soporta las primeras escaramuzas de mi asedio. Caen las murallas de Jerusalén y, poco después, el Templo es profanado.

Ella se ríe a carcajadas, pero es imprescindible que me coloque de espaldas a Sara para hablar por teléfono con Qatar. Asalto el minibar para servirme un whisky de pensar y mido cuidadosamente mis palabras. El Sr. Al-Kayata me explica que el césped de repuesto ha sido colocado de nuevo. Mañana es la inauguración del Mundial, "rezo porque esta noche no vuelva a suceder", le digo. Eso sí que sería irremediable. El ejército va a custodiar las instalaciones, nada puede salir mal.
Cuelgo. Me doy la vuelta y veo a Sara vestida (por primera vez en muchas horas) con un camisón amarillo minúsculo. Está sentada en la cama, con las piernas cruzadas.
- No pasará - me dice muy seria.
- ¿Cómo?
- Lo del estadio. No pasará esta noche, te lo aseguro.
Miro a la chica con extrañeza, como si no hubieran ocurrido cosas muchísimo más insólitas en las últimas jornadas. ¿Pero qué demonios sabe ella sobre este asunto?, me pregunto.

La teoría del "campo de pruebas" sigue viva en mi cerebro. Pero necesito salir a la calle y caminar para terminar de comprobar su solidez. El deseo saciado me hace menos vulnerable al influjo de Sara, pero me sigue costando concentrarme.
- Tal vez salga a dar un...
- No - interrumpe, tajante.
- Sólo un paseo, a que me dé el...
- No
- ¿No puedo salir a...?
- No.
Se levanta a cerrar las cortinas y a colocar una especie de candado sofisticado en la puerta. Luego arranca el cable del teléfono.
- ¿Qué pasa, corazoncito? - indago.
- Es mejor que nos quedemos aquí. Tómatelo como un secuestro - aclara.
- ¿Un secuestro de amor?
- Claro, a eso me refiero, un secuestro de amor. Pero vamos, también un secuestro normal.

He empezado a practicar la mayor parte de las artes marciales que existen. Sin embargo, me siento incapaz de utilizar mi potencial destructivo contra ella. O tal vez contra nadie, porque nunca pasé del cinturón naranja en ninguna de las disciplinas.
Me acabo el whisky de un trago. "¿Qué hacemos entonces?", digo, "¿vemos la tele?".
Ella se acerca gateando hasta mí, se coloca entre mi piernas y me come la polla para que me tranquilice.
Estoy preso. Preso del estupor.
Es el mejor secuestro de la historia.


* Si quieres que la aventura acabe bien, vota BIEN.
* Si quieres que acabe mal, vota MAL.
* Si quieres que nunca se acabe, haz una transferencia de 500 euros a mi cuenta corriente, y luego vota TRANSFERENCIA o lo que te dé la gana.


Puedes votar en los comentarios del blog, en la página de facebook o con una mención en tuiter.
Entre todos los participantes se sorteará un regalo sorpresa. Sólo tienes que votar una única vez durante la semana y tendrás un número en la rifa.
¡El sábado el capítulo final!

25 comentarios:

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Buah que pasada!!!
MAL????? Como va a acabar MAL después de echarse ese montón de polvos?. Pase lo que pase a Aniceto le parecerá BIEN.
Así que voto MAL. A ver como consigues que no le quede un buen recuerdo.
(No vale que a mitad de felación le pegue un mordisco)

El niño desgraciaíto dijo...

No sé... Yo quiero enterarme de quién y cómo hacían los boquetes en el campo... Supongo que tiene que acabar mal... Aunque me cuesta decirlo...

Dina dijo...

Sólo existe una posibilidad... que acabe MAL

Alejandro dijo...

Pondría TRANSFERENCIA sólo por tenerte entretenido pero es que lo de los 500 € habría que negociarlo por lo tanto que acabe MAL y a ver qué hacen con el césped.

molinos dijo...

estás perdiendo el tiempo con nosotros...haz el favor de abrirte un blog de esos en blanco y negro y cuelga estos relatos...directo al estrellato.

Aunque por supuesto la mejor frase es "Mi cerebro es como una impresora, le cuesta demasiado cancelar las órdenes."

Que grande eres.

Que acabe MAL. Aniceto ya se lo ha pasado lo suficientemente bien... ahora que se casen.

Lore dijo...

MAL!
El final feliz ya lo ha tenido ;) y esto no es una peli de sábados por la tarde de A3

Sandra dijo...

Lo fácil es que acabe mal, por lo tanto quiero que acabe BIEN, a ver si eres capaz de acabar esta historia bien y que el personal no se enfade :)

HombreRevenido dijo...

Primer recuento de la mañana. Contra todo pronóstico el romance no os ha enternecido. Al contrario, ha sacado vuestro lado más sádico.

* MAL: 73%
* BIEN: 27%


Se cerrarán las votaciones hoy a las 12 de la noche. Y mañana el desenlace.

Molinos, a mí me gusta perder el tiempo con vosotros. Sois más agradecidos que la plebe.

Nisi dijo...

Jo, no sé. Depende de qué significa bien o mal para cada uno... ¿Está relacionado con la relación con Sara o con el Mundial?
Bueno, venga BIEN, que en el fondo soy una romántica.

Anónimo dijo...


Para que esta historia tenga un buen final, tiene que acabar MAL.

¡Mal, muy mal! ¡Todo mal!


PS Cómo escribes, cabrón. Me pones cachondo.

Hermano E dijo...

Que decir, no has defraudado, lo he leído en el curro y estoy por ir al baño. Menos mal que es viernes.

Además otra frase genial para soltar en el momento oportuno "Mi cerebro es como una impresora, le cuesta demasiado cancelar las órdenes"

Yo quiero que acabe BIEN (es decir que no se casen, ni tengan hijos, ni se pasen las noches viendo el Masterchef, etc.)

Anónimo dijo...

Jajajaja..difícil decisión.
Por llevar la contraria a la mayoría, que acabe BIEN, que seguro que lo de la moza ha sido un sueño! xD
Arantxa

Antónimo dijo...

¡Qué bueno!.

Voto MAL, pero sin demasiada convicción.

Y es que la alternativa de un final en plan “Mucho ruido y pocas nueces”, en que una vez resueltos los enredos, todos salgan al estadio bailando a ritmo de “Sigh No More”… no sé… (creo que esta última entrega me ha dejado tocado).

patricia dijo...

Si es que soy una espléndida! 500 boniatos transferidos!

Y ahora quiero un culebrón interminable llenito de lujo sexo y traición tipo Dallas o Dinastía.
Qué demoños, plántate unos viñedos en los campos roturados.

Anónimo dijo...

MAL.
PBH

Manolo "el comunista" dijo...

Vaya prójimo que somos, como se la está chupando ya queremos que acabe mal. Envidia cochina.
Pues yo voto BIEN.

Siento la poca respuesta que ha tenido la opción de transferencia, pero es que sin poner el número de cuenta en Suzia es imposible.

phaskyy dijo...

Votaría transferencia,pero la cosa está mu achuchá.
Mi voto es BIEN . Le he cogido cariño a Aniceto. No soportaría verlo sufrir

Cardo dijo...

BIEN para la humanidad

bicnaranja dijo...

BIEN, que para cosas malas ya está el telediario

Anónimo dijo...

Sobrau.

Voto BIEN. Sin lugar a dudas. Todo sea por ponerlo un poco más difícil.

Carmen J. dijo...

Pues mira, haz como prefieras. Será un final espectacular.

Bueno, va: BIEN.

Mrs. Nancy Botwin dijo...

TRANSFERENCIA realizada.De nada.
Ahora a alargarlo hasta el infinito y más allá.


Anónimo dijo...

BiEN hombre que acabe bien, además con felada que le están dando ya se ve que va a acabar pronto y de que otra forma sino bien!

phaskyy dijo...

Pero, pero. ...... ¡QUÉ BURRO! :-P

HombreRevenido dijo...

Recuento final:

* MAL: 16 votos (52%)

BIEN: 15 votos (48%)

A los que realizasteis la transferencia se os reembolsará el dinero. Lástima que no haya ganado vuestra opción.

Durante el día de hoy llegará el desenlace.
Gana el mal, pero por tan poca diferencia que algo bueno tendrá que tener.