miércoles, mayo 18, 2016

La profecía final


Siempre he sido muy impaciente. Cuando llevo leídas 40 páginas de una novela no puedo evitar correr a leer el final. Me encantan los spoilers y, por extensión, esos trailers largos que te destripan la película entera. Porque no me veo esperando a que la estrenen, la verdad.

Me cabreo cuando se equivocan las encuestas electorales, cuando no gana el favorito, cuando fallan las predicciones meteorológicas. Tengo alergia a la incertidumbre. El futuro tarda demasiado en llegar y yo tengo mucha prisa. Por eso, descartadas la estadística, la probabilidad y la metroscopia, he probado la nigromancia, quiromancia, salfumancia, tarot, destripar aves (con lo que eso mancha). Todo ha sido en vano. Hasta que encontré el viejo libro.


Las “cuartetas ibéricas” aparecen en los primeros manuscritos de Nostradamus, como epílogo extravagante de la XI Centuria. Están escritas en un castellano algo tosco y conservan el estilo del famoso profeta, salpicado de simbolismo.
Ya sé que parece que me haya vuelto loco, ¿pero podría un loco dar un giro como este?... ¡hop!


Las “cuartetas ibéricas” son el mayor misterio legado por Nostradamus. Al principio las tomé como un pasatiempo. He leído tantas veces la primera estrofa que la bisbiseo en misa...

I
Nacer en  pleno mes quinto,
con marca afrancesada.
 Minotauro en laberinto
de fiesta santificada.

Parecía inabordable.
Un día, de pronto, uní los puntos y me estuve riendo un buen rato.
Yo nací en mayo (mes quinto) con una curiosa mancha en la nalga derecha con la forma de Francia (¿marca afrancesada?). Y además viví hasta terminar mi adolescencia a los 36 años (minotauro en laberinto) en la plaza Santo Domingo (¡¡fiesta santificada!!).

¿Podía ser casualidad?
Seguro. Y además la segunda cuarteta no tenía nada que ver conmigo:

II
De Bolonia alimentado
y amarillos hombres luego,
rompen monte duplicado
pájaros de hierro y fuego.

Muchos prestigiosos exégetas se habían partido los cuernos con aquello de los “hombres de amarillo”.
Pero un día pasó lo impensable. Un 11 de septiembre, estaba yo tranquilamente comiendo en casa (spaghetti a la boloñesa precisamente) y viendo los Simpsons (amarillos hombres) y justo después vi a dos aviones (pájaros de hierro y fuego) derribar las torres gemelas de Nueva York (monte duplicado).


Ahí me asusté. ¿Había tenido yo algo que ver? ¿Era yo un elemento crucial para el futuro? ¿Nostradamus podía verme en sus ensueños? ¿y me veía con o sin ropa?

Una tras otra, las cuartetas se han ido cumpliendo. Símbolos de un desastre inminente:  la caída de las torres, la muerte de Juan Pablo II, la saga Crepúsculo, el gintonic con cosas...
Todo lo vaticinó Nostradamus, y, en medio de todo ello, adivinó cada uno de los hechos memorables de mi existencia.

Ahora estoy tranquilo porque ya sé lo que pasa al final de mi vida y de la civilización.
Lo dejó dicho en la última cuarteta:

XLVII
Peludo monstuo en cuarenta,
del gran secreto, escribano.
Séptimo sello revienta.
Me la agarras con la mano.


Ahí está, la profecía final.
El día en que este mono cumpla 40 (ESTE SÁBADO) sobrevendrá el Apocalipsis.

10 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

Jajaja. No falla. Nostradamus era un genio. Milenarismo!

Josan dijo...

Gracias por avisar! Yo este domingo tenía plan, así que lo anulo.

Josan dijo...

Por cierto, ¡Felicidades! ¡¡A disfrutarlo como si fuera el último cumpleaños!!

HombreRevenido dijo...

Está bien que te rías, Niño desgraciaíto, pero yo estoy bastante asustado.

Josan, muchas gracias. Anula todos los planes para el domingo, el Apocalipsis exige dedicación absoluta.

Elvira P. dijo...

Ya puestos podría esperar al lunes. Siempre he creído que el Apocalipsis llegaría un lunes :|

NáN dijo...

Ostis, Pedrían. Yo también nací en el quinto mes y soy de origen franchute. ¡Habla de mí!

Para que no te pases la noche pensando si te felicitaré o no mañana, lo hago hoy:

¡¡¡¡¡Felicidades!!!!!

Anónimo dijo...

¡qué bueno! ¡Muchas felicidades!!!!!!!
Siempre es bueno celebrar
Un fiel lector@

HombreRevenido dijo...

Elvira P, en realidad, el día que empieza el Apocalipsis es como si fuera lunes. Si cae en sábado te fastidia el fin de semana. Eso es así.

NáN, creo que sí, creo que Nostradamus también habla de ti. Y no te creas que dice cosas muy buenas, jeje.
He esperado a que fuera oficialmente sábado para decir: ¡gracias!

Anónimo/a, ¡¡gracias!!
Celebremos con moderación, que yo ya voy teniendo una edad...

el chico de la consuelo dijo...

Abulafia, abulafia
compatriota cabalista
el pendulo de foucault
el moro melillense
asado a la parrilla
oscense.
Abulafia abulafia
En la capital de la lombardia
rendiran pendones
de madeira a cardiff
ante el oso aupado al madroño.

HombreRevenido dijo...

Chicodelaconsulamus, veremos si esa profecía es para este 2016 o para el 2116.