lunes, mayo 03, 2010

El acabose


Influido o no por mi incidente de la biblioteca, he de declarar mi expectación total por ese misterioso soporte universal que, algún día, será el e-book.
Una nueva oportunidad para el avance del conocimiento.

La viñeta es muy buena.
(Click sobre la misma, para ampliar)
.

4 comentarios:

Expatriado dijo...

Los libros tuvieron una ventaja para su implantación: adornan un güevo en las paredes de las "salitas de estar". Se deberían poder comprar por metros. Es fácil presumir de cultura exhibiendo un número considerable de metros de libros en tus estanterías, pero el número de "pedeefes" ya es otro cantar, ¿no?

Por cierto, la viñeta es buenísima. ¿conoces la versión en vídeo ( http://www.youtube.com/watch?v=-xmTTzCAALc )?

HombreRevenido dijo...

Expatriado, el libro como objeto decorativo será difícil de sustituir, eso está claro.
A lo mejor el e-book ayuda a que, además, los libros se lean. Sería un gran avance.

Ya había visto ese vídeo del monje, es brutal.

nhtg dijo...

Siempre me ha parecido que amontonar libros en casa es la mejor forma de tirar el dinero y encerrar la cultura. En paises como Guatemala la gente necesita leer libros y en muchos casos no están a su alcance. Por eso soy fan a muerte de las bibliotecas y de prestar libros a la familia y los amigos. El libro electrónico puede revolucionar el sector y contribuir a aumentar la cultura de la gente, pero llevará la misma marcha que la música y las pelis. Espero que alguien se de cuenta de que pueden ganar más dinero si puedes leer un libro electrónico por 3 euros en vez de que cuesten 15, como ya se ha visto en algun lado. Y con respecto al gadget, los que he visto que son solo ebooks (2 modelos solo eh?) me han parecido feos y de la era del peloponeso.

HombreRevenido dijo...

El libro electrónico será una gran oportunidad para todos, Nhtg. No sé cómo habrá que venderlos, ni a qué precio. Imagino que la gente compartirá sus archivos, que el mercado se verá obligado a cambiar su enfoque por completo...
El oficio editorial pasará de su actual élite de sacerdotes sagrados a ser otra cosa. Y los lectores lo agradecerán.

No conozco los ebooks que van apareciendo. Hasta que no haya estándares claros (imagino) difícilmente serán lo suficientemente populares.