martes, diciembre 24, 2013

Recogido tu rebaño, a dónde vas pastorcillo


A lo mejor vosotros lo veis diferente, pero en mi opinión la navidad viene sosa, qué sé yo, le falta un fin del mundo como el del año pasado. O que haya tocado la lotería en Huesconsin como hace dos.

En mi caso, lo que más podría exaltar mi espíritu navideño es un único concepto: las vacaciones. Creo que por eso me gustaban tanto de niño y ahora me parecen algo postizo, casi incómodo. Aunque ojo, cuando me pongo me pongo, y en cuanto dejo en el cajón las preocupaciones mundanas agarro la botella de anís del mono, la cucharilla y me lanzo a cantar villancicos (o lo que caiga). Hay momentos para todo. Depresión, fiesta, nostalgia, euforia consumista, frío, calor...

Creo que es eso lo que me pasa. Las navidades me ponen todavía más contradictorio. Juego al balancín conmigo mismo y no me gano. Porque al balancín creo que no puede ganar nadie ¿no?. Es un juego de esos de disfrutar y terminar empatado. ¿Cómo sería ganar en una partida de balancín? ¿hacer que tu hermano pequeño salga despedido varios metros? En ese caso podría ser deporte olímpico. Dos pesos pesados en chándal de ir al parque se enfrentarían en un resistente balancín de acero inoxidable. El objetivo, hacer perder el equilibrio al rival. Serían partidas tediosas que durarían horas, en las que se intentaría desgastar al contrincante para darle el golpe de gracia cuando menos se lo espere.
El balancín es la vida. Esa pelea del balancín es como una cena de nochebuena.
Esto... ¿por dónde iba?

Bah, da igual. No es necesario seguir un hilo lógico. La navidad tampoco lo sigue. Pensemos que se trata de honrar con una comilona el humilde nacimiento del hijo del Creador del Universo, que al mismo tiempo es su propio padre y está sentado a la derecha de sí mismo. Creador del Universo que, para más inri, es imaginario.
Y además, el genocidio de langostinos y el turroneo está bien, pero se aleja de lo que para mí sería una auténtica "noche buena".
Ya me entendéis.


10 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

Me he quedado pensando en el balancín olímpico... casi hipnotizado...

En cualquier caso te deseo feliz Navidad desde la humildad de alumno poco aventajado de esta academia.

Lig *sous les étoiles* dijo...

yo por eso este año para ponerle picante a la fiesta me he invitado a la cena a mi novio judío para presentárselo a mi madre evangélica, a ver que sale de ahí!

molinos dijo...

Yo imagino el balancín olímpico más como un partido de polo...equipos de balancines arastrando sus balancines por un salón y una madre detrás con un paño quitando las marcas del suelo. Ahora que lo pienso una mezcla de polo y curling.

Y tú, pastorcillo...después de dejar el rebaño tienes que venir a Zaragoza el sábado!!! Te espero en mi balancín...

Balancín, balancín...es un nombre perturbador si lo piensas mucho.

Nisi dijo...

También me perturban las vacaciones navideñas, pero creo que poco a poco lo voy superando.

Felices Fiestas!

Speedygirl dijo...

Hombre, sí, va a tocar el Gordo en Huesconsin todos los años, no te digo lo que hay... ¡Como barremos para casa!, ¡eh? jajaja
FELICES FIESTAS!!

HombreRevenido dijo...

Feliz Navidad, Niño desgraciaíto. Tú no eres "poco aventajado", tú eres de los listos. Aunque tampoco es difícil...

Lig, toma ya. Cuéntanos qué tal la experiencia. ¿Hubo tensión?

Molinos, estoy un poco resfriado pero acudiré al show del sábado, cuenta con ello.
Llegaré por la vía del tren, con una vagoneta de tracción manual (el balancín del futuro).

Nisi, al final se pasan en un suspiro. Mejor no preocuparse.
¡Felices Fiestas!

Speedygirl, si cuela cuela, jeje. ¡Felices Fiestas!

Aquello noerayo dijo...

Estamos hablando de jhon connor?

el chico de la consuelo dijo...

Este año seguro que no tocaba el gordo en huesca,compré un decimo en Sariñena cuando estuve por allí y si yo compro eso es señal de que seguro que no iba a tocar.

Estoy con una experiencia lectora borroka total que es la de leerme un libro policiaco ambientado en huesconsin...Esteban Navarro.(Me está gustando por ahora) Ahí esta esa Huesca sede del crimen internacional, ciudad emocionante donde las haya, donde la pañoleta verde y el melocotón con vino dibujan las señas del mal.

#soyungenocidadellangostino
#porunlangostinomato

Feliz navidad!!

HombreRevenido dijo...

Aquello noerayo, ¿su madre era virgen y/o amnésica? Pues a lo mejor es él.

Chico de la Consuelo, dicen que ese libro está bien. Aunque los que sois de barrio amplio a lo mejor no entendéis los vericuetos de una auténtica capital (mundial).

Lig *sous les étoiles* dijo...

pues mi familia sorprendentemente se desvivio en atenciones con él, daba gusto ver cómo mi mamá le llenó el plato de jamón a reventar!