lunes, junio 23, 2014

Elige tu propia aventura - FESTIVAL DE CORTOS (y 6)



Madrid, 18 de junio de 2104 (a 1 hora de la abdicación)

Gabinete de crisis en el Palacio Real. Sofía prepara una cafetera para 50 (regalo del presidente de Colombia). Juan Carlos vuelve de la armería con sus escopeta de la suerte. Piensa mucho mejor cuando la tiene agarrada entre sus dos manos. Y la escopeta también. Sólo faltan Cristina y el Duque Empalmado. Hasta Elena ha ido a por toallas limpias y agua caliente. Porque a Elena le gusta ayudar, aunque no se entere de nada.
Froilán descuelga el teléfono mientras se asoma furtivamente a la ventana. Habla muy bajito cuando le explica a su interlocutora al otro lado de la línea: "Todo está controlado; todo va a salir bien".

Felipe no es necesario en la ceremonia de abdicación. Lo que más les preocupa es que se desconoce su paradero y eso supone un gran riesgo. ¿Se ha despertado el príncipe de la catalepsia? La última vez la parálisis le duró unas horas y se terminó de pronto. Estas psicopatologías son así, igual que llegan se van. ¿Pero dónde se ha metido el pajarito? ¿No lo habrán secuestrado? ¿Y dónde está Garci?
- Podemos decir que Felipe no va a acudir a lo de la firma para no restar protagonismo al último servicio a la patria de su padre - elucubra Rafael Spottorno, jefe de la Casa Real.
- Queda vedosíbil... vedosímil... verosímil - refrenda el rey a plazos, mientras va dando sorbos a su carajilitro, con media botella de soberano.
- También podemos aplazar el acto hasta que se resuelva todo - interviene Sofía. Al oír a su suegra Letizia piensa: será zorra...
- Ni hablar, hay que actuar con normalidad, no nos podemos asustar - replica Letizia, que tiene más ganas de ser reina que un peón en la 7ª casilla. Sofía piensa: será zorra...
- Bien, tenemos que poner en común una versión sin fisuras - tercia el (todavía) monarca.
- ¡Froilán, ven para aquí! ¡y deja el móvil tranquilo, leñe! - ordena su abuela haciéndose la estricta, disimulando bajo una pátina de exigencia su evidente favoritismo.


Alcalá de Henares, 18 de junio de 2014 (a media hora de la abdicación)

Parece que en el Palacio Real van a ir adelante con la farsa. Eva Sannum mira la televisión y observa que ninguno de los tertulianos ignorantes sospecha nada y que los miembros de la familia real fingen normalidad. "Se van a cagar", masculla entre dientes.

Garci se ha acordado de repente del mensaje que le pidieron en el Concurso de cortos de Huesca. Eso le permite quedarse un rato a solas con su conciencia, lleva varios días entre otro tipo de cortos, y eso resulta agotador. Se considera uno de los pocos con la amplitud de miras suficiente en esta historia. Algún día se contará la verdadera influencia que su figura habrá tenido en esos trascendentales momentos. Lo de menos será el óscar, o el programa ese que hizo en la 2. "Se van a cagar", susurra al cuello de su camisa mientras prepara la cámara.


Madrid, 18 de junio de 2014 (durante la abdicación)

Mientras Juan Carlos firma la ley orgánica repasa todo su reinado. Igual que en esos vídeos time-lapse, pasan a velocidad de vértigo momentos duros, momentos alegres, disparos, resacas, recepciones, desfiles... El golpe de estado le pilló casado y con hijos. En otra época lo hubiera disfrutado de otro modo. Qué viajes exóticos... una vez en China les regalaron un oso panda y en el avión, en cuanto la reina se durmió le dieron a probar el cava, el licor de lagarto, los petazetas... Cuántos idiomas había aprendido a chapurrear... tantos que en ocasiones se le olvidaba el castellano... Ay, los viejos tiempos... Qué par de viejos entrañables eran Franco y Carrillo. Joder, en cualquier otra circunstancia se hubieran llevado bien. Al monarca saliente siempre le ha gustado ser neutral, hasta el punto de poner de los nervios a su esposa.  "No puedo decirte si ese vestido te queda bien, debo respetar el papel que me otorga mi cargo".

Firmar es casi un arte marcial. Lo aprendió en cursos intensivos con grandes maestros de la caligrafía oriental. Allí, en aquel curso, rodeado de notarios, aprendió todos los secretos de un buen autógrafo. En realidad nunca se leía lo que firmaba. Él es el puto rey. Le llaman, acude y firma. Le llaman, acude y reprensenta. Le llaman, acude y se corre una farra con el sultán de turno. Es un profesional. Y por eso durante un momento se deja llevar, se evade, y durante la firma se le va de la cabeza lo que realmente le preocupa. ¿Dónde está Felipe? ¿Qué ha podido pasarñe a su hijo?


Alcalá de Henares, 18 de junio de 2014 (media hora después de la abdicación)

A Garci le hubiera gustado un príncipe mirando a la cámara, transmitiendo, como si él fuera James Spader y estuvieran dentro del argumento de "Sexo, mentiras y cintas de vídeo" (Steven Soderbergh, 1989). Eso sí, a pesar de no permitir grandes planos, el rehén da pocos problemas disciplinarios. Alguno higiénico, lógicamente, porque la fisiología no se detiene.
Darle de beber es sencillo. Pero hacer que coma es otro cantar. Por mucho que le den batidos saben que si siguen así se les va a morir pronto el tamagotchi. Por eso hay que actuar rápido. Que la opinión pública sepa lo que piden y tome partido. No están pidiendo que Rajoy copule con una cerda en prime-time, sólo están pidiendo una votación. Una pequeñita. Con sobres muy pequeños y urnas diminutas.

Grabada la performance reivindicativa llega la hora del reparto. El cachorro más prometedor de la nueva camada de adeptos del CREA toma el sobre con el DVD. Está preparado para llevarlo personalmente a Torrespaña, simulando ser un mensajero al que acaban de dar un recado muy importante. Va a hacerlo justo a medianoche, coincidiendo con la transición legal de jefatura de estado (de excepción).
"El destino de todos está en tus manos", le transmite Eva Sannum al joven.
Sólo les queda esperar.
"Felipe, ¿te importa que fume?", consulta Garci. Educación ante todo.


Huesca, 18 de junio de 2014

El teatro Olimpia acoge la gala de entrega del Premio Luis Buñuel. No es cualquier escenario, es el lugar ideal para el homenaje, un teatro de gran belleza que rezuma cultura desde las butacas a las taquillas, de la fachada a los antepalcos. El conductor del acto anuncia el mensaje de Garci. Entra el vídeo (que ha llegado de urgencia unos minutos antes) y a los espectadores se les seca la boca de pronto.
En lugar del típico testimonio con plano medio, agradeciendo el galardón al jurado y a la ciudad, Garci ha preparado un corto. ¡Y qué corto!
La escena es bastante inverosímil. Al ver al muñeco inmóvil en la silla alguien grita desde la platea: "¡es el príncipe!" y otro le responde "boh, no se le parece". "Qué mal hecho, jajaja" se burla otro de esos críticos implacables de las producciones de poco presupuesto. Lo del secuestro al principio da yuyu, pero pronto empiezan las carcajadas, que se alargan el resto del metraje. ¿Es la peli algo profundo o un simple entretenimiento? discutirán más tarde los cinéfilos presentes. Lo que no ofrece dudas es la ovación monumental con la que el público premia ese trabajo, esa forma tan original de manifestarse del homenajeado.


Alcalá de Henares, 19 de junio de 2014

Son las 2 de la madrugadas. Llevan mucho rato zapeando sin encontrar un canal en el que se hable de sus suculentas imágenes. Esperaban revuelo de pirañas asesinas alrededor del cebo y, de momento, no pica nadie. Tampoco tiene sentido revisar Neox o Divinity. Sólo han mandado una copia a RTVE. Sería mucho mejor dejar fijo el Canal 24h. Pero es que a veces es taaaaan aburrido.
Empiezan a dudar muy fuerte. ¿Y si el mensajero se ha rajado? ¿y si ha tenido un accidente?

La realidad es que el sobre ha llegado a su destino, y su naturaleza confusa lo tiene retenido en medio de un debate entre redactores. Cuando son casi las 3 de la madrugada se deciden a hacerlo público:
"Ha llegado a nuestras manos un mensaje firmado por el Comando Republicano Español Antiespañol en el que solicitan la convocatorio urgente de un referéndum, y su argumento es este extraño vídeo", la presentadora introduce el sainete. En seguida se ve a Garci, plano medio, rostro relajado:
"Hola, queridos amigos. Me encantaría estar con vosotros esta noche pero no me es posible hacerlo por cuestiones personales. Quiero agradecer vuestro reconocimiento y cariño..."

Cuando termina el monólogo la presentadora se encoge de hombros y da paso a los corresponsales en el mundial de Brasil.
En el piso franco los revolucionarios se miran unos a otros, intentando comprender y culpabilizar a alguien (sobre todo lo segundo).
De repente la puerta de la salita se abre y entra Felipe, andando, aturdido como si hubiera despertado de una de esas siestas veraniegas de 3 horas.
- ¿Dónde está el baño? - pregunta.
- Al fondo a la derecha - responde Eva Sannum mientras cierra los ojos y se cisca en noruego en alguna divinidad nórdica con barba.


Madrid, 19 de junio de 2014

A la opinión pública ni le ha rozado el asunto del secuestro. La policía ha tardado en resolver el acertijo, el intercambio de vídeos. Horas antes, Zarzuela ya trabajaba con esa teoría.
Son las 9 de la mañana y echa humo el nuevo gabinete de crisis.
- Mi hijo secuestrado, qué horror - se lamenta el ex-rey, mientras apura el segundo bacardí con cola en el mismo vaso y con los mismos hielos.

El tiempo corre en su contra, insiste la mayoría de los presentes. Esa misma mañana hay programados actos de enorme simbolismo. La proclamación, el discurso en el Congreso, la imposición del fajín de capitán general de los tres ejércitos...
Sofía toma la palabra.
- ¿Y tan importante es que sea Felipe el que acuda a esos actos?
- Alteza, no se puede proclamar al rey sin estar el rey presente - explica con ánimo didáctico un señor repeinado vestido de negro que casi nadie conoce.
- Claro... - Sofía se hace la tonta.
- Además la ley orgánica dice precisamente - saca el documento oficial de una carpeta - exactamente aquí que tiene que ser el...
- ¿El qué? señor, ¿le ocurre algo? ¿está pálido? - pregunta la ex-reina.
- Yo... - titubea ese enterrador embadurnado en colonia cara.
- Trae eso - el jefe de la Casa Real le arrebata el documento y se queda boquiabierto.

Se repite la operación hasta que Juan Carlos, intrigado, lee el papel.
- ¿Froilán I? ¿esto es broma?
- ¿Nuestro nieto? - finge sorpresa Sofía, que de pequeña aprendió a dar el cambiazo en los exámenes del colegio con gran habilidad.
- Pero, majestad, ¿no leyó el documento que firmaba? - cuestiona a J.C. su mano derecha.
- Pues claro que no, majadero. Para eso estás tú ¿no?




Alcalá de Henares, 19 de junio de 2014

¿Por qué esa decisión?, se pregunta Felipe,  mientras mira la tele con la absorta plana mayor del CREA. El disgusto que se habrá llevado Letizia... Cree que su padre era consciente de lo que hacía. Se siente el hazmerreír. Y un poco liberado también.
Algunos tertulianos, pelotas eternos, alaban la visión del monarca modificando a última hora la línea sucesoria. Porque era una injusticia terrible que en pleno siglo XXI se discriminara a Elena por el hecho de haber nacido mujer. Froilán I es el hombre nuevo para un tiempo nuevo.

El populacho, adicto a las sorpresas, se lanza a la calle. Vitorean al nuevo rey a su paso. Suenan los cláxones en las calles. También los cánticos. "Froiláaan, Froilán, Froilán, Froilán, Froiláaaan Froiláaan..." La España republicana que el CREA anhelaba despertar se desmorona. "Yo no soy monárquico, soy froilanista" confiesa un estanquero en cada ciudad de España en ese preciso momento. Todo está perdido.

Eva Sannum está sola en la cocina, tratando de poner en orden sus sentimientos encontrados. Hay una enigmática sonrisa en la comisura de sus labios.
Felipe se le acerca. Le pone una mano en la cintura y le suelta: "Tú y yo tenemos algo pendiente ¿verdad?".
La Sannum levanta la mirada hasta encontrar la del ex-príncipe azul.
Pone su mano en la del hombre que un día amó.
Le dice: "Vete a la mierda, majo".

7 comentarios:

El niño desgraciaíto dijo...

Jajaja. Qué divertido. Final grande y encajando todas las piezas a pesar de ser chapucero.

Nos manejas a tu antojo para que votemos lo que te conviene...

Anónimo dijo...

Jajajaja! Pero que final más bueno, me parto.
Froilán I al poder, XD
Arantxa

Elvira P. dijo...

jajaja froilanistas forever!!

Anónimo dijo...

¡PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,PLAS,......FROILAAAAAAAN!
Sonia.

exseminarista ye-ye dijo...

Bueno, aunque llegué al principio y al final que sepa usted que me encantó, oiga.

Salud y saludos.

Nisi dijo...

¡¡¡Graaaaaaande!!!
¡Viva Froilán I!

HombreRevenido dijo...

Pero si tengo estos comentarios sin responder ¡¡NO PUEDE SER!!

Niño desgraciaíto, las piezas encajan porque sois poco exigentes. Te aseguro que por mucho que lo planee es difícil que no me descoloquen vuestras votaciones.
Y aquí la foto de Froilán en la ventana me hizo cambiar totalmente la idea inicial.

Arantxa, muchas gracias.
Froilán I es el rey que quiere el pueblo. Podría ser también presidente de la república. Así se compagina todo.

Elvira P., ¡¡siempre!!
Que pena que los acontecimientos no permitieran elegir nuestra propia aventura.

Sonia, jaja. ¿Son aplausos o se te quedó el dedo enganchado en el teclado?
Muchas gracias. Era el mejor final posible.

Exseminarista ye-ye, me alegro, muchas gracias.
Participar en cualquier momento permite participar en el sorteo del premio sorpresa. Mañana o pasado lo lanzamos.

Nisi, gracias. ¡Viva!