viernes, junio 12, 2015

Huesconsin - Año 9


El año que viene cumplimos 10 y no se me pasará. Vamos vamos... no se me pasará segurísimo porque haremos un fiestón que durará un mes.
Pero la cosa es que el sábado pasado la Academia de Chimpancés cumplió 9 años y me pilló con la cabeza en veinte sitios. Eso debe de ser la madurez.
Dicen que un año bloguero equivale a 4 años de simio. Es decir (cálculo mental vertiginoso) que es como si el blog cumpliera 36 primaveras. Finjamos estar de vuelta de todo, digamos que lo celebramos día a día, sin necesidad de aniversarios y todas esas mierdas.

Es ya una tradición que enlace el primer post. Del 6 del 6 del año 6. Cada uno tenemos nuestras 100.000 debilidades y esta es una de las mías.

Cuando celebré el año 1 me acordé de vuestros comentarios, los agradecí uno a uno.
Ay, qué social era entonces. Ahora os mataría a todos (pero de bromi).

En el año 2 pusimos esta foto.
Eran años muy locos.

Al llegar al año 3 nos empezaban a salir las frases largas:
Hemos mezclado idiotez y sabiduría en la proporción justa (98/2). Hemos llegado a los corazones de miles de monos que necesitaban preguntas y respuestas. Hemos salido de esos mismos corazones con la misma inmediatez, dejándolos sumidos en la desazón. Hemos triunfado, por llamar de alguna forma a esta modalidad inusual del fracaso.
En el año 4 me puse tiernísimo:
La Academia es todavía poca cosa, aún queda lejos el objetivo primigenio de conquistar el mundo. Sin embargo me ha permitido vivir unos cuantos pequeños milagros, de esos que demuestran que el tiempo invertido ha merecido la pena.
En el año 5 (¡detén la rima, truhán!) me puse trascendente:
El blog nació con un mensaje poco definido, no sé, vamos a pasarlo bien un rato, vamos a desafiar al mundo contemporáneo pensando por nosotros mismos. Han pasado 5 años geniales y sólo puedo decir que ese mensaje y todos los demás me los paso ahora mismo por debajo. La única verdad es otra: cuando estés jodido, tómatelo en serio y ríete hasta de tu sombra. 

 En el año 6 nos volvimos a acordar de vosotros, sufridos y masocas comentaristas.
"El plan es infinito. Y gratis", dije.
A veces los monos nos gustamos. Eso lo sabíais ¿verdad?

Cuando arrivamos al año 7 encontramos esta fotaza, dijimos que mearíamos en círculos en el jardín del futuro y estrenamos dominio (de internet).

El año 8 descubrimos que el infinito es un 8 desmayado de emoción... y poco más.


9 años y mi relación con esta cybercosa sigue siendo como aquella canción de Jorge Drexler:




Coged un vaso de plástico y servíos un poco de champagne.
Allí en la mesa hay cucharillas.
El caviar se echa dentro ¿no? ¿igual que los cereales en la leche?

9 comentarios:

sonia dijo...

¡Enhorabuena simio!Brindemos por otros 9 añitos de la Academia: ¡CHIN,CHIN! (Bueno como quiera que sea la onomatopeya de los vasitos de plástico).¿Hay panecitos para los canapés de caviar?
Preciosa la musiquita.
Oye,me leo y parezco ese vecino de Homer,es que la canción me ha enternecido el corazón.

phaskyy dijo...

Nos hacemos mayores!
Champagne? No me gustaaa
Donde están los ganchitos mojados en fanta de naranja? Eh?
El año que viene quiero ir a un parque de bolas. Y que nos acompañen los hijos ya mayorcitos y que sufran en sus carnes lo que nosotros hemos pasado.
Felicidades!

Angie R M dijo...

Felicidades por esos 9 añitos!! Bebamos hasta acabar ese bidón y olvidar todo lo aprendido para así disfrutar de al menos 9 años más :P

aras dijo...

9 años y sobreviviendo. No me extraña que nos invites a Möet, aunque sea de garrafa. Es para celebrarlo por todo lo alto.
Y hemos aprendido mucho en estos años (aunque me haya enganchado tarde a la Academia).
Espero que los sigas celebrando muchos años más.
Por cierto, Drexler siempre es muy buena elección.
¡Felicidades, profe!

Aquello noerayo dijo...

Saquemos el champan y brindemos por este año nuevo. El caviar me gusta untarlo en los aspitos.

El niño desgraciaíto dijo...

Enhorabuena. Cualquier año de estos nos graduaremos y entonces volveremos la vista atrás con nostalgia y gratitud.

Carmen J. dijo...

Si un año vale por 4, estoy saliendo de la adolescencia. Seguiré en la Academai, pues. Brindemos!

molinos dijo...

llego tarde pero da igual, la puntualidad no da puntos en el curriculum de la Academia.

En el año 9 de la Academia y 6 o 7 de nuestra relación me voy a poner trascendente y emocionante y numismática y filatélica (como dice Rafa Pons).

Recuerdo cuando llegué a este blog pinchando de otro de un pavo que era de Mordor y pensé "madre mía que mente más brillante, qué genio". Me acuerdo cuando pensé "este pavo está como las maracas de Machín". Me acuerdo de cuando qudamos en escribir un post a cuatro manos y lo escribí yo sola pensando en impresionar al profesor. Me acuerdo de mi maravilloso caminito de chuchos cuando cumplí 40 y todavía me río. Me acuerdo de los elifge tu primera aventura con el concilio y el otro en el que e fui protagonista....me acuerdo de las risas mil cuando nos conocimos en persona y me acuerdo de ti cada vez que paso por Huesconsin y digo "Joder, a ver si la próxima nos vemos".

Hala, y ya, recoged los kleneex y todos al rincón a morrearse....que esas son las fiestas que molan.

HombreRevenido dijo...

Sonia, gracias. Si los vasos de plástico no hacen chin-chin lo haremos con la boca. Brindo por 9 años más de blog y que sigamos todos igual de jóvenes.

Phaskyy, gracias. Hemos comprado ganchitos. Y en la bolsa ya vienen mojados en fanta de naranja.
El año que viene va a ser un fiestón. Ríete de la elección de un Papa.

Angie RM, gracias. Me apunto a la idea. Olvidemos y hagamos sitio a los nuevos conocimientos banales.

Aras, gracias.
9 años son muchos años. Casi demasiados para la vida media de un blog normal. Pero claro, este no es normal.
Lo seguiremos celebrando hasta que nos dure la sed.

Aquello noerayo, ¡venga! Ya han traído los aspitos. Un trailer. Que no falte de nada.

Niño desgraciaíto, gracias. Ese día llegará, aunque esperemos que tarde en llegar mucho tiempo. Habrá que inventarse otra cosa ¿no?

Carmen J., ¡brindemos!
De la Academia no se va nadie. Que dentro de 2 o 3 años, dicen, viene lo mejor.

Gracias, Molinos (lagrimita de emoción de este mono despeluchao que cree estar de vuelta de todo).
Ay, el post a 4 manos... ya no me acordaba. Estoy dispuesto a volver a intentarlo.

Está pendiente ese Huesconsin Tour. Dalo por hecho. Palabra de simio.