jueves, enero 07, 2016

Alarma social

Es duro dar por acabadas las navidades, la sed, la gula, el consumismo... dejar atrás las luces, los alardes chuscos de modernidad, los ayuntamientos flipaos, los viejos gritándole a una nube... olvidar el cambio de año y la resaca... volver a trabajar (más o menos centrado).


Pero quiero acordarme especialmente de ellos (que también somos nosotros):



Machos sufridos, abandonados en las puertas de los comercios.
O arrinconados dentro de ellos...



Derrotados...



Leyendo el periódico en el mejor de los casos...



Rezando porque aguante la batería del móvil...



La viva imagen del desamparo...



Al límite de las fuerzas individuales...



O colectivas...



Hombres perchero, guardarropa, almacén, simios humillados y desvalidos...






La próxima vez que vayas a hacer algo así recuerda este mensaje de S.O.S.



19 comentarios:

saberesacordarse dijo...

Brillante!

aras dijo...

Jajaja. Muy bueno, pero, a veces, las mujeres también hacemos de percheros con algunos hombres. Ni las tradiciones se respetan ya. Jejeje.

Aquello noerayo dijo...

Donde hay que mandar el mensaje para que les llegue la ayuda? A que número?
Sin duda, uno de los colectivos más desfavorecidos de las pasadas navidades.

Marta dijo...

Toda mujer de bien sabe que a las rebajas se va sola.

HombreRevenido dijo...

¡Gracias, Hermano E!

Por supuesto, Aras, puede suceder al revés en muchos casos, e incluso ir cambiándose el rol en función del tipo de tienda.

Aquello noerayo, daré pronto un número de cuenta para que ingreséis vuestras generosas donaciones. No hay que escatimar recursos para resolver este drama.

Marta, cuánta verdad. Ir con un hombre ralentiza todo, se pierde agilidad y, además, se hace sufrir al animal.

Nisi dijo...

Si es que enero es un mes terrorífico...

El niño desgraciaíto dijo...

Ah, ayer fui yo con Anniehall y hasta ella estaba desanimada... La verdad es que el primer día de rebajas tenía que estar prohibido.

Elvis dijo...

Pobres... Tendría que estar prohibido por ley tardar más de cinco minutos en comprar...
Saludos.

HombreRevenido dijo...

Nisi, un drama humano tras otro.

Niño desgraciaíto, es muy duro. Nadie está realmente preparado para ese infierno.

Elvis, secundo la moción. Tiene que haber un límite a los excesos. Además, hace falta la presión del último minuto para ayudarnos a tomar las decisiones de compra.

JL Ríos dijo...

Fantásticas, me han gustado mucho. Sin querer emularte mi mujer encontró algo así en Puerto Venecia.

NáN dijo...

Por los poderes que me han sido conferidos, declaro este Post el Mejor del Año, con visos de que será difícil que pierda ese puesto en lo poco que queda hasta el 31 de diciembre.

Cuánta razón, los animales sufrimos. Y eso que yo, si voy con la Cari, es para comprar ropa para mí... claro que esa es la excusa, porque ¿acaso alguna vez he dicho que quiero o necesito ropa nueva?

No dijo...

Jajajjaa me encanta!!

Y no soy hombre pero me siento identificada....a la tercera tienda que piso me salen pústulas por el cuerpo y noto como las fuerzas me abandonan y el hastío se apodera de mi ser....entonces empiezo a no encontrarle sentido a la vida y ya es cuando mi cabeza en un reducto de supervivencia me ordena entrar en un bar y consumir la cantidad de cerveza necesaria para volver al estado en el que partí

HombreRevenido dijo...

JL Ríos, no hay un rincón de la geografía mundial donde este terrible hecho no suceda. Por eso hay que tomar medidas urgentes.

NáN, ya sabía yo que la "conciencia social" me llevaría al éxito, a los premios y al reconocimiento del mundo bloguero.

Sufrimos, no cabe duda. Pero a lo mejor es verdad eso que dicen: si a los hombres no nos torearan nos extinguiríamos.

No, es durísimo. Y como sabiamente explicas, no es un drama exclusivamente masculino.

el chico de la consuelo dijo...

Brillante reflexion. Lucharemos porque junto a toda tienda de ropahaya una de aparaticos electrónicos con grifo de cerveza y guarda bolsas.

Luxindex dijo...

Gran artículo, HombreRevenido, aunque, como bien sabes, sea batalla perdida.

Qué mala cabeza tenéis, varoncitos. Yo para esas ocasiones llevo alforjas. Mucho más cómodo, ¡dónde va a parar!

pazzos dijo...

La petaca de coñac resulta tan imprescindible en estos periplos como una cantimplora si te vas a buscar setas al desierto de Namibia.

HombreRevenido dijo...

Chico de la Consuelo, necesitamos simbiosis como la que propones. Yo voto a favor las veces que sean necesarias.
Y si hay que elegir una sola cosa... que haya cerveza a espuertas.

Luxindex, eres un superhombre. Alforjas o un remolque, esas son las dos soluciones óptimas. ¿Pero cómo estar siempre preparado?

Pazzos, mano de santo. Se sabe que el cognac es mejor que el wifi.

sonia dijo...

Hombres perchero,desvalidos,humillados,al límite de sus fuerzas....¡Qué grande simio!

HombreRevenido dijo...

Hombres perchero, Sonia, LA EVOLUCIÓN HA SERVIDO PARA ALGO. ¡Por fin!