jueves, noviembre 24, 2016

Huescándalo - 4 - Los 27 samuráis

Como todo el mundo sabe, San Lorenzo nació en Huesca (la romana Osca) en el año 225. Entonces lo llamaban únicamente Lorenzo, claro. Medró tanto en aquella start-up que era entonces el cristianismo, que consiguió un puestazo al lado mismo del Papa Sixto II (que no fue el sixto papa, fue el vigésimo-sixto).

La cuestión es que cuando el emperador Publio Licinio Valeriano, que era un mendrugo de mucho cuidado, decidió perseguir con fuerza el cristianismo, a nuestro oscense le pilló en medio. Todos conocéis el martirio que le tocó por sorteo: ser quemado vivo en una parrilla.

Por eso la iglesia de San Lorenzo, en Huesca, tiene ese símbolo a la entrada.


También cuenta la tradición que estando San Lorenzo en mitad de su tormento, se envalentonó y le dijo a sus verdugos: "Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho".
Genio y figura.

Lo que San Lorenzo no sabía era que en Osca, varios días antes de la ejecución, se había producido una reunión clandestina en un lugar a las afueras llamado Rotondum. Reunión que también se homenajea en este monumento (aunque si preguntas te dirán: "¿Rotondum? ¿Eso que es? No sabemos dónde está ese sitio").


En aquella reunión se tomó la dramática decisión de rescatar a Lorenzo. Pero ¿quién podía ser el loco que se atreviera a algo así? Tenían que entrar en Roma, la capital mundial (de entonces) y desafiar al mayor ejército conocido. Sólo había un escuadrón en el mundo capaz de ello: Los 27 samuráis.

En la siguiente foto podemos ver una antigua estatua de la ciudad que representa a uno de estos feroces guerreros. Por supuesto sin placas, sin nombres, porque todo forma parte de un gran acertijo que nadie se ha atrevido a desvelar.


Los 27 samuráis, puente entre Asia y Europa, muchos siglos antes que Marco Polo, se presentaron frente a las murallas de Roma a la hora del martirio de San Lorenzo. Tenían el plan más sofisticado que podáis imaginar.

Entraron en la ciudad con un mulo, haciéndose pasar por comerciantes.
Nadie sospechó del animal, pero llevaba a su espalda una carcasa metálica con kilos y kilos de pólvora. Cuando se acercaron al Martiriódromo, encendieron la mecha y el mulo empezó a volar, sembrando el pánico y la confusión.

Monumento al mulo heróico en Huesca.

Un proyectil asniforme se propulsaba entre grandes rebuznos, la gente se llevaba las manos a la cabeza asombrada y, mientras tanto, los 27 samuráis desenfundaban sus katanas, mataban a los guardias, escondían los cuerpos, rescataban a San Lorenzo (chamuscado por un único lado) y sustituían al reo verdadero por uno que pasaba por allí.

Cuando el mulo aterrizó, cada cual volvió a lo suyo, se deshicieron del cuerpo calcinado como si del verdadero Lorenzo se tratara y a otra cosa.

Corrieron los 27 samuráis y el santo liberado en pos del mar. Allí les esperaba un barco fenicio y la mayor tormenta que podáis imaginar.

Monumento oscense conocido como "La Tempestad"

Lorenzo, que estaba muy débil por el semi-martirio y era un hombre de secano, se tropezó y cayó a la mar bravía. Con el consiguiente chasco de los 27 samuráis, que después de hacer lo más difícil habían fallado en lo básico.

Hay una estatua en el parque de Huesca, "El hombre cargando con su destino" que viene a representar la llegada del esclavo Lorenzo a Capadocia. Lo habían recogido del mar unos piratas cuando estaba a punto de ahogarse.



Terriblemente desfigurado, San Lorenzo sólo pensaba en una cosa: VENGANZA.
Demostró rabia y grandes dotes para la lucha. Terminó convertido en un magnífico guerrero.

Fue mercenario en el ejército persa que desafió a Roma y sólo así se entiende entonces la estatua al guerrero desconocido, situada también en un lugar de privilegio del parque de la ciudad.


La cruz (alegórica) en una mano y la vara (un poco menos alegórica) en la otra. El propio Lorenzo estuvo presente cuando las tropas de Sapor I capturaron al emperador Valeriano, perseguidor de cristianos. Y fue San Lorenzo, personalmente, quien le hizo tragar oro fundido y acabó con su vida.

La venganza estaba concluida.
Y la historia hubiera sido olvidada si él no hubiera regresado triunfante a la ciudad, con su enorme relato, que toda Osca guardaría celosamente durante muchos siglos. Allí envejeció y murió el santo, protegido hasta el estertor final por sus paisanos.


Pero ¿y qué fue de los 27 samuráis?
Años antes que Lorenzo, regresaron a Huesca y reunieron a los prohombres de la ciudad. Contaron su peripecia, proclamaron su fracaso, su deshonor y cometieron harakiri.
Allí, donde se derrumbó cada uno de esos valientes, Lorenzo colocó unas marcas de oro que permanecen hasta nuestros días.


Están rodeando la parrilla que vimos al principio. Justo enfrente de la iglesia de San Lorenzo, o "San Lorenzo y los 27 samuráis" (que es su denominación oficial en todos los documentos oficiales de la biblioteca secreta del Vaticano).


Bien, ya lo sabéis.
Ahora vosotros también estáis en el ajo.

8 comentarios:

molinos dijo...

No has dicho que los samurais bailan todos los años!!

Y además como en vez de "proclamaron su fracaso, su deshonor y cometieron harakiri." yo he leído "proclamaron su fracaso, su deshonor y proclamaron lendakari" ya me los imaginaba bailando un aurresku.

XDD

madre mía lo tuyo es contagioso.

HombreRevenido dijo...

Molinos, ¡musa y escaramusa del post!

Eran samuráis bailarines, por eso el día de San Lorenzo se hace una recreación en esa misma plaza, con la banda de música de Huesca tocando temazos.
Estuve a punto de meter un lendakari en la leyenda, pero no quedaba creíble...

sonia dijo...

Madre mía ,esta leyenda de los samuráis da para una serie espectacular;los americanos ya irían por la vigésima edición de la saga:D

HombreRevenido dijo...

Sonia, esto no puede salir de aquí. Es un supersecreto oscense. Como se entere la HBO estamos perdidos.

Angie R M dijo...

Recuerdo lo de San Lorenzo y a parrilla porque es lo único que se me quedó de la vez que visité Huesca (aparte de que hacía fresquete y a mí no me gusta el frío). Pero el resto de la historia es, como dicen por aquí, para hacer una serie xDDD

HombreRevenido dijo...

Angie RM, seguro que te dijeron eso de "si pisas la parrilla te casas". Es imperdonable que no pusiéramos la calefacción el día que tú viniste. Así cómo vamos a conseguir que volváis.

el chico de la consuelo dijo...

Ya verás cuando todos los turistas vayan por guesconsin contando tu version de los hechos pq lo han leido en la internet.

HombreRevenido dijo...

Chico de la Consuelo, no lo descartes. Hay una gran industria allí, en mezclar el turimo con los cuentos chinos.