miércoles, abril 05, 2017

Licuefacción


En Nápoles, donde la Corona de Aragón dejó grandes legados como la camorra, el turrón o el Arco d´Aragona, nacieron grandes personajes históricos, como Giordano Bruno, Gian Lorenzo Bernini o Bud Spencer. Nadie más famoso que San Gennaro, decapitado en la última persecución de Roma.

La sangre de San Gennaro se guardó en una pequeña botella (de algún minibar de la época) y allí permanece, solidificada, hasta que en las fechas señaladas, se vuelve líquida, ante las plegarias y el asombro de los presentes. La licuefacción es un gran prodigio, que tiene explicación científica, por supuesto, pero a quién le importa.

Del mismo modo, este bloguero peludo ha permanecido un tiempo apelmazado.
No se puede decir que no haya creado nada en estas semanas. Más bien al contrario. Hemos creado, hemos apostado, hemos perdido el tiempo con gracia, hemos observado, hemos guardado ideas (muchas) en un cajón de futuros posts. Pero, qué demonios, los posts no salían.

Conclusiones: Ya he intentado la publicación regular, temática, y reconozco que obligarme me ayuda a escribir. Pero en cuanto pasé una semana de trabajo fuera de casa perdí el hilo. Descartemos ese método.
Otra conclusión es que podría haber dejado el blog, cerrar la persiana, pero eso tampoco quería, quiero o querré hacerlo.

Por lo tanto, tras un período de solidez e ingenio reseco, me hago líquido de nuevo para contaros que vuelvo. Que se acabaron las secciones y regresa el caos. Que vendré a escribir sin orden ni concierto cuando pueda o se me ocurra algo.

Gaudeamus igitur iuvenes dum sumus

10 comentarios:

sonia dijo...

A mí me importa lo de la sangre que se vuelve líquida otra vez.Qué bien que volviste de nuevo al caos este de academia.
Y la salsa napolitana.

Josan dijo...

Que bueno que volviste!! Ganas teníamos ya de leerte de nuevo. Y de escribirte, también!

Cardo dijo...

Milagro!!! vuelve el mono hecho líquido!!

Angie R M dijo...

Sin orden ni concierto, líquido o sólido, lo importante es volver ¡Qué alegría! ;)

el chico de la consuelo dijo...

Eso de licuarse me suena. Yo algunas noches me siento solo hecho de cerveza. Mirate por si te pasa lo mismo.
Te se echaba menos
Abrazos.

molinos dijo...

Me encantaría saber a qué te estás dedicando....

HombreRevenido dijo...

Sonia, encantado de volver.
La sangre (o al menos la que hay en la ampolla de la catedral napolitana) es un fluido pseudoplástico que se licua con el movimiento. O eso, o es un milagro.

Josan, ganas tenía yo también de volver con los 5 sentidos.

Cardo, somos un 70% agua (me lo dijo una bióloga). En mi caso, agua con gas.

Angie RM, vengo en estado de euforia. ¡A lo loco!

Chico de la Consuelo, a ver qué día nos convertimos en cerveza juntos. Con ese milagro nos acabamos ganando un sitio en el santoral.

Molinos, ya te contaré...
(Ya te imaginas que normal normal no es)

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Ayer estuve en un evento en tu pueblo, en tu trabajo...pero no estabas tu. Vi gente correr no vi llover y no estabas tu...Pero si un amigo tuyo que toca el saxo en la banda de La capital mundial.

HombreRevenido dijo...

Gonzalo, mi trabajo está tan repartido y disperso que es difícil acertar.
Qué lástima, de haberlo sabido me habría acercado.

Phaskyy dijo...

Qué bien volver a leerte! ������