viernes, septiembre 10, 2010

Espejos sindicales


Voy a rajar un poco.
Ya sé que es viernes pero entendedme, a mí me va a tocar trabajar mañana, tengo un buen motivo para estar irascible.
Sé que generalizar es un error y que mi punto de vista tiene un margen de error del tamaño de mi ignorancia (que es mucha). Por eso agradezco de antemano que si me equivoco o soy injusto alguien será capaz de explicármelo en los comentarios, para que yo lo entienda.

Por lo visto, para calentar motores ante esa oportunísima huelga general de final de septiembre, el sindicato UGT ha lanzado unos vídeos explicativos en clave de humor sobre: "Las mentiras de la crisis".
Están en su web (y en youtube, imagino), yo no los voy a enlazar.

Como os podéis imaginar, la parodia se acaba centrando en un empresario al que caracterizan como alguien ridículo, inepto, fullero, egoísta, clasista, corrupto, déspota, sin vergüenza, estómago agradecido, vendido, embaucador, vago e hijo de puta.

Y resulta que, caprichos del subconsciente, eso es exactamente lo que yo opino de ellos.
Curioso, ¿verdad?.
Tampoco se puede enfadar nadie, porque lo digo en clave de humor, recalcando la ironía del asunto.

Si nos ponemos a analizarlo detenidamente, a lo mejor resulta que la mayor mentira de esta crisis están siendo ellos, los 2 sindicatos mayoritarios.
Tal vez era eso lo que querían decir y no sabían cómo.

Máximo respeto a vuestra lucha obrera, camaradas.
Saludos de un humilde autónomo.
.

6 comentarios:

Expatriado dijo...

Pa que te voy a decir que no, si si. Lo de los sindicatos yo tampoco lo entiendo bien, y me gustaría que alguien me lo explicara con calma...

Espartaco dijo...

Pues sí, los sindicatos del régimen (espero ansioso que además de la unidad de acción sindical la transformen definitiva en unidad orgánica y terminen con el espejismo del bipartidismo sindical, al fin y al cabo son lo mismo) no tienen ninguna credibilidad. ¡Qué diferencia con los sindicatos del otro lado de los Pirineos, con los franceses!, en fin, que le vamos a hacer.

Y los sindicatos conocidos como CCOO y UGT no se merecen que ningún trabajador les siga a la Huelga, sin embargo ZP se merece que el próximo 29 no se mueva ni una hoja de un árbol, que la huelga sea masiva y que la población le diga que está hasta las narices.

A mí personalmente me saltó hace tiempo la duda pero la he resuelto, me puede más ZP por eso el 29 no pienso ir a trabajar.

Nana dijo...

Yo he visto los vídeos. Los dos. Y he de decir, profe, que al empresario también lo ponen como potencial acosador sexual. Aparte de descalificar la figura del empresario de manera absolutamente arbitraria, generalista y absurda, no sé qué más pretenden esos vídeos. Quiero decir que yo no he entendido ni jota acerca del contenido implícito de los mismos. Y creo que no soy la única. A mí lo que me parece es que a Cándido Méndez le ha dado una embolia y a nadie se le ha ocurrido llevarle a urgencias, porque ni le ha cambiado la cara. De aquí a un par de días puede que la diñe.

HombreRevenido dijo...

Expatriado, yo me he sentado a esèrar esa explicación, no tengo prisa. Pero que me lo expliquen o si no... o si no la lío.

Espartaco, está claro que me refiero a los dos grandes sindicatos, completamente vendidos e inútiles.
Entre los sindicatos pequeños habrá de todo, bueno, regular y malo, pero al menos creo ver buenas intenciones.

Yo no iré a la huelga por razones obvias. Pero que conste que también estoy hasta las narices.

Nana, los vídeos dan vergüenza ajena. Tienen la intención de crear un falso enemigo y reclutar descerebrados.

Había un tipo de defensa italiano que cuanto mejor tenía el nombre más pegaba. Uno se llamaba Gentille y no era nada gentil. Otro recuerdo que se llamaba Galante y daba unas patadas poco galantes.

Pues con Cándido me pasa lo mismo. Se llama Cándido y es un jeta.

Expatriado dijo...

La verdad es que escribí alguna barbaridad antes de borrarla y dejar el comentario definitivo. Pero hoy, releyendo las respuestas (es que vengo mucho por aquí) se me ocurre una comparación cojonuda, con eso de los sindicatos grandes y pequeños: son como la Iglesia.

Cuando la cosa iba de compartir, ser buenos, todo es de todos, se alimentaba a los leones... puta madre. Cuando se hizo multinacional, malo: la buenísima idea se usa para el márketing, y en la práctica a tomar por culo (o a dar, para el caso...).

El comunismo, por cierto, también lo veo dentro de este grupo...

HombreRevenido dijo...

Esto... que te he respondido aquí.

Gran reflexión.