martes, agosto 30, 2011

Nombres proféticos


Luego dicen que el nombre no es importante. ¿Iba a pegar las mismas hostias como ensaimadas de tres kilos ese fornido boxeador si se llamara Johnny Smith? No. Las pega porque se llama Evander Holyfield, o porque se llama Mike Tyson, o porque se llama Rocky Marciano, o porque se llama Lenox Lewis.

Así es la cosa.
Si es un peso medio se llamará Jake LaMotta (el inolvidable "Toro Salvaje"). Si es un peso ligero necesita un nombre diferente, qué tal Pernell Whitaker (el que le ganó a ese ídolo patrio de nombre apropiado: Poli Díaz).
Lo queramos o no hay nombres que acarrean un destino, un poder y una responsabilidad.

No es casualidad (creo) que el hombre más rápido del mundo se llame Usain Bolt. En su día lo fue Asafa Powell (nombre de velocista total), también Carl Lewis, ¿y os acordáis de Frankie Fredericks? ¿correríais más o menos si os llamarais Frankie Fredericks?.
Quién podía desafiar a la velocista Cathy Freeman en Sidney 2000. Nadie. ¿Cómo puede alguien aspirar a ganar a una atleta que se llama Cathy Freeman? eso es imposible (aunque te llames Lorraine Graham y seas del mismo Jamaica).

Del tenis recuerdo algunos casos. Martina Navratilova empezaba a intimidar con su nombre checoslovaco. El mismo origen tenía Ivan Lendl, archirrival de John McEnroe. Dos nombres impresionantes, una competencia de leyenda. Si te llamas Lindsay Davenport te dan una raqueta a los 5 años, no tienes elección. ¿Cómo no iba a convertirse en un tenista rocoso como un duro detective sueco alguien llamado Mats Wilander?.

En el baloncesto hay truco. Porque hay nombres que sólo se le ponen al niño si es grande, si va a ser alto. Son los llamados: "nombres de pívot".
Ejemplos: Steve Trumbo, Brad Branson, Anicet Lavodrama, Tanoka Beard, Joe Pinone Wallace Bryant. Son nombres que indican claramente lo que hay.
Igual que es difícil que no llegues a la selección italiana de basket si te llamas Walter Magnifico. Hay un imperativo del nombre propio contra el que, reflexiono, no puede lucharse.

En el fútbol el nombre lo es todo. Por eso en el país del fútbol por antonomasia, en Brasil, se ponen apodos: Pelé, Kaká, Didí, Zico...
En algunos casos los nombres son una especie de extraña dinastía sin familia: Ronaldo, Ronaldinho y Cristiano Ronaldo... no sé, algo tiene que haber.
Un líbero excelso puede tener muchos nombres, ninguno mejor que el de Franz Beckenbauer. Los futbolistas de antes se llamaban Di Stéfano o Kubala, que son nombres de tener calidad y algún michelín. Que me expliquen a mí si es posible que un tío que se llame Eric Cantona, Marco Van Basten o Enzo Francescoli no tenga clase para regalar. Todo está en el nombre, amigos.
Por cierto, al hilo del nombre profético, vaya pelazo tenía y sigue teniendo Fabio Capello.

Si te llamas Ayrton Senna estás predestinado a ser un mito del automovilismo. Si te llamas Randy Mamola, cómo no vas a ser piloto de motos, el asfalto te llama. Le cogiste un poco de miedo al agua en el primer curso de natación que hiciste, pero te llamas Matt Biondi,  Ian Thorpe o Michael Phelps, deja de chapotear y tómatelo en serio.
Jonah Lomu tiene nombre de locomotora de rugby, Jonny Wilkinson o Neil Jenkins tienen el nombre afilado de un medio apertura, pateador de precisión. Repito, no son opciones.

Acabo con el ciclismo, los esforzados jornaleros de la gloria. Los americanos siempre han sabido traerse a Europa a tipos con nombre intimidante: Greg Lemond o Lance Armstrong. Luego al que pillaron fue a Floyd Landis (un nombre demasiado flojo debieron pensar los de la agencia antidopaje y así empezaron a sosprechar).
De entre todos los uzbecos de Uzbekistán, ¿quién iba a acabar triunfando en el deporte?. Estaba predestinado desde el registro el famoso esprínter Djamolidine Abdoujaparov.
Lees Francesco Moser y ya ves a un tipo de rosa pedaleando fino. Gente rápida como Sean Kelly, como Eddy Planckaert, como Jean Paul Van Poppel. O nombres de ciclistas aguerridos como Frank Vanderborucke, Thierry Claveyrolat o Marino Lejarreta, que se ganaban el respeto del pelotón desde el control de firmas.

Eres un campeón de golf, con tus remilgos, tu caballerosidad, tu flema... y llega Tiger Woods y te barre del mapa. Estaba cantado, tíos.
Cuando tenga un hijo le llamaré Tiger (pronúnciese "Taiguer").
Ese blogger sí que llegará lejos.

El ángel del Señor le anunció a María. Y no le dijo: "ponedle el nombre que queráis". No, insistió en un nombre en concreto. Yaveh lo tenía muy claro. Ah, y lo primero que le cambian a un nuevo papa es el nombre, antes que el look o el desodorante.
¿Se os ocurre algún otro nombre de deportista que lleve el éxito implícito?. Decidlo ahora que se ha abierto la caja de los retruécanos o callad para siempre.
.

13 comentarios:

Nancy Botwin dijo...

Alexandra Timoshenko, Alina Kabaeva, Elena Vitrichenko...

La elegancia de las gimnastas de rítmica con la letra "k" en su apellido: técnica perfecta, ejecución intachable. Un gusto verlas sobre el tapiz.

HombreRevenido dijo...

Fantásticas, Nancy Botwin. Ya sabía yo que me dejaba a alguien, ¡a las gimnastas!.

Otro nombre sublime: Svetlana Boginskaya.

El guardian del Faro dijo...

Supongo que si te llamas Talan Dujshebaev el balonmano es como una gran juego de niños para ti; si te llamas Alberto Tomba naciste para lanzarte a pecho descubierto por las gélidas pistas de esquí; si te llamas Sergei Bubka, que ya suena a saltito de por sí, estaba claro a qué te ibas a dedicar; y...vale...igual no es nuestra idea de deporte, pero si te llamas Gari Kasparov y no eres astronauta ¿que vas a hacer si no jugar al ajedrez?

elmasfato dijo...

Serán cosas del idioma, ¿por qué los nombres de deportistas de éxito españoles no me suenan tan contundentes?Pedro Delgado, David Barrufet, Rafa Nadal, Xavi Hernández, Angel Nieto, Gemma Mengual...

Nana dijo...

Yelena Isinvayeba, coñe, y Nadia Comaneci: Nadia, ¡no hay nadia como tú!

Nana dijo...

Eh, oiga, y ¿qué me dice de Sogelau Tuvalu?

Vincent Vega dijo...

Aunque no sea deportista, Hugo Stiglitz de Malditos Bastardos impone. yo por lo menos no me metería con alguien con ese nombre...
En cuanto a deportistas, casi cualquier nombre norteamericano, claro ejemplo Michael Jordan, suena a triunfador nato.

HombreRevenido dijo...

Muy buenos, Guardián del Faro. Sobre todo Tomba y Kasparov. Es de locos pero ha estado sucediendo delante de nuestras narices.

Elmasfato, es verdad. El fino lateral se llama Gordillo y el atleta más laureado Fermín Cacho. Tenemos un déficit en el nombre. Está claro que eso nos obliga a superarnos.

Nana, qué grande Nadia. La chica 10 (antes que Bo Derek).

Vincent Vega, el nombre yanqui siempre da respeto. Michael Jordan, John Stockhton, Wilt Chamberlain, Shaquille O'Neal, Lebron James...
Y me olvidaba de uno de los mejores "nombres de pívot": Moses Malone.

Quercus dijo...

No creo ke lo conozcáis pero Cedric Gracia siempre me ha parecido un nombre muy apropiado para un campeón del mundo de descenso.

Diría otros, pero me kedo con Yelena Isinvayeba.

Peter dijo...

Queda una nueva tarea, la contraparte con el nombre de los "Losers".

Ese futbolista Secretario, Trean Valencia, Chigrinsky o Petkovic.

O el amigo Pestano/Pestiño, tan lejano en su físico de la imagen del discóbolo. O Concha Montaner, supuesta saltadora de longitud con nombre de folclórica

HombreRevenido dijo...

Quercus, no conozco a ese muchacho, pero si negocia las curvas con Gracia, tendría lógica.

Peter, hay nombres de futbolista que claramente no podían conducir a nada.

Y los españoles que triunfan, como decía Elmasfato en su comentario, suelen tener nombres absurdos (y eso es partir con desventaja).
Me acuerdo también de Javier Moracho (nombre de velocista saltador de vallas no tenía).

Anónimo dijo...

Francesca Schiavone (skiavone)

HombreRevenido dijo...

Anónimo/a, Schiavone podría haber sido lo que hubiera querido, pero, sobre todo, ¡esquiadora!