jueves, marzo 22, 2012

La aristogracia


El alma del blog es el microrrelato. Lo suelto así a bocajarro para que sepáis de una vez cómo va a empezar a funcionar la cosa. Ya seáis blogoestrellas de las reflexiones largas o autobiógrafos de mil recursos, tenéis que ser conscientes de que ese despilfarro se va a acabar más pronto que tarde.

Por eso y porque nadie puede resistirse a un animal tan señorial, me gustaría destacar esta irrupción, este elegante bastonazo de buena suerte.
Perro con monóculo es una web que nace con una premisa sencilla: escribir microrrelatos de menos de 1.000 caracteres con tema o que contengan una palabra concreta. No es una competición, es solamente un juego (algo mucho más serio por lo tanto).

Os invito a que le hagáis una visita y participéis regularmente.
Recuerdo con mucha nostalgia el concurso de microrrelato con los 7 pecados capitales que organizamos en la Academia. Aquí tenéis el link de la web donde se gestionó todo. Fue un gran éxito de participación porque, lo creáis o no, sois enormemente creativos.

Por eso, para los comentarios os voy a poner limitaciones. Un máximo 50 palabras y que contenga la palabra "entrepierna".

13 comentarios:

Hund Dido dijo...

Creo que el perro tiene el monóculo mal colocado, todo el mundo sabe que los mamíferos suelen tener tres ojos y para los dos delanteros se usan las gafas. Hay otros agujeros en la entrepierna pero esos no necesitan lente alguna.

krollian dijo...

La entrepierna es peluda, húmeda y tibia. A veces se la unta con mermelada.

Ahora alguien posa con dos hijos adoptados. Hace tiempo que salió del armario. Y no se dio con la puerta, como nuestro monarca que es tan campechano que hsta le queda bien un ojo morado.

molinos dijo...

¿Microrelatos a mi?

¿Entrepierna? ¿entrepierna? Llamadme purista pero no debería ser entrepiernas? Quiero decir que para que algo esté entre..tiene que haber dos de lo que sea...en fin..minucias...pero si me pongo monóculo..me pongo.

HombreRevenido dijo...

Hund Dido, si los monos pudiéramos doblarnos como los perros y llegarnos a la entrepierna... no harían falta blogs, ni viajes, ni libros, ni nada.

Krollian, ese microrrelato lo vi en "Sorpresa Sorpresa". ¡Juro que lo vi!

Molino, como ya sabes, nosotros en la Academia somos sólo uno y es plural. Así que es posible que entrepierna sea singular, incluso habiendo dos o más piernas.

BkindZanks dijo...

Yo jugaba a eso con una amiga vía email. Una le mandaba a la otra una palabra y esperaba el relato antes de que acabara la semana.

¿Te puedes creer que en los ratos de desvelo por los ruidos de entrepiernas ajenas, la otra noche pensé jugar a esto en mi blog? Pero me dormí...

HombreRevenido dijo...

BkindZanks, amistad bajo presión. Según el nivel del microrrelato así era el afecto.

Cuando jugamos a esto en mi blog (me refiero a los microrrelatos) fue divertidísimo.
Anímate y sugiere un concurso (con suculentos premios).

dani-elornitorrinco dijo...

No pienso poner un comentario siguiendo las reglas, me paso tus reglas por la entrepierna. ;-)

Nancy Botwin dijo...

[Versión libre al fin...]

Igual que un perro -con monóculo- exhibe su entrepierna para dar cumplida cuenta de sus necesidades más básicas; así también el blogger ladra sus turbaciones, meneando el rabo en cada nueva entrada.
Marcar el territorio entre monos y (ós)culos. Mostrarse por instinto.

HombreRevenido dijo...

Dani-elornitorrinco, así me gusta. Rebeldía obediente.

Nancy Botwin, toma ya. Qué arte. Nunca sé cómo comentar tus posts, ahora ya me cuesta contestar hasta tus comentarios.

Peter dijo...

El chucho ese o lo que sea , me recuerda no sé por qué a Carod Rovira.

Entre Pierce Brosnan y él, yo creo que la chsitera le quedaría mejor al primero, pero el monóculo sin duda es algo que ya sólo puede quedarle bien a él.

HombreRevenido dijo...

Peter, declaro tu comentario "no válido" debido a que no contiene la palabra "entrepierna" (a no ser que esa sea la traducción de Pierce Brosnan).
Pasa a la salita de los latigazos.

Jorge Luis dijo...

Pues de primeras hubiera jurado que era un Critter pasado por lejía, un distinguido engendro rechoncho capaz de cruzar años luz de vacío espacial y los ochenta sólo por devorar alguna entrepierna.

P.D. Pues otro concurso no estaría nada mal. Ideas: los sectores donde se van a hacer recortes (las mareas de colores), las 7 virtudes (ahora que viene Semana Santa, o las 4 taoístas), sobre los nombres de los antros de Huesca,...

HombreRevenido dijo...

Jorge Luis, entre un perro monísimo y una criatura diabólica hay pocas diferencias. ¿Por qué será?.

Pensaré en lo del microconcurso. De cara al verano podría funcionar.