lunes, marzo 07, 2016

Hola, pasa pasa (Jornada de puertas abiertas)

¡Ojo que salgo en el HOLA de esta semana!



Nos recibe en su domicilio de Huesconsin el célebre HombreRevenido, adalid de la causa chimpancé y nombrado una o ninguna vez Simio más sexy de Europa.

"Tampoco hay tantos", dice entre carcajadas nuestro anfitrión.

En su despacho, muy luminoso y ventilado, vemos un piano.
Le pedimos que nos cante alguna pieza.


- Toca la que te apetezca, cualquiera de Bonnie M. me vale
- ¿Bonnie M?
- Sí, ¿no los conoces?
- Me sé "Los pajaritos".
- Va, esa mismo.

El ambiente es desenfadado y muy agradable.
Junto al atractivo chimpancé recorremos las estancias de la ya célebre Academia.


En la sala de lectura nos habla de su exótica acompañante.

"Venía con la casa. No se va ni con agua caliente. A veces me quita el sitio en el sillón y me da una rabia..."


"Otras veces se me sienta al lado... no sé... demasiado cerca ¿lo ves? No es mala cría pero da un calor..."

Nos damos una vuelta por las instalaciones de la institución escolar favorita de las pulgas.


El visitante en seguida se da cuenta de que el edificio es cosa seria. Construido con los más robustos materiales.


Se trata de una Academia de y para chimpancés. Por lo tanto la vegetación y la arboleda exterior desempeña un papel de gran relevancia.


Mens sano in corpore sano, dijo una vez un sabio que nunca salió en nuestra revista. Pero aquí el deporte no es menos importante que el estudio.
Es más importante.

Visitamos la cancha de baloncesto, lugar en el que se ejecutan los más bellos saltos, cabriolas y molinetes.


O la pista de hielo, donde juega el equipo local de hockey y se celebran los botellones.


Entramos de nuevo en el edificio principal y, al buscar un baño por nuestra cuenta, damos con una de las habitaciones más pintorescas de la casa:


La sala del dinero negro es muy luminosa y huele a billetes recién lavados.



Por fin encontramos el baño y nos damos cuenta, con estupor, de que se trata de uno de esos baños exclusivamente para monos trepadores.


Volvemos a encontrarnos con nuestro anfitrión en un comedor con moqueta de mucho pelo, como les gusta siempre a los primates.


Nos sentimos unos privilegiados por haber podido recorrer, en nombre de nuestros lectores, uno de los rincones más emblemáticos de la república del conocimiento.


Dejamos a HombreRevenido tapando su erección con un cojín, mientras la misteriosa secretaria le hace carantoñas.
El reposo del académico encuadrado en un gran instantánea que a buen seguro optará a todos los premios.

"Ya os vais ¿no?" son sus últimas palabras.

9 comentarios:

Phaskyy dijo...

Ayy la sala del dinero negro....
Qué desastre tanto desorden. Supongo que la chica a la limpieza no pasa por ahi.
¿O acaso el mono es de esos que dejan monedillas tiradas por los rinconnes para ver si el personal de servicio es de confianza?

sonia dijo...

Ja,ja,ja,ja,ja.¡Qué bien vives,pajaro (sin acento)!

No dijo...

Que manera de alegrar el día gratuitamente
Esto ha sido mejor que comerme esta mañana los restos de navidad

HombreRevenido dijo...

Phaskyy, en las sala del dinero negro no suele entrar nadie. Pero se nos debió de quedar la puerta abierta.
Malditos periodistas husmeadores...

Ya ves, Sonia, a todo lujo.
No nos privamos de nada.

No, somos como unos restos navideños que duraran todo el año. Somos el turrón fuera de temporada.

Luxindex dijo...

¡HOLA!, aparte de un saludo estridente, es garantía de glamour donde los haya. Diga que sí. Enhorabuena por la entrevista.

Su casa, por cierto, me recuerda algo a uno de mis cuartos para invitados sólo que en ellos, en los cuartos de invitados, tengo más cuartos para los invitados de los invitados. Todo con víveres estratégicamente situados por eso de las distancias y con colegios, Universidad (que depende de la Complutense de Oxford), clínica privada (Nuestra Señora del Señor) y autobuses del Imserso y tanatorio por si gustan (suele suceder) de alargar la estancia.

Pero centrémonos. Observando la cuarta fotografía (esa en que ambos están sentados en el sofá como si, impotentes, el agua de una reventada cañería hubiese alcanzado ya al salón), me pregunto: HombreRevenido, ¿ha valorado recibir una trasfusión de frente de la rubia? Piénselo. Creo que ambos se beneficiarían: ella tiene más frente que si fuese un limón lo tendrían que rallar con un somier, o si gorrión iba a volar por los cojones; usted, en cambio, tiene menos que un sótano. Es sólo un consejo. Haga con él como con las lentejas que se toman, o se dejan.

Elvira P. dijo...

jajaja, madre mía, cuánto glamour de mono. Para que luego te quejes...

Angie R M dijo...

Pedazo de casoplón que se gasta el simio, con rubia incluida para que le haga carantoñas!

el chico de la consuelo dijo...

Esa rubia blanquinosa te es impropia, querido chimpancé,
te pegaría más una Bellucci o parecida.

abrazos simios. Risas mil.

HombreRevenido dijo...

Luxindex, en realidad no es mi casa exactamente. Es la residencia anexa a la Academia de Chimpancés.
La rubia necesita 7 o 8 cocidos urgentemente. Y si falla el método tradicional, probaremos lo de la transfusión.

Elvira P, glamour del bueno, del que suelta pelo.

Angie RM, no nos privamos de nada. Es necesario para poder mantener la mente equilibrada y poder proseguir mi labor con todos vosotros.

Chico de la Consuelo, yo soy más del modelo Bellucci, con más sangre en la venas, no cabe duda.
Abrazos, camarada.