martes, octubre 10, 2006

Los martes: CINECLUB (16) - Matrix


The Matrix - 1999 -Director: Larry y Andy Wachowski

Reparto:
· Keanu Reeves (Neo)
· Laurence Fishburne (Morfeo)
· Carrie-Anne Moss (Trinity)
· Hugo Weaving

Guión: Larry y Andy Wachowski
Música: Don Davis

El mundo ha sido puesto ante tus ojos para ocultarte la verdad, explica Morfeo. Neo (anagrama de One), el alterego de Thomas Anderson (hijo del hombre), se encuentra ante la elección que promete cambiar su vida, pero existe diferencia entre conocer el camino y andar el camino. La pastilla roja es la duda. La pastilla roja es el camino.

El ritmo y la imagen sobrecogen al espectador que asiste atónito a una presentación vertiginosa de una confrontación que no comprende.
Es la pregunta la que nos impulsa. Es la pregunta la que nos ha traído aquí. ¿Qué es Matrix? ¿qué es real?, de nuevo el camino, la duda metódica (nunca descartes a Descartes).

Además de un alarde de efectos especiales, con mención destacada al descubrimiento del “bullet time”, donde la cámara se mueve mientras el tiempo se detiene (lo cual nos asombra a los corazones frágiles, pero sólo las primeras veces), “Matrix” pone el acento en la acción desbocada de una trama que nos supera, que nos turba, porque es un atropellado camino hacia alguna parte, una adivinanza.

No intentes golpearme, golpéame, dice Morfeo, el bodhisattva, esa es la esencia del Zen. No es la cuchara la que se dobla, sino tú mismo. Y esa filosofía no nos es ajena, europeos escépticos, es el “conócete a ti mismo” que adorna las paredes del oráculo (como estaba escrito en las paredes del templo de Delfos). No nos son ajenos los enemigos: Cifra (la ignorancia es la felicidad), Smith (la barrera insuperable de la percepción). Contra ellos pelea nuestro elegido, el Bruce Lee metafísico, a hostia limpia, alejándose de la dialéctica clásica, hasta alcanzar la revelación, el momento esperado, el Satori.

Neo se vuelve invencible porque trasciende la realidad, es la mente la que te ofrece el mundo, tan falso como cualquier otro. Un conocimiento intuitivo, irracional, interior, como el amor (ay Trinity) nos rescata. La irracionalidad redentora, la duda. Ese es el acertijo, impecable.
¿Podemos fiarnos de nuestros sentidos? ¿No será el mundo real tan falso como el mundo de Matrix?

Es el año 2199, permanezcamos atentos a una pantalla en la que, Neo lo sabe, cualquier cosa es posible.

-Continuará-

3 comentarios:

medio centro revenido dijo...

Uf, cuánto se podría comentar sobre esta peli!

Sólo diré una cosa: yo era absoluto fan de Matrix, incluso de la 2 y la 3 (y Animatrix, esa gran joya) hasta que descubrí que...

Dark city + Nivel 13 = Matrix

Sobre todo Dark city. Y claras referencias de Ghost in the shell, Tron, etc.

Aun así, peliculón!

Peibols dijo...

Eres grande!

Y lo peor es que la tía que doblaba a Trinity murió ayer.

El caso, que yo tengo las 4 pelis (las 3+animatrix) y creo que no se sacó todo el jugo que se podía haber sacado.

Pero mola.
Lo de Neo-One no me se hubiera oscurrido nunca... que grande eres tú también.

HombreRevenido dijo...

Nivel 13 es sensacional. Dices Dark City, pero la lista sería larguísima.
Lo más importante de todo es que Matrix aglutina a sus precursoras, sin quitarles mérito, por supuesto.

Somos grandes de corazón, Peibols, jeje. Lo de la dobladora no lo sabía, cachis.
Excepto Animatrix, voy a hablar de las 3.