lunes, octubre 01, 2007

Alimentos que nos hacen decir ¡rediós! - 3 - REGALIZ DE PALO


El regaliz de palo es una rama que sacas de la tierra, la limpias un poco y te la metes en la boca. Luego lo muerdes, lo lames, lo chupas, lo masticas y le sacas la enjundia.

Si no tuvierais la mente sucia os habríais dado cuenta de que fomenta la abstracción y la concentración. Se cuenta que los presocráticos masticaban esta raíz para pensar mejor. Como morder el tape del boli en un examen, pero mejor.

20 comentarios:

Orleans dijo...

No te voy a decir por donde se metian las féminas de una tribu ese oloroso palito para que funcionase como desodorante.It is very interesting,dear!

HombreRevenido dijo...

Orleans, calla calla, no lo digas. Que luego la gente se lo imagina y es peor.

Peibols dijo...

Yo me lo he imaginado y se me ha cortado la digestión, claro.

Serjuzu dijo...

¡rediós!

kaktus dijo...

Fíjate, para que luego te vendan el Odorcontrol como la última maravilla...
... y teníamos tecnología punta de higiene femenina en el camino a Salas.

Chic dijo...

¡Ala!, yo que iba a escribir de cuando lo comíamos en el patio de la escuela, a ver como lo encaro con estos antecedentes!

HombreRevenido dijo...

Peibols, qué disgustos mañaneros te da este blog. No vuelvas a pensar en ello, que tú eres muy sensible.

Serjuzu, a que sí.

Kaktus, no sé si esa tribu era lo que se llama tecnología punta. Aunque quién sabe.
La vida te da sorpresas.

Chic, recuperemos la inocencia que ha perdido el post. Si lo comías en el patio del colegio, algo muy raro habría tenido que pasar para que el regaliz hubiera pasado por la tribu esa.

burbuja dijo...

Yo iba a decir que estaba enganchadísima al regaliz de palo cuando era pequeña pero suena hasta mal después de leer los comentarios.

Anay dijo...

A mí ya se me ha olvidado lo que iba a decir.

Peibols dijo...

Yo ya no sé que hago aquí...

Expatriado dijo...

Ardo en deseos de conocer los alimentos que nos hacen decir ¡coño!, ¡joder!, ¡mierda!, ¡córcholis!, ¡cáspita!, ¡carambolas!, ¡zape!, ¡suputamadre (asi, todo junto y sin respirar! y ¡toma ya!.

Los demas, me interesan menos, pero los ojearía con desgana, ¿eh?

HombreRevenido dijo...

Burbuja, date cuenta de la dimesión que ha cobrado el regaliz de palo tras pasar por este blog de mentes trastornadas. Incluso está contaminando tus más dulces recuerdos de la infancia.

Anay, yo directamente estoy estupefacto. No sé qué pensaría un presocrático de todo esto.

Peibols, quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos.

Expatriado, los alimentos exclamativos son los mejores. No producen somnolencia. Vamos, el regaliz de palo, visto lo visto, es una varita mágica.

Alberto Colombo dijo...

Eso debe conllevar una adiccion a succionar cosas cada vez mas grandes... es el principio del fin

Guillermo dijo...

Mi querido mono, LA HORA DE LA VERDAD

06 oct 2007
Australia-England Marseille
New Zealand-France Cardiff

07 oct 2007
South Africa-Fiji Marseille
Argentina-Scotland Saint-Denis

HombreRevenido dijo...

Alberto, yo ya no sé que pensar. Quizás el fin justifique los medios.

Guillermo, allí estamos. Los cuartos de final. No sé si habrá regaliz de palo por allí, pero algún que otro palo sí se van a dar. Puede haber pleno del hemisferio sur. O grandes sorpresas. Ya veremos.

Serjuzu dijo...

¿Pero es que soy el único que no le llama regaliz de palo?

para mi siempre ha sido palo dulce... y tengo que decir que de pequeño era un gran recolector...

HombreRevenido dijo...

Serjuzu, veo que tu léxico sigue vericuetos inescrutables, te inventas los nombres de las cosas y tal, supongo que para hacerte el interesante.
Recolectarlo es todo un arte.

nuakchot dijo...

jajaj pues que sepáis que en euskera se le llama makil gozo (que significa palo dulce). Pero para mí siempre será regaliz de palo, para diferenciarlo del rojo, el negro,y el regaliz de zara, otra variante (negro y duro). El de palo era el mejor, la chuche interminable, duraba días, la rescatabas del bolsillo del pantalón cuando te acordabas y a seguir gozando.

pobre pero honrado dijo...

Pues yo solo probé una vez el dichoso palito, y además de no gustarme, me hice una herida en la boca y tuve una llaga durante semanas. Siempre fui de paladar sensible.

Ahora, si no dije ¡REDIOS! dije algo muy parecido, eso si.

HombreRevenido dijo...

Nuakchot, la capacidad de este alimento para reaparecer por los bolsillos (¿replantarse quizás?) se sigue estudiando. Curioso.

Pobreperohonrado, qué salvajismo. Claro, te pondrías a masticar a lo loco... Espero que haya sanado ya.