martes, junio 30, 2009

Batido de mono


La receta de hoy es sencilla.

Cogéis a un blogger fresco que se viene arriba después de un día de trabajo. Lo lleváis al parque a correr. Cuando rompa a sudar le hacéis dar unas cuantas vueltas más. Así, con sobrealiento y empapado lo paseáis por la ciudad. Llegáis a casa y le dais de cenar. Como seguramente es un tragántula se pondrá hasta el ojete. Luego le seguís mientras se tambalea empachado hasta el sofá.

Se le deja caer. Que eructe fuerte varias veces.
Un par de minutos de reposo.
Servir en taza de plástico traslúcido antes de que se deshaga.
.

2 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Jajajaja, una de las mejores recetas que he leído últimamente.

Un abrazo
MArian

HombreRevenido dijo...

Un abrazo, Marian.

La verdad es que servido bien fresquito aún puede tener su aquel, pero fue una indigestión tremenda.