jueves, noviembre 26, 2009

Historia de México (de un tirón y sin respirar)


Pos al principio, como quien dice, había mucho barullo ¿verdad? y estaban los olmecas, y aluego los chichimecas y así no más los aztecas y luego los mayas. Parecían lo mismo pero eran bien diferentes. Los aztecas hacían pirámides, pero como eran tiempos antiguos les quedaban con poca definición, pixeladas ¿verdad?. Y los mayas eran así como más seriotes, ¿lo sabían ustedes? ni yo también, pero cuando llegaron los españoles no les dejaron pasar ¿verdad? la palabra lo dice, la apotología de la palabra: "Maya", que es una red tejida, y lo más raro de la cosa es que la batalla fue beligerante ¿verdad? y unos fueron pensando, mire usted, como de váyanse por donde han venido pero se quedaron de pronto y no sé si fue bueno o malo porque no nos ponemos de acuerdo. Y allí fue el virreinato que era lo que podríamos llamar, entonces ¿qué pasó? Nada, se quedaron todos y se hicieron recatólicos, ahí está el detalle. Les convencieron no más con buena onda, con un método de diálogo que llamaban santa inquisición, que por bendecír bendecían el puro tequila. Y tanto que santa, compadre, que ahorita extraían el oro y poco después se lo gastaban, hombre, pues no es eso. Para luego se proclamó la independencia y hubo que esperar no más unos años a que todos se dieran por enterados, a unos les dio alegría y a otros les corrieron hasta el mar, se fueron diciendo que no volverían, pero volvieron un par de siglos después de turismo, a Cancún. Y la cosa no mejoraba porque se agarraron a pelear con los vecinos, ¿verdad?. Y luego se complicó la cosa dentro y hubo la revolución que lo revolucionó todo, y ya cambió la marcha y luego luego se aclaró. Y así a tirones tira la cosa, a arreones de mariachi no más, pos hay que aguantársela ¿verdad? como los machos.




Sobra decir para quién es esta vez lo homenaje ¿no?.

10 comentarios:

Leon dijo...

Que bueno!!!
mola esto: Les convencieron no más con buena onda, con un método de diálogo que llamaban santa inquisición, que por bendecír bendecían el puro tequila.

nhtg dijo...

Confirmo lo de muy bueno, sí señor. De todas formas, aquí falta nombrar, al menos, a un señor llamado Hernán Cortés...que no sé si a los mexicanos les caerá como una patada en donde yo me sé. Me leí hace tiempo este libro: El dios de la lluvia llora sobre México. László Passuth. (1939). Recomendable para entender toda la movida.

LuisD dijo...

Definitivamentesi hay un mexicano ilustre, a mi parecer ese es Cantinflas. El si que era actor de los buenos, y no los actorcetes que salen ahora en la television mexicana.
Para nhtg y para todos, en navegaciones.blogspot.com hay una serie de posts que se llaman "el ultimo suspiro de conquistador" que habla de la supuesta alma de Hernan Cortés. Muy recomendable serie y muy recomendable blog, de Pedro Miguel.
Saludos.

la maru dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
la maru dijo...

Sé que me repito, pero es que, es muy bueno, manito!. Un punto de vista diferente, con diferente entonación.

HombreRevenido dijo...

León, se ha sido muy injusto con la inquisición. Fueron unos precursores, unos avanzados a su tiempo.

Nhtg, en esos españoles de la conquista está incluido Hernán Cortés claro, una figura indiscutible.

LuisD, un mexicano querido en todas partes, sin duda. Y un innovador en un humor que se ha imitado después hasta la saciedad.
Gracias por la recomendación.

Maru, te repites, sobre todo porque lo has puesto dos veces, jeje.
Aquí le damos a todas las entonaciones, somos universales.

Leon dijo...

amigo, estoy de acuerdo ¡¡¡hay tanta gente por ahi a la que habría que quemar en la hoguera!!!

HombreRevenido dijo...

Algunos de esos seguro que ni arden, León.

Expatriado dijo...

- ¡Pueblo que me escucha!. Aquí me tienen ante
ustedes y ustedes delante de mí, y esta es una
verdad que nadie podrá discutir. Y ahora me
pregunto: ¿y por qué estoy aquí si podría estar en
otra parte? Y enseguida encuentro contestación,
porque soy muy rápido en todo. Estoy aquí porque no
estoy en otra parte y porque ustedes me llamaron, y
si el pueblo me llama, el pueblo sabrá porque lo hizo.
Agradezco estos aplausos tan desnutridos a la par
que merecidos, que me incitan a seguir discursiando.
Y ustedes se preguntarán: este joven de tan tierna
edad, tan guapo, de aspecto tan distinguido, de cara
tan agradable, ¿será capaz de conducir una nave a
buen puerto?

HombreRevenido dijo...

Expatriado, un estilo inconfundible.