miércoles, diciembre 22, 2010

Excepciones


La excepción confirma la regla.
El revolcón de la Ley Sinde en el congreso nos demuestra lo frágil que es todo. Aunque ya se sabe, los eclipses de luna pasan sólo de ciento a viento. Ayer, destrangis in the night, querían colárnosla por toda la escuadra. ¿Se iba a quejar alguien hoy con los telediarios llenos de agraciados de la lotería?. La desvergüenza de los políticos no tiene límite.

Podemos pensar que los partidos que se opusieron escuchaban de esa forma las voces de los internautas. Es evidente que no, simplemente lo utilizaron para tensar la negociación y pillar más cacho. Así funciona.
La guerra está perdida. Ni siquiera se ganó la batalla. Pero da igual, fue como darle con una piedra en la cabeza al general (un chichón que vale por 15 muertos).

En estos casos me acuerdo de esa frase de Benjamin Franklin:
"La Democracia son dos lobos y una oveja votando sobre qué se va a comer. La Libertad es la oveja, armada, impugnando el resultado."

Respecto a la lotería, este año he optado por el catenaccio más escandaloso. 0-0, cero gasto cero beneficio.
.

29 comentarios:

nhtg dijo...

La guerra está perdida, pero nos queda la cita, que es brutal. Se la tomo prestada, a usted o al Sr. Franklin. Lo de la oveja armada delante de dos lobos es francamente emocionante, aunque todos sabemos que la realidad es mucho más cutre.

Espartaco dijo...

La cita es brutal y sobre todo muy descriptiva.

Estoy de acuerdo en el fondo de la reflexión, los partidos que han votado en contra lo han hecho motivados por otras razones pero lo cierto es que de momento, por extrañas razones, hemos conseguido una victoria (una batalla, no la guerra)

Anónimo dijo...

¿Qué guerra está perdida? ¿la de descargarse por la cara las obras de otros?

HombreRevenido dijo...

Nhtg, a veces pasa, no estamos a la altura de las grandes frases.

Espartaco, es una pena que nos movilicemos (entre muchísimas comillas) por unas cosas y no por otras. Pero algo es algo.

Anónimo/a, no entiendo a qué te refieres exactamente.
Compartir ficheros se seguirá haciendo toda la vida. Esa guerra está ganada.
La guerra por evitar que una comisión pueda cerrar arbitrariamente una web sin necesidad de una autorización judicial la acabaremos perdiendo. Aunque ya se nos ocurrirá una forma de burlar esa ley.

Si te refieres a cómo organizaciones opacas y sospechosas como la SGAE se descargan por la cara en su cuenta corriente los frutos de nuestras obras particulares, es decir, nuestro dinero... esa guerra la vamos perdiendo, aunque espero que muy pronto se les acabe ese chollo.

El guardian del Faro dijo...

Yo sí que le íba a dar p'al pelo a todos, con nocturnidad y alevosía incluidas. ¡Panda de asgarramantes!

:)

Anónimo dijo...

Yo no sé si conozco a nadie que comparta archivos. Compartir archivos es: yo tengo un archivo y se lo presto a otra persona. Yo lo que conozco es a gente que tiene un archivo y otra persona se lo copia. O miles de personas. Eso no es compartir un archivo. Eso es multiplicar un archivo.

Si yo tengo un libro y lo presto a alguien, lo estoy compartiendo. Si fotocopio el libro y regalo fotocopias a mis amigos, estoy haciendo otra cosa. Lo estoy copiando y distribuyendo ilegalmente.

Como si yo tengo un billete y se lo doy a otro: lo comparto. Si me dedico a hacer reproducciones de mi billete y a repartirlas, estoy fabricando dinero.

Digo esto por si acaso alguien piensa que colocar un archivo en "emule", donde miles de personas se lo están copiando (no sólo descargando, sino también copiando), es "compartir". No: es hacerse una copia ilegal del archivo que legalmente (quizás) posee otra persona.

nhtg dijo...

Anónimo, comparto el fondo de tu preocupación, pero independientemente de organizaciones mafiosas o páginas piratas la realidad es: el mundo ha cambiado. La gente ya no va a comprar determinadas cosas a los precios de antaño. Si eso significa q esos productos (música, libros,...) desaparecerán, lo harán antes de volver al estado anterior ( yo creo q no desaparecerán). Si eso significa q una industria se tendrá q reorganizar será eso o desaparecer. Una ley (esta u otra) pondrá problemas pero no solucionará el tema. O es q las drogas, caras y prohibidisimas están controladas? El mundo, para bien o para mal ha cambiado. El q lo quiera ver q lo vea. Aunque a mi no me guste ver a personas decentes defender a los piratas (a los de las descargas alegales o a los del detective en la boda)

HombreRevenido dijo...

Anónimo/a, me parece muy bien. Aquí todo el mundo se expresa libremente. El compositor de "Tómbola" de Marisol todavía debe de tener derechos sobre su obra. Pues aquí estamos los miembros de la Academia pasándonos por el forro su propiedad intelectual y ofreciendo su canción a todo el que la quiera escuchar (en la columna de la derecha). Aquí estamos, asfixiando a la creatividad del país.

Creo que el problema está en que la propiedad intelectual merece ser protegida, pero no con derechos absurdos, de otro siglo.

Si escucho la frase de una persona en una cena y la repito en una reunión de trabajo ¿la estoy copiando ilegalmente?. No, porque no hay ninguna ley que protega la propiedad intelectual de las frases. Porque nadie puede controlar las palabras. Bueno, se puede, pero con amenazas.
Los ficheros electrónicos tampoco pueden controlarse (salvo pisoteo de otros derechos más importantes que la propiedad intelectual).

Vende las películas en rollos, como hace 50 años, de ese modo nadie te las pirateará. Si quieres comercializarlas en formato digital no puedes evitar que las copien, como antes no podías evitar que alguien copiara una frase o un gesto.
Si yo escribo un libro, lo registro y demás, ¿cómo voy a decirle a alguien si puede o no puede fotocopiarlo?. Mi propiedad intelectual debe protegerme para que alguien no se lucre vendiendo mi texto. Lo demás es una ley anacrónica que sólo favorece a las editoriales, no a los autores.

Yo soy autónomo y empresario y pago un canon a unos hijos de Satanás porque resulta que en el DVD en el que grabo mis presentaciones podría grabar también cine español (como si no tuviera cosas mejores que hacer). Al final es eso, ganar dinero tocándose los huevos. Acostumbrados a una industria de los contenidos para aristócratas, ahora no les apetece cambiar de siglo.

En fin, que esto de los comentarios del blog no da para explicar exactamente mi opinión. Me da pereza.
Te aseguro que no me considero ningún delincuente. Pero claro, qué voy a decir yo.

Nhtg, vivimos una época de esplendor para los autores y para los que distribuyan contenidos de una forma imaginativa. Lo que la gente quiere es que no le tomen el pelo, está claro.

Por supuesto que es jodido tener que ir a seriesyonkis a bajarte una serie americana en versión original. Pero es que nadie se ha dignado siquiera a ofrecerla, con la fácil que sería. Yo pagaría por tener ese canal de internet donde poder ver la cuarta tempora de "Mad Men", por ejemplo, a la hora que yo quiera y con la calidad precisa. Pero sus propietarios no lo hacen, todo se basa en el viejo modelo televisivo de "te tragas lo que yo eche".
Pues no. Es una putada que alguien se lucre con tu serie, es verdad, pero ¡hostia! lúcrate tú ¿no?, haz el favor.
Es lo que dices, las cosas tienen su precio razonable. La piratería maligna surge de los abusos. Luego hay una piratería benigna que son redes de intercambio en las que la gente puede vencer otros abusos, los de los mass media y sus productos estándar (y esos benefician notablemente a los creadores, cuya obra por fin tiene un canal en el que llegar al público de forma masiva).

HombreRevenido dijo...

Guardián del Faro, ¡me había olvidado de ti al responder!
Como has hecho un comentario breve, jeje.

Nocturnidad y alevosía, el 21 de diciembre... cuando se esconden tanto es porque se avergüenzan.

El guardian del Faro dijo...

Tranquilo profe, que ya he visto que estabas muy ocupado.
¿O seguías obnuvilado por el olorcillo de mi cocina? ;DD

1127 dijo...

El mundo cambia, y si no evolucionas con él, te quedas atrás. La época de ganar dinero a espuertas vendiendo CD's a 15-20 pavos ha desaparecido.
Pero la piratería no va a terminar con la música; al contrario, la difusión de nuevos grupos antes desconocidos es brutal, y eso se ha conseguido gracias a la era digital, a internet, a eMule, etc...
Los grupos consolidados seguirán vendiendo y llenando salas de conciertos, y los pequeños tienen la oportunidad de darse a conocer.
Los únicos que están perdiendo su parte del pastel son las discográficas, y esos no me dan ninguna pena, la verdad.

HombreRevenido dijo...

Guardián del Faro, yo tengo un cuerpo muy primario y cuando llegan estos fríos de invierno y estas noches largas... sólo pienso en comer y en dormir.

1127, coincido contigo. La música está más viva que nunca. Más directo, más cerca, con los intermediarios justos.

Anónimo dijo...

Telegráficamente: la ley Sinde puede ser un tanto rara em términos jurídicos, pero es así porque su intención no es perseguir a todo el que delinque (el que descarga delinque) sino sólo cerrar páginas web. Y tampcoo cerrarlas: impedir el acceso desde España, porque es muy difícil y farragoso, aunque no imposible, cerrar una página en Bielorrusia, por ejemplo.

La alternativa es la que ya está en práctica en países como Francia, Alemania. etc. Primero perseguir, y sancionar, a quien descarga. Luego hacer corresponsables a los proveedores de internet. Todo ello es técnicamente más que posible. La policía, en España la Guardia Civil, monitoriza todo el tiempo el tráfico de internet, en busca de material terrorista y pedófilo.

El siguiente paso, que no se ha dado en Francia ni en Alemana pero se terminará dando si las cosas siguen así, es terminar con el anonimato. Que es algo muy lógico: tú no puedes tener un teléfono anónimo en España, así que tampoco tienes por qué tener una conexión a internet anónima. Y sí, puedes enmascarar tu ip, conectarte a un proxy en el extranjero, etc. pero entonces la policía ya sabe también quién está conectado y lo quiere ocultar.

En resumen: para todos los que han dicho que los derechos de autor tienen que cambiar porque el medio es distinto y es imposible controlar el tráfico etc. : para nada. Tú prueba a bajarte o a colgar en el emule un archivo pedófilo y verás si se entera la Guardia Civil o no.Lo que sucede es que no se ha hecho hasta ahora por motivos muy largos de explicar aquí.

Creo que está llegando el momento de que en España se aborde este tema seriamente, sin demagogias, sin hipocresías, y sin mentiras. Y estoy a favor de respetar la propiedad intelectual.

HombreRevenido dijo...

Anónimo, a mí me parece que la ley Sinde pretende otra cosa.
El medio es imposible de controlar mientras se mantengan los derechos fundamentales del ciudadano, que al final es lo que está en juego.

La Guardia Civil monitorizará, que lo dudo, el tráfico de internet, pero que se centren en el material terrorista o pedófilo, que tienen bastante faena por allí. Poner a la misma altura que esos delitos la supuesta vulneración de la propiedad intelectual me parece absurdo, sinceramente.

Yo estoy a favor de respetar la propiedad intelectual (por la cuenta que me trae), pero con una ley justa que me dé unos derechos razonables y no unos supuestos derechos feudales imposibles de cumplir. Yo soy autor, con obras registradas, y no me entra en la cabeza que por defender esa propiedad intelectual alguien pegue una patada en la puerta de alguien sin autorización judicial.

Creo que hay temas muchísimo más importantes que abordar hoy en día que el de la propiedad intelectual. Pero si lo abordamos sin demagogia, sin hipocresía y sin mentiras... te llevarías una sorpresa.

Vuelvo a decir, que sea delito que alguien se copie un fichero en el mundo actual, sea en España, en Francia, en Alemania o en Burkina-Faso, me parece ridículo.

Anónimo dijo...

Lo que hay que discutir no es si la propiedad intelectual tiene que seguir igual o no, la discusión de fondo es internet: si va a seguir siendo un mundo "aparte", con sus propias leyes o más bien falta de leyes, o si se va a incorporar al mundo "real", donde impera la ley.

Anécdota verídica: aeropuerto de Barcelona, ayer, estoy haciendo tiempo para coger el vuelo que me ha llevado a Sevilla, a pasar las navidades con la familia. Me meto en una librería de aeropuerto, lugar ideal para encontrar lectura vacacional, para pasar el rato estos días. Tienen un estante lleno de una novela de Christopher Moore,"Cordero" autor que no conocía pero que parece muy entretenido. la empiezo en el avión, me tiene enganchado. En Sevilla se me ocurre mirar si la novela está "pirateada" en internet. ¡Por supuesto! La novela en español, traducción de este mismo año 2010. Me pregunto si no la habría podido bajar de internet y meter en el sony reader que me regalaron este verano, y que no me sirve de casi nada si no meto libros pirateados. Hoy en el telediario de la primera cadena me entero de que el libro electrónico va a ser uno de los regalos estrella de estas navidades. Me pregunto si las navidades que viene estará la librería en el aeropuerto, si existirá la editorial que ha publicado "Cordero" en España, de qué va a vivir su traductor, Christopher Moore, etc.

El libro electrónico es fantástico. Yo no lo cambio por un libro en papel, de los que tengo miles en casa. Amazon ya vende más libros en formato electrónico que en tapa dura. Va a ser a la libro lo que el "walkman" y el "mp3" han sido al disco.Y, si no se aborda seriamente el tema de la piratería, su efecto va a ser el mismo, el que todos conocemos. Sólo que los músicos, algunos, todavía pueden vivir de tocar en directo. O de lo que se paga a la Sgae cuando ponen su música en radio o tele. ¿De qué van a vivir los escritores?

Anónimo dijo...

http://nolesayudesamandarmealparo.com/

Anónimo dijo...

http://nolesayudesamandarmealparo.com/

HombreRevenido dijo...

Anónimo/a, legislar sobre internet es bueno. Siempre y cuando los legisladores sepan algo del tema, claro, y no pertenezcan directamente a la industria beneficiada.
Y siempre que no se sacrifiquen derechos fundamentales.


El Sr. Moore tendrá que vivir de lo que pueda, como todos. Y su traductor, seguramente, tendrá en el futuro más trabajo que ahora.
A lo mejor la figura del escritor en su atalaya se ha acabado. Las cortes reales ya no contratan pintores y no se ha acabado la pintura.
La editorial que vende y distribuye el trabajo de Christopher Moore tiene un modelo que le permite recaudar X.
Con suerte un 5-10% de esa cifra X repercuta en el autor.

Las discográficas notan que no venden pedazos de plástico a 20 euros, no notan la piratería. Resulta que lo producen no lo quiere nadie.
Tuvo que llegar un tío como Steve Jobs para darles en los morros con iTunes, vender canciones y dejarles en ridículo. Y la gente podía bajarse en el emule los discos pero se compraba las canciones (a su precio de mercado, claro). O Spotify.
El problema es saber y querer. Y ciertas discográficas ni quieren ni saben, pero pretenden conservar su mercado. Encima insultan a sus clientes.
Mientras tanto, los músicos están mejor que nunca (excepto ese 1% de caraduras y un 10% que todavía no han aterrizado en el nuevo modelo, pero no tardarán). La gran mayoría ya regala sus canciones y gana pasta en los conciertos e inventa nuevas formas de monetizar (como hacermos cualquier empresario en nuestro sector).

La editoriales, que viven de seleccionar, vender e imprimir, tal vez se den cuenta de que hay un sector del mercado que ya no quiere esa selección, ya no quiere pagar sólo por el libro y ya no quieren el libro impreso.
Las obras ya no se venden igual que antes.
El libro electrónico ha de ser distribuido de otra forma, hay miles de escritores y editores pensando en ello. A lo mejor tendrá que llegar alguien ajeno a la industria y darles otra bofetada. El Steve Jobs de turno no se está quejando, está trabajando.

Y mientras tanto el escritor va a poder llegar a cualquier lugar del mundo minimizando los costes. Si se llevaba 1 euro de cada libro vendido anteriormente, ahora ya no tiene límite, pero tendrá que generar ese valor de alguna forma. Como todos.

Esos 1232 internautas de la web no se manifiestan cuando se llevan una fábrica a Marruecos o una empresa cierra porque su producto ya no se vende.
Si la gente no quiere comprar CDs será la ruina para los estampadores de CDs. Si la gente prefiere comprar los libros sin carátula será la ruina para los diseñadores de carátulas. Eso está claro. Pero no tiene nada que ver con la música y con la escritura. Y menos con la propiedad intelectual.

Yo ultimo un libro. La decisión ahora es venderlo o regalarlo. Me siento muy afortunado por poder hacer algo así.

Resumiendo, nadie piratea la música de Coldplay porque ellos mismos la regalan. Nadie piratea la música del grupo de mi primo, porque ellos mismos la regalan. Yo veía las películas del cine en mi casa y gratis por la tele. Nadie piratea este blog porque es gratis entrar y opinar.

Ni Coldplay, ni el grupo del barrio, ni las cadenas de televisión, ni yo, somos benefactores de la humanidad.
Coldplay vende entradas a 75 euros, más camisetas, gorras... El grupo de mi primo se da a conocer y le pueden salir 25 bolos el año que viene. Las televisiones financian los costes de las películas con publicidad. Y yo gano muchísimo más que lo que invierto, porque dedico un poco de tiempo y recibo atención, cariño y feedback. Dar para recibir. No somos tan raros.

HombreRevenido dijo...

De todos modos, es muy sano que tengamos opiniones diferentes. Hace falta un debate serio y, personalmente, creo que la Ley Sinde que será negociada y pasteleada próximamente nace al dictado de otros intereses diferentes al bien común. Es bastante inquietante.

Me ha gustado la reflexión de este caballero. Carta abierta de un joven científico a Teddy Bautista.

Anónimo dijo...

Por ir contestando por partes:
- yo también espero que quien legisle sobre internet sepa sobre el tema, como sobre cualquier otra cosa que legisle. Y no presupongo que saben menos que yo.
- De momento, la única industria beneficiada por internet es la telefónica, que se ha montado una especie de "televisión de pago" de miles de canales donde el usuario paga (a las telefónicas) pero no se paga a los creadores.
- Siendo como es internet una plataforma de contenidos, resulta que ninguna de las páginas web que pagan a los creadores de contenidos (periódicos, por ejemplo) está entre las más visitadas ni las más exitosas de internet. ¿No le parece eso una contradicción? Aquí la industria beneficiada es la de la distribución (telefónicas y distribuidoras de productos ajenos, como youtube), no la de la producción.

El Sr. Moore vivirá de lo que pueda, pero a mí me gustaría que viviera de escribir libros, que lo hace muy bien, y eso nos beneficia a todos. Su traductor tiene cada vez menos trabajo, porque las traducciones también se piratean en internet (y no sólo las literarias, que son una minoría). Yo espero que los traductores puedan seguir viviendo y cobrando de su trabajo, porque no hablo tantos idiomas como para poder pasar de ellos.

El señor Moore gana entre un 5 y un 10 por ciento de cada libro que vende. En España una edición normal son 5000 ejemplares. El traductor gana un 5 por ciento. La librería un 15. Del resto, la parte del león se la lleva la impresión del libro. Luego la editorial y la distribuidora (si no es una gran editorial no son la misma empresa)

ESto quiere decir que de un libro común, no un gran éxito, no necesariamente una novela (que el mundo del libro es mucho más) un autor españolo puede vender en españa 5000 ejemplares, a 20 euros, se lleva 10.000 euros, después de Hacienda 7000. Si tiene éxito más, si vende en el extranjero mucho más, y algunos se pueden hacer hasta ricos, que los hay.

¿le parece a usted mucho? a mí me parece muy poco.

Anónimo dijo...

Itunes y Spotify respetan la propiedad intelectual.

Yo estoy totalmente a favor de que se vendan, VENDAN, NO PIRATEEN, archivos en internet, como hace iTunes. la piratería, de momento, está hundiendo a los pequeños, luego hundirá a los medianos, finalmente sólo quedará iTunes. Lo mismo va a suceder con el libro electrónico, que de aquí a pocos años va a quedar en manos de Googlebooks y Amazon. A mí no me parece el mejor de los futuros.

Su comentario sobre que los músicos están mejor que nunca, regalan sus canciones etc. etc. es simplemente falso, y quienes lo hacen no pasan de ser una anécdota. Y aunque algún día fuera verdadero y vivieran sólo de actuaciones, ese modelo no es válido para cine o libros.

las editoriales, en el mundo del libro electrónico, vivirán de lo mismo que han vivido hasta ahora: descubrir, seleccionar, apoyar a nuevos autores, adelantarles dinero para que puedan vivir mientras escriben, etc. Si no hubiera sido por una Carmen Barcells, por ejemplo, que hizo eso por Gabriel García Márquez y Vargas Llosa, y por muchos otros, muchos escritores hubieran terminado ganándose la vida de otra manera. Las editoriales en el libro electrónico siguen siendo imprescindibles. Lo que no van a hacer es imprimir, obviamente, pero no viven de la impresión: viven de descubrir, seleccionar y apoyar al talento.

Esos 1200 y pico de internautas no pretenden vivir de oficios que no tienen futuro. Está claro que el fabricante de botijos no puede pedir que se proteja a su industria de la competencia con las neveras. Lo que pretenden es que no se pirateen sus obras, que no les roben, que no es lo mismo. Hasta el librero puede vivir en el mundo del libro electrónico, si convierte su local en un centro de descargas donde él aconseja a la clientela (y la clientela, de cada descarga, le deja una parte a ganar a él). Donde nadie puede vivir es en un mundo donde los posibles compradores roban sin ninguna cortapisa.

La carátula también es propiedad intelectual. Si alguien no la quiere comprar, que no lo haga. Pero que tampoco la piratee.

Si usted se considera legitimado como para tomar la decisión de publicar o regalar su libro, ¿por qué les quita a otros ese derecho? ¿por qué no deja que los demás podamos también decidir? Si se piratea, no hay decisión posible. Y, si usted finalmente publica su libro, entenderá que la editorial, que empeña un dinero en su publicación, defienda su inversión.

Con los argumentos que usted da lo lógico será que regale su libro en internet.

Anónimo dijo...

Si Coldplay o su primo regalan su música, me parece perfecto. O si usted regala su libro. Pero a mí no me gusta ese modelo. Yo creo que la profesionalización de creadores, artistas, pensadores, científicos, y toda clase de creadores de conocimiento ha redundado en un gran avance para la humanidad.

No es cierto,como es obvio, que usted vea pelis gratis en la tele. Están patrocinadas. Si lo que usted me propone es que traslademos eso mismo al ámbito de toda la cultura y el conocimiento, y que vayamos al mundo de "esta descarga está patrocinada por el Banco Pepe" o "este libro se escribió con ayuda de Coca-loca", que es a lo que irá internet si desaparece la propiedad intelectual, o sea, al mecenazgo, o sea, a la Edad Media, sólo le puedo decir que nuestra cultura le costó siglos liberarse de esos yugos y que gracias a esa liberación en menos de mil años hemos avanzado más, y sólo en el mundo occidental, que en decenas de miles de años anteriores. el pagar por ver, por leer, es el poder del público, y garantiza la independencia de la creación y del pensamiento. El depender del patrocinio sólo hará que no se publique lo que no le interese a los grupos de poder.


Lo que usted plantea finalmente, dar para recibir quizás un poco más de lo que se da, no es sino una estrategia comercial, muy básica y muy poco original. Pon algo muy barato para que la gente entre en la tienda y se lleve otra cosa. Regala un caramelo al niño. Regala la música para que vayan a los conciertos y compre la camiseta. Regala el libro para que la gente me conozca y me contrate como empresa. etc. Pero eso tampoco vale ni para el cine, la literatura, la filosofía, el ensayo, el periodismo, las patentes, los diseños, etc. etc. Como estrategia comercial, además, no cuestiona el principio de la propiedad: asume que la gente va a pagar, al final, lo que recibe "gratis" en internet, pero lo va a pagar por otras vías, casi sin enterarse. El que compra la camiseta que vale 5 euros a 75 paga la camiseta, el disco y las mansiones de lujo de coldplay.

yo de lo que estoy hablando es:
- del derecho de los creadores a que no se robe su trabajo en internet.
- de que internet no sea una anarquía donde además de robar se pueda insultar, calumniar, etc. sin que haya ninguna ley que regule los derechos y deberes que tenemos todos en nuesra sociedad.
- que no se extienda la idea de que puesto que robar (e insultar, calumniar, etc.) es muy fácil en internet es inevitable, y puesto que es inevitable es lógico que se haga, y puesto que es lógico los que protestan no tienen razón y tienen que cambiar de ideas.
- no es inevitable, y hay medidas muy concretas que se pueden tomar y se han tomado en otros países: el final del anonimato, el control del tráfico, etc. El gobierno no las toma ahora porque serían extremadamente impopulares (y dificiles, habría que poner varios millones de denuncias al día a los jueces). Pero hay que dar pasos en esa dirección. No se trata de poner la piratería a la misma altura que la pedofilia: se trata de saber que lo mismo que se hace con los pedófilos (o con terroristas) se puede hacer con cualquiera. Técnicamente es muy fácil.Jurídicamente es también posible sin promulgar ninguna nueva ley.

- Por último, sería bueno que todos reflexionáramos sobre las consecuencias profundas, para el conocimiento, que puede tener que hundamos a la industria del conocimiento, con la colaboración de las telefónicas, que hagamos muy difícil que la gente se pueda profesionalizar en lo suyo, o que hagamos de la cultura un producto accesorio para vender, por ejemplo más camisetas o más tabletas de chocolate que "patrocinan este libro de dietética". Unos principios intelectuales que nos ha costado varios siglos erigir y mantener en el mundo civilizado, y que nos han copiado en el resto del mundo, se pueden venir abajo en un par de décadas.

HombreRevenido dijo...

Anónimo/a:

* "De momento, la única industria beneficiada por internet es la telefónica" => Sin comentarios.

* El Sr.Moore que se busque la vida, como todos. Hay muchas formas de ganar ese dinero sin necesidad de dejar de escribir.

* Sobrevivirá en el mercado quien ofrezca el valor añadido suficiente. Sea iTunes, Amazon, o la editorial de la esquina. Sólo hace falta imaginación. Apple no domina el mercado de las descargas de canciones porque sea grande, lo hace porque mientras unos ponían el grito en el cielo porque no les compraban CDs a 20 euros, ellos pensaron que la gente sí compraría canciones a 1 euro. Es el huevo de Colón.

* Yo no ninguneo a las editoriales. Su labor es y ha sido maravillosa. Pero son empresas, con ánimo de lucro, si le dan las espalda al mercado desaparecerán. Como cualquiera.

* Cuando yo me planteo la decisión entre regalar o vender no me planteo el tema de la copia. Si yo te vendo un libro en papel sé que lo podrán fotocopiar. Si vendo un archivo sé que lo podrán copiar. Oponerse a eso es absurdo. Tendré que ofrecer más cosas para que alguien acepte pagar 1 o 2 euros por él, en lugar de bajárselo gratis.
Defiendo la propiedad intelectural, porque no entendería que nadie me plagiara o sacara un rendimiento comercial de la misma. Limitar el derecho a la copia es un imposible.
Igual que no puedo evitar que usted malinterprete mis palabras.

* Por seguir con el ejemplo, tengo derecho a decidir quién puede vender mi obra, tengo derecho a decidir quién se lucra con mi obra (si es una web de descargas debería poder quejarme y ser compensado, aunque más me valdría aprender por qué ellos se lucran y yo no).
Que haya que contolar esas webs no significa que se promulgue una ley ambigua e ineficaz, que sólo servirá para cerrar webs sin sentencia judicial.

* Sí que hay asociaciones que se lucran con mi propio trabajo, por ejemplo la SGAE. Si ellos pueden robar impunemente...

* Si la web de descargas ofrece "Mad Men" en versión original subtitulada, cuando su propietario no lo hace... sinceramente, que se fastidie su productora. Nadie le está robando nada.

* Lo del mecenazgo y la edad media... mejor lo dejo correr. Pero vamos, no lo diga por ahí.

* Sinceramente, creo que no ha entendido mucho de lo que yo planteo. He sido amable contestándole mi opinión, pero bueno, llego a esta parte de la "estrategia comercial básica" y demás suposiciones ya entiendo que da por terminado este debate imposible.
Estamos en un momento clave en la historia. Dejamos atrás otra edad media para entrar en un mundo de colaboración, conocimiento y cultura común, un renacimiento en toda regla.
Se ponga como se ponga la inquisición, esto no hay quien lo pare.

Hay muchas cosas por ajustar y mejorar. Está en manos de todos hacerlo, no sólo de los que creen que vivíamos en un modelo perfecto.

Anónimo dijo...

"Si yo te vendo un libro en papel sé que lo podrán fotocopiar. Si vendo un archivo sé que lo podrán copiar."
- ambas cosas están prohibidas por la ley. No encontrará usted una copistería que le fotocopie un libro. Esto, hace 20 años, costó de entender y de implantar, pero ya es así. Cuando yo iba a la universidad, en los años 70, nadie compraba libros: se vendían en las fotocopisterías sin ninguna cortapisa legal. Peor todavía: ni siquiera se cometía delito, porqeu no había leyes contra la fotocopia, las leyes como siempre van varios años por detrás de la tecnología. Yo sé que en España, después de varios años de descargas ilegales a mansalva, a muchos les cuesta entender que copiar archivos protegidos (como fotocopiar libros) es un delito. Pero poco a poco se va a ir entendiendo.

" Limitar el derecho a la copia es un imposible". La copia no es un derecho, sino que es algo expresamente prohibido en cada producto cultural que usted compre. la limitación de la copia ilegal en internet es técnicamente perfectamente posible y se está haciendo en Francia, en Alemania, en Inglaterra, etc. Quizás la ley Sinde debería ir en esa dirección, desde luego sería legalmente mucho más fácil. No hace falta ninguna nueva ley para acusar de un delito contra la propiedad intelectual a quien copia, con las leyes actuales basta.

- la SGAE no se lucra: lo da todo a sus socios. Si usted es un creador y no le gusta la SGAE hay otras sociedades de gestión de derechos de autor a las que puede pertenecer. Si no quiere pertenecer a ninguna y regalar sus obras también está en su derecho.

- sobre que nadie roba "mad men" si la productora no lo ofrece como usted quiere,...

El mundo de colaboración que usted dice que va a empezar ahora ya existe. Científicos, intelectuales, creadores, todos colaboran. la red que tejen está en las bibliotecas, y ahora también en internet. Esa red de colaboración la han tejido, a lo largo de siglos, con unos derechos y unos deberes. Los derechos son los de la libertad de expresión y publicación, que costó mucho ganarlas. Los deberes: el deber de respetar la propiedad intelectual de otros, el deber de no mentir, no calumniar, no plagiar, etc. todas esas cosas que si se incumplen son punibles en los tribunales, deberes sobre los que se levanta el derecho a la libertad de expresión y de publicación.

Algunos de ustedes quieren hacer de internet un mundo distinto, un mundo donde impere la anarquía, y de momento en este mundo anárquico lo que tenemos es lo esperado: anonimato, plagio, falta de protección de la propiedad intelectual, etc. cuando no calumnias, mentiras, agresiones verbales, etc. Si ustedes quieren hacer vida intelectual en ese mundo sin reglas, me parece perfecto, allá ustedes. pero en contrapartida creo que los anarquistas de la red deberían respetar el derecho de muchos, muchos creadores a que sus obras no circulen en este mundo.

HombreRevenido dijo...

Anónimo/a, el archivo se lo podrán copiar. Siempre. Si prohiben que alguien cante en la ducha una canción registrada por alguien será un gran logro, pero la gente la seguirá cantando en la ducha.
Yo puedo. Tú puedes. Él puede. Nosotros podemos. Vosotros podéis. Ellos pueden.

"Comprar un producto cultural" en mi opinión es una contradicción en sus términos.
Será que soy un anarquista.
Un anarquista resignado que sabe que se acabará aprobando la ley de marras, y que pronto habrá mil formas de saltársela. Delincuentes unidos, la escoria de los pueblos.

No voy a hablar de la SGAE porque me leen chimpancés sensibles. Les admiro como asociación mafiosa (ellos me insultan, yo les insulto, en la selva lo resolvemos así).

Creo que nos ha quedo claro a todos los diferentes puntos de vista de la cuestión. Demos por concluido este festival navideño con un apretón de manos. Somos todos hermanos y conseguiremos, con el tiempo, llegar a un punto de equilibrio justo.

Anónimo dijo...

Demos el apretón de manos, aunque sea con acritud: por no querer revelar mi identidad le he ocultado que, como por otra parte es obvio, trabajo en el mundo editorial. Sí, trabajo, más de ocho horas diarias, por un sueldo mileurista, permanentemente en peligro por los vaivenes del mercado, más todavía en estas navidades en las que se está vendiendo menos. El libro es mucho más que novelas de éxito: hay libros de texto, enciclopedias, ensayo, autoayuda, guías de viaje, tratados de esto y aquello, etc. Todo eso sale de la mente y dedos tecleantes de gente como yo, que muchas veces ni siquiera firma lo que escribe. Y me he visto pirateado muchas veces en internet. Sí, oiga, puede que muchos de nosotros tengamos que dejar lo que hacemos y dedicarnos a otra cosa. Pero eso no será porque nuestro trabajo no sea necesario: será porque nos lo roban. Porque te has pasado una mañana, por ejemplo, redactando un capítulo de una guía sobre micología, junto con un experto en setas que no sabe hacer la o con un canuto, y luego te ves tu artículo fusilado en la wikipedia palabra por palabra. Y eso, para unas personas que, como le digo, no nos hacemos ricos con esto, es muy doloroso.

Anónimo dijo...

http://www.elconfidencial.com/tirando-a-dar/dedicado-parasitos-caraduras-piratas-internet-20101227-6792.html

Anónimo dijo...

El presidente de la academia del cine ha propuesto hoy que se distribuyan legalmente películas por internet, y que quienes paguen los derechos de la propiedad intelectual sean ¡las compañías telefónicas!
¡la madre del cordero!
Anda que es listo este hombre. pues claro: las telefónicas son las que venden un ancho de banda (carísimo) que sólo es útil para bajarse películas (para el correo, la web y demás con la décima parte sobra). Lo que tienen las telefónicas con internet es como un multicanal de televisión de pago, porque el cobran a los usuarios pero no pagan a los proveedores de contenidos.¡Qué cara más dura!

Si se incorpora a la telefónica al negocio, veremos a telefónica, jazztel, orange y demás convertidas en los mayores distribuidores legales de películas de España, y además legales.

Va usted a ver entonces cómo las telefónicas ponen un cuidado extremo en que no se piratee a través de sus redes.

(las telefónicas, sobra decirlo, van a declinar la invitación de meterse al negocio de la distribución de películas, legalmente, en internet. Para qué se van a meter si hasta ahora lo están haciendo ilegalmente gratis y encima con el apoyo de millones de personas que, eso sí, pagan religiosamente la factura de la banda ancha todos los meses sin protestar)

HombreRevenido dijo...

Anónimo/s, espero que tenga suerte en lo que a conservar su trabajo se refiere. Yo soy optimista por naturaleza y creo que a la gente como usted no le va a ir peor, sino mejor, mucho mejor. Estoy dispuesto a apostar.

Respecto al link, no tengo nada que decir, creo que se fundamenta en una idea equivocada, ya sea por mala fe o ignorancia.

Yo pongo también un link y zanjamos el tema de una vez.