miércoles, septiembre 06, 2006

Epicuro



Lactancio atribuye a Epicuro la siguiente sentencia:

Si Dios quiere suprimir el mal y no puede hacerlo, es impotente; si puede y no quiere, es malvado; si ni quiere ni puede, es a la vez malvado e impotente; si quiere y puede, ¿cómo explicar la presencia del mal en este mundo?

2 comentarios:

animons dijo...

Y estos qué debían de fumar?
Hace un día maravilloso, el verano nos brinda con su calorcito veraniego en pleno septiembre, la gente es maravillosa, el mundo es bueno,... ¿el mal? Mi opinión es que ni Dios ni el mal existen. Al menos, no esta mañana.

HombreRevenido dijo...

El mal no sé si existe, la verdad. Pero el madrugón que me he pegado hoy... bueno tampoco es.
Gracias, Animons, por tu optimismo.