martes, marzo 06, 2007

Los martes: CINECLUB (40) - Y si no nos enfadamos


Altrimenti ci arrabbiamo - 1974 -Director: Marcello Fondato

Reparto:
· Bud Spencer (Ben)
· Terence Hill (Kid)
· Deogratias Huerta (Attila)
· Luis Barbero

Guión: Jesús R. Folgar y Vicente Coello
Música: Guido De Angelis y Maurizio De Angelis

Dos hombres compiten con porfía en un rally, acaban empatados y se ven obligados a compartir el premio, un estupendo buggy rojo de capota amarilla.
Son Bud Spencer y Terence Hill, los eternos colegas ante la disyuntiva más complicada. Pero el cine tiene el don especial de simplificar los tiempos, nos muestra el conflicto y, antes de que nos tengamos que devanar los sesos, nos ofrece la solución del guionista. A veces mejor de lo humanamente imaginable. Para muestra...
Vamos a jugárnoslo a cerveza y salchichas.
- ¿cómo es eso?
- Una cerveza y una salchicha, una cerveza y una salchicha, y el primero que se dé por vencido paga la cuenta y pierde el bólido
- Umm, de acuerdo ¿dónde?
- Vamos allí en frente, que parece un sitio muy tranquilo.

Ben
y Kid, Bud y Terence, dueños de una química especial, de una flema hilarante, se enfrentan a la traumática destrucción de su minibólido, y desafían a los culpables, al mal absoluto, unos mafiosos a los que piden una reparación. Somos nosotros mismos enfrentados ingenuamente a la injusticia por primera vez. ¿Cómo? ¿que no? pero si no ha sido culpa nuestra. Allí donde el monismo budista o el Nazareno ponen la otra mejilla, ellos meditan algunos segundos, y se enfadan.

Recuperan la tradición de las parejas humorísticas: el Gordo y el Flaco, Abott y Costello, Pajares y Esteso, John Lennon y Yoko Ono, o últimamente: Carod Rovira y Maragall. En la comedia de hostia-fina son precursores de la venganza en peleas multitudinarias 2 contra 20 (que prefiguran "Kill Bill" o similares), e inventores (Bud Spencer, qué grande eres) de la bofetada con la mano abierta y el sartenazo en la cabeza en movimiento descendente del puño.

Increíble la pelea final, en la que estos actorazos de "reparto" se cuelan en la fiesta de los gangsters (con millones de globos de colores) y reparten hostias como panes. Cómo, me pregunto, se puede concebir algo mejor, ayynn, en fin, la nostalgia...
Y lo mismo cabría decir para la sintonía, el clásico de los clásicos: Dune Buggy.

Secundarios de lujo, camisas de cuadros, conga, camareros con bigote, comedia de todo calibre, mucho más que cine de media tarde.
Recomendable.

3 comentarios:

Alberto Colombo dijo...

De chico me encantab ver las pelis deeste duo. Me fascinaba como sonaban los disparos..je.

Hara un dos años Bud Spencer estuvo con Buenafuente ( programa al que soy adicto ) y esta exactamente igual que siempre.

Buen recerdo de esta pareja.

animons dijo...

Tortazos, puñetazos, gangsters y salchichas!
La he visto! tuve una infancia dificil, me crié entre chicos.
Tan divertida tu crónica que dan ganas de volver a ver la peli, sí señor. (Podré contenerme).

HombreRevenido dijo...

Alberto, Bud Spencer está exactamente igual que en las películas, es cierto. Pero no igual que siempre, ¿sabías que fue nadador olímpico en las olimpiadas de Helsinki 52, Melbourne 56 y Roma 60?
Acojonante.

Animons, hay que volverla a ver. Es la película la que es divertida, mucho más que la crónica.
La infancia difícil nos ha dejado secuelas a todos.