lunes, marzo 05, 2007

El lenguaje de la luna


Dicen que no habrá otro eclipse como el del sábado pasado hasta el 2029. Me lo creo, la verdad. Fue una maravilla, una de esas cosas que no se entiende que pasen desapercibidas, que de repente te enteres, ah ¿sabes que esta semana hay un eclipse?, bah, un eclipsín de nada, el sábado, en prime-time.

Las civilizaciones antiguas (¿cuáles? todas) consideraban los eclipses como un presagio, como un símbolo del cambio. Normalmente era un presagio funesto; normal , el miedo es superior a cualquiera de nuestros instintos. No sé si tiene algo que ver que los eclipses lunares sean siempre en luna llena, que dupliquen el trastorno y esto haga que se tomen las decisiones más estúpidas, o se argumenten las justificaciones más peregrinas, y de esos polvos vienen otros lodos.

Pero yo creo que es mejor ser positivo. La luna nos quiso decir algo, con el lenguaje subliminal y propio de los sueños. Nos dijo que había que creer.
Y yo creo que voy a ser feliz. Y el que no quiera que no crea, que se quedé inmóvil. O mejor, el que no quiera que se apee ahora mismo. Que de cobardes, melindrosos, amargados, esclavos y cínicos está el tren lleno.

También los hay que han querido ver en la luna blanca y roja un presagio de la victoria del Sevilla sobre el Barsa.
Cada uno ve lo que quiere. Igual que en Francia es el francés el que gana siempre en el chiste. Y hablando de francés...


PD.- ¿Feliz? pero si yo nunca he creído en eso. Qué cosas ¿no?

9 comentarios:

lunitamia dijo...

ue mejor que con esto que decir lo de
lunita mía

HombreRevenido dijo...

Imagino que sí, Lunitatuya. ¿Qué tal te fue el eclipse?

Al otro lado del mar dijo...

¿Presagios? ¿Influencias? No se, lo cierto es que todo lo que tenga que ver con la naturaleza es espectacular o no? ¡¡ Que precisión !! Conste que amanecí el domingo como si hubiese empujado a los colosos hasta esa alineación perfecta. Arrastré mi pequeña humanidad una buena parte del día... influencia ???

¿Cómo que no puedes ser feliz? Pero si está en lo más mínimo, en el detalle, en escribir este blog, en leer los comentarios, en apreciar este espectáculo del eclipse...

lunitamia dijo...

fue. trsite. etilico. de felicidad engañosa gracias a prozac.

Serjuzu dijo...

Yo ni sabía que había eclipse. Pero la experiencia fue mágica. En Lorca, una temperatura fabulosa, bajo un mandarino, levanto la vista y ahí estaba la luna. "Debe ser un eclipse"-dijo la muchachada- sobre todo porque el día anterior la luna estaba llena como nunca. O fue un eclipse, o la luna tuvo un ciclo acelerado...

HombreRevenido dijo...

Alotroladodelmar, ¿y si el eclipse hubiera sido cosa tuya? Te confieso una cosa, yo también creía que era por mí, porque el cosmos se conjuraba para darme una metáfora en el momento justo.

No he dico que no pueda ser feliz, sino que no creo en ello, ni lo entiendo muy bien.


Lunitatuya, pues hoy será mejor. Piensa que los eclipses auguran cambios. Y sonrisas panorámicas. Ya lo verás.

HombreRevenido dijo...

Serjuzu, eso sí que es curioso, ver el eclipse con el embeleso atávico de los barbaros de antaño (aunque eso se entiende, porque con una raqueta en la mano eres un bárbaro), sin que nadie te haya avisado.

La luna es un tema.

animons dijo...

A mí me fascinan todas esas cosas que nos superan y que me exigen un poco de fé para llegar a creer que realmente existen. Los eclipses son una de esas cosas. Están ahí, suceden, los puedes ver, pero cuesta creer su grandiosidad y coincidencia.Un suceso misterioso y hechicero.
Ah! y no te preocupes por eso que te insinuó la luna; ya eres feliz.

HombreRevenido dijo...

¿Ya soy feliz? ¡no jodas!
Ya me notaba yo algo raro, y creía que era la malaria. Ya ves, Animons, con lo que yo me he tocao y lo poco que me conozco.