martes, marzo 13, 2007

Los martes: CINECLUB (41) - Beautiful girls


Beautiful girls - 1996 -Director: Ted Demme

Reparto:
· Timothy Hutton (Willie Conway)
· Matt Dillon (Tommy Rowland)
· Natalie Portman (Marty)
· Uma Thurman

Guión: Scott Rosenberg
Música: David A. Stewart
Fotografía: Adam Kimmel

Se dice que alguien se convierte en adulto al cruzar la frontera de los dieciocho años. Discutible. Se sabe que cruzar la barrera de los treinta debería ser síntoma evidente de haber sentado la cabeza. Aberrante. Se dice que tras la crisis de los cincuenta una mujer o un hombre podrán intuir, aunque sea de forma leve, los derroteros que tomará su vida. Delirios.

Estamos solos en cada uno de los pasos, amiguitos. Nadie respira por mí. Nadie avanza por mí. Nadie decide por mí. El tiempo no puede arbitrar nuestro asalto a la madurez. Pero, ¿a quién se lo explicas?
"Beautiful girls" no sólo es una película de brillantes diálogos, de situaciones cercanas, de emboscadas a nuestro tibio entendimiento, también es el eco nostálgico del pasado, el bello bello bello y difuminado pasado. Si es jodido mirar al futuro, tanto o más lo es mirar al pasado. ¿Qué nos queda? ¿el presente? Estamos listos, entonces.

Las decisiones se toman basándose en lo que uno quiere, no en lo que uno no quiere
, grita un personaje secundario. Bueno, secundario para nosotros, para sí misma supongo que será protagonista. ¿Y ser adulto es saber lo que se quiere?. Umm... demasiadas preguntas.
En cada esquina una trampa, la angelical naturalidad de Natalie Portman (soberbia), la inolvidable verborrea de Rosie O'Donnel (¿sabeis cual es vuestro problema? La televisión, el playboy y las jodidas vigilantes de la playa), el rotundo abismo de Umma Thurman (hay cuatro palabras que necesito oir antes de acostarme: "Buenas noches, dulce niña". El hombre que pueda decirlas es el que quiero).

Hay tanto de Willie Conway en mí, algunas veces, que temo que la lucidez que intuyo ya me alumbró en su día. ¿Y qué? Sigue siendo igual de difícil. El miedo sigue siendo el mismo. La fascinación por la amistad no cambia.

El malogrado Ted Demme y un inspiradísmo Scott Rosenberg bordan este tapiz agriosimpático, lleno de (mis) sonrisas cómplices... y ya no sé si ponerme a pensar o irme a Disneylandia.

5 comentarios:

lunitamia dijo...

Has de dejarmela, esta semana sin falta que aún estoy en la vida contemplativa.
Puedes dejarmela en el buzon o bien me la traes y la vemos juntos

HombreRevenido dijo...

Pues me temo que no, Lunitatuya.

lunitamia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
animons dijo...

Pasado inmediato: anoche salí de trabajar a la 1.30am
Presente: 10.47am y aquí estoy.
Futuro incierto: me voy a estudiar que mañana me examino.
Como tú bien dices: estamos listos!
Mucho ánimo q ya estamos en el ecuador la dichosa semanita.

HombreRevenido dijo...

¿Tú también trabajaste hasta la 1:30 ayer, Animons?
Qué vida esta, y eso que a partir de ahora va a peor. Nooo, es groma. Suerte en tu examen.