miércoles, noviembre 28, 2007

Creacción


Tuve una idea monumental el otro día pero ya no la recuerdo.

Ya se sabe. Las mujeres con clase no se tiran a este y al otro, tienen idilios. Los hombres hechos y derechos no lloran, se les mete algo en el ojo. Y a los bloggers geniales no nos pasa eso de que no se nos ocurra nada, simplemente disfrutamos de provechosos silencios creativos.

Pues nada.
Abrigaos bien.
Por cierto ¿sabéis qué es Casa Eolo?
Ahora ya lo sabéis.

6 comentarios:

burbu dijo...

Y yo que pensaba que al pinchar en casa eolo iba a aparecer el bar al que pei va tanto. Habrá que echarle un buen vistazo

Spanish Johnny dijo...

Je. Aun diría más. Los bloggers geniales sois creativos hasta en silencios creativos. Si señor.

¿Libros de segunda mano? Me gusta. A ver si compenso la subida del maldito euribor...

HombreRevenido dijo...

Eso de Casa Eolo es una iniciativa muy interesante, Burbu, cuando me la cuenten te la cuento.

Spanish Johnny, qué geniales somos todos. Menos mal que nos leemos entre nosotros.

Los libros de segunda mano tienen su miga. Pero en esa web también se puede publicar cosas nuevas. Lo estudiaremos.

maria dijo...

me gustó lo de la fundación eolo... eso de que te publican así por así me parece fabuloso... igual aprovecho coyuntura y me doy a la escritura (que es como darse al vino pero con resacas distintas...)

qué gans tengo de huesca!

un muxu en la nariz!

mua!

cardo dijo...

en el libro que leo en la actualidad ante el bloqueo literario proponen la solución Duchamp....si fuera una blogger consumada solución Duchamp aparecería subrayado y sería link directo a su explicación, como no es así siempre quedará google....o no

HombreRevenido dijo...

Meri, tienes que escribir tus memorias, claro que sí. Y las publicarán en Eolo, y se santiguarán las damas de bien, se horrorizarán los señores con monóculo. Será estupendo.

De momento google no me ha ayudado a desvelar ese concepto que dices, Cardo. Ignoro qué es la solución Duchamp, como tú ignoras cómo poner un enlace en un comentario.
No somos nadie.