viernes, noviembre 16, 2007

Yo es que hablo en chino ¿o qué?


Una de dos, o mi coche quería llamar la atención o esta mañana cuando iba a currar había 3 grados bajo cero.
El caso es que el frío (que viene siendo un mierda) tiene dos efectos benéficos: el primero es que congela las ideas como se congela la imagen ( ׀׀ ), entonces todo se piensa maaaaás deessspaaaaciiiooo, y uno se fija en los detalles. Lo segundo es que el frío es bueno para los cubitos que son buenos para el cubalibre, tema que, como se comprenderá, me interesa mucho hoy.

No someteré a votación mi barba de 2 semanas, porque sé que levantará una agria polémica sólo comparable a la del puberpendiente, el del blog y los sociólogos de ese anuncio tan real. Prefiero aprovechar el frío para pensar en mis cosas calentitas y suaves, y comentar con vosotros solamente las banales.
¿Y sobre qué habla la gente? Está claro, bodas y chinos. No falla. Acérquense a hurtadillas, acuclíllense tras las plantas, pongan el oído (como quien escucha radio Andorra) en una conversación de treintaañeros en adelante y de qué hablan. De bodas (buuuu) y de chinos. Hablar de China y sus cosas, sus contradicciones, el último flamante reportaje de Telepeich, los titulares de los periódicos, "el número de millonarios en China es de 60 millones", "Más que gente hay en España" comenta el estadístico amateur. Lo dice como si un chino y un español pudieran compararse, como si el rollito de primavera y el "es que tengo novio" pudieran tener algún punto de encuentro. Admitámoslo, es imposible. Los chinos son confusos (¿por qué forran las sillas?), no sabemos qué hacen ni qué quieren, y por eso precisamos información, rápidamente, aunque nos la diga quien no tiene ni puta idea. Y es que en España hay ya unos 100.000 chinos y, convendréis conmigo, nadie había visto nunca tantos, ni en las películas, ni siquiera en el Viña Rock.

Inciso: por favor, comprad escurridores, manteles, papanoeles, tijeras, en un bazar chino. Pero jamás de los jamases compréis una regleta para enchufes. Un cortocircuito y corréis el riesgo de que la regleta de pichiglás (incumpliendo de forma barata el reglamento) arda y os queme la casa, y lo que es peor, queme la mía.
A la familia de la foto no es que le haga gracia todo esto, es que anuncian pasta de dientes.

¿Por dónde iba? Ah, sí, los chinos. Ese país misterioso. Esa economía emergente que nos hace estremecer. La gente, en algún momento u otro habla en los grupúsculos conspiratorios de la oleada china.
Lo que está claro es que ellos la tienen más larga. La muralla.
No os perdáis a un osceno en China.

¿Y de qué más habla la plebe? En Huesca no hay duda, del certamen de tapas. Yo tengo una opinión clara. Y no la voy a exponer con detalle, que luego llega el Diario del Altoaragón y me cita, y eso no, que ya me preguntaron una vez por la calle sobre el verano y luego escribieron lo que les dio la gana (mejor que lo que dije, por cierto). En la foto salí hasta bien, el blanco y negro me hace más interesante.
Que 2,40€ te parece caro, pues no pidas. Que te parece barato, pues pide dos. Que no te gusta la masificación, ve a otro sitio. Que las tapas son estupendas, pues nada, a disfrutar. Hay 1300 millones de chinos a los que el concurso de tapas les importa un bledo.

9 comentarios:

Spanish Johnny dijo...

Hoy he leído en algún sitio (no recuerdo donde) que de cada tres niños que nacen en el mundo, dos son chinos. Excepto en China que son los tres, claro.
Ahora me explico algunas cosas...

Alberto Colombo dijo...

Siempre desconfio de los que son todos iguales y hagas lo que hagas siempre se rien...

Ademas cuando es para pagar no entienden el idioma pero si te tienen que cobrar tienen mejor español que el Quijote.

Y como ya explique aqui una vez un tio mio tiene la teoria que los chinos se comen a sus muertos... o alguien vio un velorio chino o un chino enterrado en un cementerio ?

DelCar dijo...

Buenas tardes HombreRe, me estreno en este tu blog comentado sobre los chinos. Yo pensando que era rara por hablar todo el día de chinos y resulta que no, que todo el mundo habla de ellos. Me ha hecho mucha gracia todo lo que comentas y por fin me siento comprendida, yo los nombro mucho, y no sólo por mis rasgos algunas veces orientales, sobre todo cuando me pinto la raya con rabillo y además me dejo el flequillo (por cierto, barba de 2 semanas no, que luego pinchas cuando nos saludas), es que además estoy muy unida a ellos, exactamente por la pared del salón. Resulta que tengo unos vecinos chinos y son un montón, que yo sepa 2 parejas, 2 niñas y algún soltero, es que allí no hace más que llegar gente y llevo un lío que no me aclaro, la niña siempre llora y yo pensaba, a la niña no la sacan de casa nunca, pero sí la sacan, es que hay 2 y se turnan para llorar. Así que estoy obsesionada con ellos hacen mucho ruido y son unos malhumorados todo el día gritando a las niñas y ellas como dice una de las madres, llolal y llolal todo el día, no las llevan ni al colegio porque lloran, es muy fuerte, duermen en colchones en le salón, en fin en plan comuna, que así sale más barato el alquiler. Lo llevo tan mal que hasta se me aparece la niña china en sueños, un horror...
Por cierto, nos vemos tapeando.

La gata Lola dijo...

Y nosotras pensando que éramos muy raritas por hablar de chinos... y ya ves! Si al final vamos a ser hasta normales Delcar!
En fin, doy fe. Lo de la niña china de Delcar es muy fuerte. Es más, nosotras como mujeres de hoy en día (solteras y sin compromiso, vamos) pensábamos adoptar a una chinita. Ya le habíamos puesto hasta nombre Chin Lu pero visto lo visto, como que hemos cambiado de idea... por si nos sale llolona la criatura!

Por cierto, Hombre Re, barba no que luego pinchas!

Guillermo dijo...

¿Bodas y chinos?
Hum, en mi reconocida capacidad para encontrar enlaces raros, ahí va el ecléctico de estos dos temas.

HombreRevenido dijo...

Si las cosas son como tú dices, Spanish Johnny, la cosa se pone fea. Aunque sea falsa es una estadística con números enteros, ¿qué es eso de 1'4 niños? Los niños no son divisibles.

Alberto, le leí a Bertrand Russell una vez decir que en la China ancestral si no eras amable con alguien de mayor categoría social podían cortarte la cabeza. Por eso, ante la duda, sonreían a todo el mundo. Y el atavismo perdura. Por lo visto.
Los chinos no se comen al abuelo con salsa agridulce, eso es falso. Lo parten en raciones y lo venden en restaurantes.

DelCar, bienvenida. Que hables de chinos significa que estás en la onda, por supuesto que no eres rara.
Precisamente esos vecinos tuyos también hablan de chinos constantemente. Cuando los llantos les permiten concentrarse.

Gata Lola, la barba e innegociable al menos hasta el domingo. Y las niñas chinan no lloran por gusto, seguramente. Con vosotras se reiría. Y aprendería habitos dudosos, jeje.

Las bodas entre chinos me dan miedito, Guillermo. Se acerca el año del perro. Ya me parecía a mí...

Orleans dijo...

Que no,que a mí esos limones con dos rajitas por ojos no me convencen.Por mí pueden ser el máximo exponente económico en 2040,que yo con mis achaques para entonces ya tendré suficiente.
No me gustan los chinos,oiga.Están jodiendo el país,y ya no se puede ni respirar bajo ese cielo milenario.Todo en esta vida tiene un precio...y ellos,como diría la profe de Fama,ya han empezado a pagarlo.Por cierto,STOP,a comprar productos equis en los bazares,son una autentica mierda.

Tekace dijo...

A las buenas hombrere!,
yo quería comentar algo que no habéis dicho y que a mi me parece de lo mas fuerte de esta gente, y es su filosofía de vida acerca del trabajo!!! ¿qué es eso de no descansar ni aún el día del señor???, a ver que no es que yo sea supercatólica, pero para una vez que nos conceden un descanso ¡no se puede rechazar!, me estresa que toda su vida gire entorno al trabajo, eso es triste o no?, igual soy yo, que soy una vaga de mierda :P pero, ¿no es mejor calidad que cantidad? mmm tal vez esto requiriría otro análisis.

HombreRevenido dijo...

Orleans, no seas bruta. Los orientales son como tú y como yo, pero en bajito. Piensa que China es la dictadura más atroz del mundo. El partido tiene secuestrada a la nación.
No se puede ser exponente de nada con 900 millones de pobres.

A las buenas tardes, tekace. Creo que estas buenas gentes se toman muy en serio eso de salir adelante. Para ellos es una cuestión de honor.
Iba a decir que el trabajo sin medida, que trabajar el domingo, al final ya es, de por sí, una desgracia. Pero mejor me callo, porque pa todo tengo.