martes, marzo 11, 2008

Alimentos que nos hacen decir ¡copón! - 9 - SIDRAL



El sidral o pica-pica es un mineral que se extrae raspando algunas gominolas o regalices (ver foto).
Tiene alto contenido en manganeso, por eso los niños en los kioskos mangan eso, y no otra cosa.

Su principal aporte nutritivo es el escalofrío. Los nutricionistas recomiendan un mínimo de cuatro escalofríos al día, y el sidral es la mejor forma de equilibrar nuestra dieta.
.

11 comentarios:

Anay dijo...

Manganeso y más de seiscientos aditivos adictivos (como el tabaco).
Por eso duran tanto y tan poco.

Serjuzu dijo...

¡copón!

lo que nunca he tenido claro es por qué demonios se llama sidral, que parece que lo saquen de la evaporación de la sidra o de su cristalización, o vete tu a saber... cuando esta claro que se extrae raspando algunas chucherias.

Para mi hubiese sido mejor llamarle Chispitas

la maru dijo...

Eres genial, me encanta esta sección, tanto o más que la de los animalillos. Voy a bajar a comprarme un sidral. Aaaaaah pica y hace cosquillas en la lengua.

karlos dijo...

Solo con ver la foto ya se me ampapan las palilas gustativas sfinnn.Redios!!!

HombreRevenido dijo...

Cómo nos conoce la industria fraudulante del dulce, Anay.
Pero no podemos vivir sin ellos.

Serjuzu, yo siempre pensé que venía de SIDeRAL. Pero yo, de normal, siempre he sido bastante simple, así que quizás me equivoque.
Chispitas es un nombre comercial tirando a regular. Igual empezabas perdiendo.

Maru, gracias. No soy genial, soy simplemente bobo. Parece que lo hago a posta, pero para nada.
El vórtice de sensaciones que provoca el sidral es casi incomparable.

Karlos, si le das un lengüetazo al monitor se te quitará el mono. O te dará una garrampa. Ambas cosas sirven para desviar el curso del pensamiento.

Pequeña Silvi dijo...

Chispitas no le iría mejor al Peta-Zetas?

Molan los escalofríos, del espacio sideral o de donde vengan...

nuakchot dijo...

Son malos cuando están tan duros que en cada mueso se te desencaja la mandíbula, y buenos, cuando pica-pica de verdad y el escalofrío te hace saltar las lágrimas. Sensación ambivalente pero que engancha. Qué ricos, no?

HombreRevenido dijo...

Pequeña Silvi, los escalofríos son el combustible de la vida.

Nuakchot, esa es la paradoja del sidral, se sufre un poco, pero sin eso no hay disfrute.
Rico rico y muy nutritivo también.

Orleans dijo...

Y no te acuerdas de los peta-zetas???cuando era peque y me sentía sola en la oscuridad de la noche...me metia unos cuantos granitos en la boca...y con el ruidito me quedaba dormida.Tonterías de niñez!

HombreRevenido dijo...

Ooooh qué tierno, Orleans. Buena historia.

Recuerdo los peta-zetas perfectamente, y me gustaría saber si los siguen fabricando, porque era un producto excepcional. Nosotros los usábamos en clase de un profesor un poco empanao que teníamos, la mayoría de la clase se echaba al mismo tiempo un puñao de peta-zetas a la boca y se empezaba a escuchar un murmullo y el profesor miraba a todas partes disimuladamente tratando de saber de dónde venía ese ruido misterioso. Tronchante.

Spanish Johnny dijo...

Juaaa. Buenísimo.

Y buenísimo ese sidral en el cine untado en el regaliz. Jo. Que bueno estaba. ¡copón!