jueves, abril 23, 2009

Hoy no me libro


El día del libro es una buena estrategia de marketing, no cabe duda. Recuerdo haber ido en mi infancia al cerro de San Jorge y haber comprado en unos tenderetes para la ocasión, sobre todo compré cómics de 4 a 50 pesetas (o algo así), como éste trúculo: Subirás al patíbulo.

La elección de la fecha es lo que más me ha llamado la atención desde siempre. El 23 de abril conmemora el 23 de abril de 1616 en el que murieron William Shakespeare y Miguel de Cervantes.
Asumiendo que la muerte de los dos genios sea una efemérides a celebrar, no deja de ser una fecha curiosa y, sobre todo, una casualidad inquietante. Lo más asombroso de la historia es que ninguno de los dos murió ese día realmente.

Me explico: Cervantes fue enterrado el 23 y así consta, pero realmente murió el 22.
En el caso de Shakespeare la razón es menos prosaica, más retorcida. Resulta que "Chespir" murió el 23 de abril de 1616, pero según el calendario juliano. En el calendario gregoriano (el que usamos la gente de bien) esa fecha corresponde al 3 de mayo.

Precisamente el 3 de mayo felicito por su cumpleaños a mi amigo Tiger, que tampoco nació en esa fecha.

Debió de ser curioso eso de saltarse días. Había que adaptar el año del calendario al año astronómico real y se tenía que resolver el problema de forma drástica. Se crearon los años bisiestos y, después se decidió recuperar los días de desfase de una tacada, días que ya se habían contado de más en el antiguo calendario juliano.
En España, al jueves 4 de octubre 1582 le sucedió el viernes 15 de octubre. En Zaragoza se acuerdan bien, fueron las fiestas del Pilar más cortas de la historia.
En Inglaterra el cambio no se realizó hasta 1752. Ellos siempre han sido muy suyos.

Y nada, esto quería contaros. Ya podéis seguir drogándoos y atracando ancianitas, no os molesto más.
.

3 comentarios:

lasa dijo...

Sabeis que lio se monto con todo el tema del cambio de calendario?? 6 grupos distintos de templarios tenian que citarse en Inglaterra para seguir sus planes de dominacion del mundo, pero como los ingleses no cambiaron el calendario hasta 200 anios despues, el sexto grupo no aparecio y todos pensaron que EL PLAN habia fracasado. Los templarios no se encontraron y ahora, andan intentando cumplir sus propositos cada uno por su cuenta.

Ademas, mi tatarabuelo murio por culpa del cambio de fecha. Trabajaba como camarero y tuvo una discursion con un soldado que alegaba llevar esperando 9 dias para que le pusiesen la cena. En verdad solo fueron 5 minutos, pero todos estaban confundidos en esas fechas. :-S

BabyJane dijo...

Yo ya no atraco ancianitas que la última iba a la Universidá Populá y sabía artes marciales.

Y me drogo poquito, aunque miento bastante...

HombreRevenido dijo...

Lasa, aquello tan cinematográfico de "sincronicemos los relojes" se hace por algo. En el caso de los templarios hubiera sido "sincronicemos los calendarios".

Qué trágica la historia de tu tatarabuelo. Eran tiempos convulsos, con cambios incomprensibles y soldados irascibles. Así era difícil acertar.

BabyJane, se puede atracar ancianitas por internet, es mucho más seguro, lo llaman phising.

Lo de drogarte me lo he creío. Respecto a eso de que mientes... creo que mientes.