lunes, junio 21, 2010

Expansión


Desde el comienzo de este experimento pedagógico que tanto desconcierta a la gente verdaderamente lista, desde el comienzo de este ultrablog, se han alzado muchas voces sugiriendo que la Academia tiene que abrirse, tiene que dar un paso al frente y lanzarse a la carretera para recorrer la piel de toro, para llevar los chascarrillos, las chanzas y el birbiloque a cada pueblo de bien.

Esta semana he decidido hacerles caso, qué narices, liarme la manta a la cabeza y salir de peregrinación. Armado sólo con una blackberry y crema solar, me voy a tostar el cerebro (mío y ajeno) a uno de esos lugares de España donde un mono ha de ir alguna vez en la vida.

No os voy a decir exactamente a dónde voy. Bueno, una pista, voy a la costa de Cádiz, ya sabéis, Zahara de los Atunes, Barbate... Ahora vosotros podéis atar cabos y con lo que vaya contando adivinarlo.

Nos lo vamos a pasar en grande ¿verdad?. Sobre todo yo, claro.
.

6 comentarios:

Dina dijo...

Que envidia me da, Señor Mono... que usted se lo pase estupendísimamente y tómese una cañita a nuestra zalú

Ra dijo...

El Levante... cuidao con el Levante :)

molinos dijo...

Como ya te han dicho cuidado con la levantera...

Es birbiloque o birlibirloque?

la maru dijo...

Saluda a mi madre que la tengo en San Fernando. sniff, sniff...y yo aquí estudiando...que mala gente...sí, mi madre también, que me llama todos los días para informarme de sus avances en territorio gaditano...es peor que la madre de marco, por dios...
Pasarlo teta, eh!

Orleans dijo...

...como el pavo del cuadro: hay que liarse la manta a la cabeza, y que sea lo que tenga que ser...!!!!

HombreRevenido dijo...

Dina, en eso estamos.
¿Una sola caña vuestra salud? Por lo menos 4 o 5 cervecitas ¿no?

Ra, de momento está en calma. Cruzo los dedos.

Molinos, a mí me suena bien “birbiloque”, pero no estoy seguro. De todos modos, estoy frente a la playa y se me diluyen las inquietudes.

Maru, qué importante es que te acompañemos en tus jornadas de estudio con el relato de nuestros viajes. Así tienes un objetivo que te ayuda a esforzarte: darte la vidorra padre como nosotros.

Orleans, ese es el mensaje. ¡¡A la aventura!!