lunes, octubre 15, 2012

Ave Félix

En la senda gloriosa de los monos espaciales, Felix Baumgartner se lanzó al vacío en plan demente deluxe. Como resulta que era domingo lo vio hasta mi perro.
Un éxito más de los homínidos, los domingos y los internets.

Me siento observado...

Podría explicaros los pormenores de la operación, pero no hace falta. Lo ha explicado Molinos por mí. ¡¡Y además gratis!!

Qué puedo decir que no se haya dicho ya. Ni siquiera creo que el título del post sea original. Hubo más chistes que tuiteros. Creo que nos pusimos todos en plan ansias y acabamos colapsando el whatsapp.

Que no hay huevos...

Al final es lo de siempre. Se mezcla nuestro morbo con nuestro ocio y la combinación es mortal al cuadrado.

Sin embargo, lo reconozco, aplaudo el gesto de este señor.
Sin esperarlo, sentimos de pronto la emoción absurda y pura de la infancia.
Las hazañas porque sí, los retos ingenuos, los "ahora sin manos", los "¿y si salto desde el cuarto escalón?", o los "tengo que tocar todos los pivotes desde aquí hasta mi casa" esconden algo muy serio y muy profundo.
Por eso de niños sabemos cosas muy importantes que luego se nos olvidan.

¿Puedo tirarme otra vez?

Llegó a Tierra el amigo Felix, el Ave Félix resurgiendo de sus cenizos.
Todos dijimos: yo siempre creí en él. Y el domingo siguió su curso, falso y melancólico.

La que más aliviada respiró fue la madre. Preocupada, seguramente, por si a su hijo se le ocurría hacerse papilla delante de todo el mundo. Preocupada, también, por si su hijo se habría puesto una muda limpia.
Esa barrera, las madres lo saben, nunca conviene franquearla.

13 comentarios:

Dalicia dijo...

El post de Molinos lo leí por la mañana.. ¡¡ cojonudo!!! Me salía la risa por los sobacos. ;)

Ayer ví al Ícaro moderno, medio tapándome los ojos como buena ignorante, porque lo veía hecho miguitas,cayendo al vacío en un schock mortal... hasta que al fin, respiré. Y el loco se convirtió en menos loco. Y un minuto después pasamos a otras cosas... pq al fin y al cabo, los héroes de verdad son otros muy distintos.

Un besito!!!

Cardo dijo...

Acaba de conseguir que me parezca interesante un tema que me importaba un pimiento. A buscar el video voy

El niño desgraciaíto dijo...

Yo me emocioné y es cierto que hay algo de vuelta a la infancia, aunque tal vez eso sea más de chicos que de chicas. Tal vez.

Carmen J. dijo...

Pues yo cuando lo canceló por tercera vez ya me olvidé de él, y me he enterado esta mañana de que llegó sano y salvo.

Y ahora que te leo, me he reído mucho con tu post.

Nisi dijo...

Yo creía que me importaba un pimiento el maldito salto hasta que vi al tipo ese tan chiquitín taaaaan lejos de la Tierra. Qué emoción, por Dios! Cierto, hasta el guasap dejó de funcionar!! Emoción pura y dura un domingo por la tarde en plena crisis. Aún hay esperanzas.

Hermano E dijo...

Pues yo acabo de desahogarme en el blog de Molinos, y lo repito aquí: mas que nada me pareció un montaje comercial (genial eso sí) de los señores de Red Bull

HombreRevenido dijo...

Dalicia, qué razón tienes en eso de que tras el asombro absoluto pasamos a otra cosa como si nada.
Eso también parte de nuestro bendito deje infantil.

Cardo, es digno de ver. Pero lo mejor fue la puesta en escena, ese globo subiendo durante más de 2 horas, la confusión... fu hipnótico.

Niño desgraciaíto, yo me reí mucho con los comentarios de whatsapp de mis amigos. Pero a la hora de la verdad, a la hora de saltar, ya no me reía. Se me encogió todo. Hubo mucha más conexión de la que yo me imaginaba.

Carmen J., a mí me avisaron, porque yo también me había olvidado del asunto.

Nisi, es que estaba lejísimos el tío. Si él dio el salto, si él imaginó lo imposible, todos podemos.

Hermano E, no te diré que no. Comercial 100% pero también genial.
Yo, como nunca compraré el producto de esa marca, me quedé sólo con lo épico. A mí esa publicidad me llegó muy de refilón.

Aliena dijo...

Una frikada y un friki absurdo, no me digas ¬¬.

Eso sí, yo tampoco me despegué de la tele durante un ratito. Si es que somos como borregos...psss

Anónimo dijo...

Pues la pega, para mí, es que eso lo paga Red Bull. Los sueños, las ilusiones, la vuelta a la infancia, acaban siendo un negocio de un producto tan banal e insustancial como la bebida de marras. Lástima.

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven acá, y, deja un comentario

http://www.josemariacosta.com

HombreRevenido dijo...

Aliena, para una vez que nos juntamos frente a la tele a ver algo que merece la pena, algo que nos devuelve a nuestro primitivismo más básico... nada nada, que hagan muchas chorradas como esta.

Anónimo/a, yo no compro esa marca, así que he hecho buen negocio.

José María Souza Costa, el lema "Fuerza, Alegría y Amizad" es estupendo. Sólo por eso dejaremos de lado el spam y nos pasaremos a ver qué hay.

Mara dijo...

Me enamoré de Felix el otro día... Absolutamente enamorada!!!

HombreRevenido dijo...

Mara, jaja, sí, ya lo he leído, ya.