martes, noviembre 21, 2006

Los martes: CINECLUB - 23 - Mulholland Drive


Mulholland Drive - 2001 - Director: David Lynch

Reparto:
· Naomi Watts (Betty Elms)
· Laura Elena Harring (Rita)
· Justin Theoux (Adam Kesher)
· Ann Miller

Guión: David Lynch
Fotografía: Peter Deming
Música: Angelo Badalamenti

A una amiga mía le sucedió en el cine, yo, por suerte, pasé por la misma experiencia en la soledad de mi hogar. Declina el verano, vas al videoclub (qué antiguo), alquilas un VHS de aquellos, te dispones a ver una película de la que no sabes nada, salvo que el director parió Twin Peaks (el rarito de David Lynch). Cenas. Te recuestas. Abres los ojos. Te dejas abducir por una película que te fascina, a veces de modo insano. Pasan dos horas y media. Fundido en negro. Acaba la película.
Parapadeo cerebral.
Esto...
Silencio.
¡¡No entiendo nada!!

Así es, jovencillos, estupor absoluto. Yo, que me creía un tipo despierto que entiende los planteamientos complejos, arrollado sin remedio por un final vertiginoso. Fascinado, conmovido... y sin saber por dónde me da el aire.
Soluciones: hay dos. 1) Aquí no ha pasado nada. Si alguna vez sale el tema diré, "no me gustan esas películas de modernos que hacen ahora". 2) Volver a verla. Cuanto antes.
A las 3 de la mañana concluia la revisión del metraje. Por primera vez en la vida veía una película dos veces seguidas. La segunda vez me concentré en los detalles, pero nada. Otra vez el atropello. Me tumbé en la cama, empecé a pensar y poco a poco, durante un par de días, alcancé a comprender.

Mulholland Drive es uno de los accesos a Hollywood, como lo es Sunset Boulevard. Y en esa variedad de caminos, de matices, esta película es un dardo envenenado de sarcasmo contra la industria del cine (...y los sueños, cine son). Además es una turbulenta historia de amor, insólita, visual, siniestra.
Dos actos con el interludio onírico (y qué no es onírico en el cine de Lynch) del Club del Silencio.
La belleza ingenua de Naomi Watts, un guión tramposo y veraz a un tiempo, los misterios, las pistas, el sufrimiento, los lazos; todo empieza y acaba en esa cuneta de Mulholland Drive.
Ni fui yo quien mató a Laura Palmer, ni seré yo quien os desvele las claves de esta arrebatadora película, sin términos medios. Disfrutadla. Advertidos estáis.

2 comentarios:

bio dijo...

el inigualable david lynch...me encanta corazón salvaje...y su continua referencia a alicia en el país de las maravillas...

HombreRevenido dijo...

Es un tipo interesante ese David Lynch, coincido contigo, Bio. Ya te digo que consiguió descolocarme por completo con esta película, a mí que me creía de vuelta de todo.