martes, enero 02, 2007

Los martes: CINECLUB - 31 - Memento


Memento - 2000 - Director: Christopher Nolan

Reparto:
· Guy Pearce (Leonard Shelby)
· Carrie-Anne Moss (Natalie)
· Joe Pantoliano (Teddy)
· Mark Boone Junior

Guión: Christopher Nolan (basado en una historia de Jonathan Nolan)
Montaje: Dody Dorn
Fotografía: Wally Pfiste

Empiezo por el final, como no. Impecable. Imprescindible. Joya del cine negro contemporáneo. Directo a la mandíbula.

Despiertas en un sitio sin saber cómo has llegado hasta allí.
Cada momento de tu vida es como si despertaras en un sitio sin saber cómo has llegado hasta allí.
Sabes que sobrevives porque tienes una misión, aunque cada momento es como si despertaras en un sitio sin saber cómo has llegado hasta allí.
Sabes qué hiciste hace 15 minutos porque lo apuntaste. Sobrevives porque tienes un objetivo tatuado en la piel.


Leonard Shelby sabe que busca venganza, es lo único que sabe. El resto de su vida permanece enfangada por una amnesia anterógrada que le impide asimilar nuevos recuerdos, aunque conserve su memoria a largo plazo. Sabe lo que busca, pero no por qué lo busca. Aunque ¿cómo se puede profundizar en las causas si no se recuerdan? ¿qué hacer cuando sólo se puede recordar un dolor antiguo?

No recordar. Saber lo que hiciste hace 15 minutos porque lo apuntaste.
No recordar puede ser una condena.
No recordar puede ser una bendición.
Nuestras debilidades y nuestros infiernos bienintencionados pueden hacernos daño. No recordar puede ser una bendición.


Paranoia obsesiva, espiral... ¿Qué estoy haciendo? ¿Persigo a ese tipo? ¡No, es él quien me persigue!
Es el miedo confuso del funambulista ciego.

Sobrevivir al mundo de nuestras debilidades y nuestros recuerdos.
Ser feliz en el mundo de nuestras debilidades y nuestros recuerdos.
Engañarse es la gran artimaña para ser feliz o, al menos, para sobrevivir a un mundo en el que nuestras debilidades y nuestros infiernos bienintencionados pueden hacernos daño. Olvidar los agravios. No recordar puede ser una bendición. No recordar puede ser una condena. Sabes qué hiciste hace 15 minutos porque lo apuntaste. Sabes que sobrevives porque tienes una misión, y cada momento es como si despertaras en un sitio sin saber cómo has llegado hasta allí.


Bueno... ¿por dónde iba?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó.
Más que nada por el desglose de guión, de tener la idea, de desarrollar los personajes al revés.
Un pasote vaya.

Mis sábados, a veces, son un poco memento

lorenZombie dijo...

Memento mola... y la culpa de casi todo la tiene el montaje, que es tan sesudo que atrapa.

HombreRevenido dijo...

Me encanta que te encantara, Peibols. Gran idea y gran terminación.

Correcto, Lorenzombie, a cualquiera que le digas que una película contada hacia atrás es capaz de dejar al espectador con la boca abierta...

piltrafilla dijo...

No soy muy dada a ver película paranoicas, ni de las que me hacen pensar mucho.... (mi cerebro ya va por libre sin tener ideas añadidas)pero, por circunstancias de la vida, ví esta película hace unos años y realmente tengo que reconocer que no solo me encantó sino que cada vez que alguien la nombra me hace pensar y reflexionar sobre la complejidad de la mente humana.
Cierto es, que no recordar es una condena y sin embargo requisito indispensable para la felicidad...
FELIZ 2007 HombreRevenido

HombreRevenido dijo...

Feliz 2007 a ti, Piltrafilla.
Gran acierto ver esta película que sugiere tantas cosas.
Muy buena tu relación entre el olvido y el enigma de la felicidad.